Análisis | Vídeos | 28 MAY 2019

Análisis de Blood & Truth

London Studio nos trae su nueva propuesta para PlayStation VR, Blood & Truth, que está inspirado en The London Heist.
Cartel Blood & TruthPlay

Blood & Truth es un título de acción frenética guiado por su narativa pensado para el dispositivo de realidad virtual PlayStation VR que se desarrolla desde una perspectiva en primera persona y va sobre raíles, aunque con la posibilidad de escoger algunas rutas alternativas. Como ya sabréis,está inspirado en el anterior trabajo de la compañía, The London Heist, que venía incluido en el pack de VR Worlds. Al igual que el mismo, los controles son muy intuitivos, ofreciendo multitud de posibilidades y una inmersión única.

Su historia nos pone en el papel de Ryan Marks, un soldado que, tras volver de una peligrosa misión, se entera del fallecimiento de su padre. Por ello, decide reunirse con toda su familia, momento que aprovecha el despiadado jefe de otra empresa para intentar hacerse con ella a la fuerza. Su plan no sale como lo tenía planeado, así que Ryan consigue escapar con ellos. Para sobrevivir, la familia Marks tendrá que aunar fuerzas y enfrentárse a todo lo que se les ponga por delante mientras intentar acabar con los planes del malvado jefe criminal.

Esta trama es muy similar a lo que vivimos en las películas de acción, con momentos para el drama, la venganza y el humor negro, todo acompañado de un elenco de personajes bastante carismáticos. Puