Análisis | Vídeos | 18 FEB 2020

Análisis de Bayonetta & Vanquish 10th Anniversary Bundle

Tags: Xbox One PS4
Bayonetta y Vanquish regresan remasterizados diez años después en un pack para PlayStation 4 y Xbox One para ofrecernos gráficos hasta en 4K y a 60fps en las versiones más avanzadas de dichas consolas.
Análisis de Bayonetta & Vanquish 10th Anniversary BundlePlay

Bayonetta & Vanquish 10th Anniversary Bundle es un pack que incluye los dos videojuegos originales remasterizados como celebración del décimo aniversario del lanzamiento de los mismos. Estará disponible a partir de hoy, 18 de Febrero, para PlayStation 4 y Xbox One, contando con resolución a 4K y 60fps en el caso de PS4 Pro y Xbox One X. Por un lado, Bayonetta nos permiteconocer los origenes de está clásica saga de acción y aventuras que tan buenas sensaciones nos está dejando en espera de la tercera entrega para Nintendo Switch, mientras que con Vanquish podréis disfrutar de uno de los shooters de ciencia ficción más alabados de su época, ofreciendo toda la acción frenética que ya vivimos en su momento y del cual seguimos esperando una secuela.

En primer lugar nos centramos en la remasterización de Bayonetta, el primer juego de la saga de acción y aventuras en tercera persona de Platinum Games en el que podéis realizar multitud de combos, utilizar una gran variedad de armas, explorar los escenarios en busca de secretos que lo hacen muy rejugable y resolver algunos puzles. En él destacan sus precisos controles, unos jefes muy desafiantes y cinemáticas realmente vistosas que hacen que no podamos parar de jugar hasta terminarlo.

Su historia se centra en una misteriosa mujer que, hace veinte años, despertó en un ataúd que estaba sumergido en las profundidades de un tenebroso lago. No recordaba nada de su pasado, ni siquiera su nombre. Sólo le quedaba el recuerdo del aterrador Poder de las Brujas, con el que puede invocar a feroces demonios para aniquilar a los siervos del cielo. Tras siglos de ausencia, Bayonetta se encuentra ahora en la sociedad actual. Los vagos recuerdos que la atormentan la llevan a una remota ciudad de Europa llamada Vigrid. Las incontables legiones de ángeles que la asaltan no pueden detenerla, haciendo que los fatídicos encuentros le hagan recuperar algunos recuerdos para descubrir su destino.

La trama sigue siendo tan interesante como lo fue en su momento, con giros inesperados, carismáticos personajes, alguna que otra sorpresa y un particular sentido del humor con un toque de erotismo que puede no ser del agrado de todo el mundo. Es fácil perderse si no se presta atención, pero en general gustará a aquellos que no pudieron disfrutarlo en su momento. Además, como ya sucediera con el original, incluye textos en castellano para que no haya problemas a la hora de seguir el argumento o comprender su funcionamiento.

En cuanto a mecánicas, sigue siendo muy entretenido y desafiante. No esperéis grandes cambios respecto a lo visto en el juego original, ya que sólo ha recibido un aumento de resolución que lo vuelve más nítido y funciona a unos estables 60fps que hacen que los controles sean una delicia. Se nota que han pasado muchos años desde que se estrenara el original, en especial en lo relacionado a ciertas texturas y a que algunos elementos de su jugabilidad no han envejecido tan bien como otros, tales como los QTE, algo que notarán especialmente aquellos que hayan jugado a la segunda entrega.

Aún así, elementos como el Tiempo Brujo, que hace que las esquivas perfectas ralenticen el tiempo, o los castigos, con los que terminamos con enemigos de maneras muy vistosas, hacen que en general nunca caiga en la monotonía.

La duración del juego ronda las 12 horas, tiempo al que hay que sumarle la rejugabilidad que ofrece por intentar completar todas las tareas secundarias, descubrir todos sus secretos, hacernos con todas las armas y habilidades e intentar superar la aventura en todas las dificultades, siendo las más altas realmente desafiantes incluso para los expertos en el género.

El apartado gráfico tiene algunas luces y sombras. Por un lado tenemos geniales diseños que hacen que todo resulte más llamativo, así como buenos modelados y animaciones para personajes y enemigos que siempre van acompañados de efectos llamativos. Los escenarios también están bastante trabajados, aunque no se ha aprovechado el lanzamiento de esta remasterización para retocar algunas texturas. No hay que olvidar que se trata de un videojuego lanzado en la anterior generación, por lo que hay elementos que a día de hoy son mejorables. Al menos el aumento de resolución hace que gane en nitidez, tanto en la jugabilidad como en las escenas e interfaz, y la tasa de imágenes por segundo se mantiene estable a 60fps para que la jugabilidad no se vea afectada.

En el sonoro seguimos teniendo estupendas melodías que mantienen una gran calidad a día de hoy, efectos de sonido trabajados y voces en inglés o japonés en el que algunas interpretaciones están mejor que otras, aunque todas a un buen nivel. Los textos, como ya hemos comentado, nos llegan en castellano.

Vanquish, por otra parte, es la remasterización del frenético shooter de acción en tercera persona de la misma desarrolladora (y bajo las órdenes del emblemático Shinji Mikami) en el que nos enfrentamos a montones de hordas de enemigos utilizando todo tipo de armas y armaduras futuristas mientras nos movemos entre coberturas, deslizándonos a toda velocidad de un lugar a otro de los escenarios. Es uno de los títulos más originales y divertidos de su época, motivo por el cual los aficionados siempre han deseado una secuela.

Su historia nos lleva hasta finales del siglo XX, donde el vertiginoso aumento de la población mundial ha hecho que se superen los diez mil millones de habitantes y, en consecuencia, tengan lugar numerosas guerras por el control de los recursos naturales. Por este motivo, América depositó todas sus esperanzas en los cielos, creando la colonia espacial SC-01 Providence. Aún así no era inmune a los conflictos sociales de la Tierra, donde la Orden de la Estrella de Rusia, una facción del ejército ruso que se había hecho con el poder de su patria tras un golpe de estado, invadió la colonia utilizando su sistema energético para crear un arma poderosa con la que destruyen San Francisco. Ahora exigen una rendición incondicional de los Estados Unidos en un plazo de diez horas si no quieren ver cómo acaban con Nueva York, siendo la única esperanza del país una acción militar para recuperar el control de la colonia utilizando un prototipo armamentístico de vanguardia, poniéndonos nosotros en el papel de Sam Gideon.

No es el argumento más original que hayamos disfrutado, pero si que cuenta con elementos que saben como despertar nuestro interés, con diálogos muy elaborados para tratarse de un juego de estilo arcade. Además, tal y como sucedía con el original, cuenta con voces y textos en perfecto castellano.

Sus mecánicas tampoco han recibido ningún tipo de cambio, encontrando la clásica jugabilidad basada en coberturas en la que tenemos que acabar con montones de hordas de enemigos a una velocidad vertiginosa, desplazándonos de un lado a otro de los amplios escenarios utilizando propulsores. Una vez acabado con todos, viajamos hasta otra zona para luchar contra más o encontrarnos con un poderoso jefe que pone a prueba toda nuestra habilidad a los mandos e incluso algún que otro QTE bastante vistoso. Existe la opción de ralentizar el tiempo para los momentos más intensos, aunque abusar de este movimiento recalienta el traje y nos obliga a esperar un tiempo hasta que se recupere, así como de coger algunos elementos enemigos, como torretas o robots para atacar.

Es un sistema que sigue funcionando bastante bien a día de hoy, haciendo que sea disfrutable incluso si no lo probasteis en su momento. Además utiliza una interfaz muy clara con la que podemos cambiar de arma rápidamente para adaptarnos a cada situación. Quizás lo que menos nos atrae del juego es la escasa inteligencia artificial de los enemigos, algo que compensan añadiendo un gran número de rivales en pantalla, o la poca variedad de armas, las cuales al menos están bien diferenciadas.

La duración de esta aventura ronda las nueve horas, aunque como buen título arcade es muy rejugable por las posiblidades que ofrece a la hora de enfrentarnos a sus enemigos, las distintas dificultades y por los coleccionables que incluye.

El apartado gráfico del juego no es el más puntero que hayamos visto, ni siquiera en su generación, pero los estupendos diseños de personajes y enemigos hacen que entre rápidamente por los ojos junto con la atmósfera futurista, especialmente tras el aumento de resolución. En el lado negativo tenemos unos escenarios poco variados, que además repiten algunos elementos, y ciertas texturas planas que no han retocado. Lo mejor de todo es que ahora funciona a unos estables 60fps, algo que le sienta genial a su frenética jugabilidad.

En el sonoro tenemos melodías que le aportan mucho frenetismo a la acción, buenos efectos y, sobre todo, doblaje de voces y subtítulos en varios idiomas, entre los que encontramos incluso el castellano, ofreciendo una gran calidad que nos evita tener que leer textos mientras nos encontramos en medio de la acción.

En definitiva, Bayonetta & Vanquish 10th Anniversary Bundle nos ha parecido un gran pack a pesar de no incorporar grandes mejoras más allá del aumento de resolución y los 60fps, especialmente porque ya eran grandes juegos en su época. Hay ciertos aspectos que han envejecido mejor que otros, notándose especialmente en Bayonetta por haber disfrutado de la secuela, pero aún así merecen mucho la pena.

Es cierto que aquellos que jugaron en su día a los originales no encontrarán grandes alicientes en este pack más allá de la fluidez y nitidez, pero siempre es un placer volver a jugar estas joyas. Un pack pensado especialmente para los que no hayan disfrutado de estos grandes clásicos.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios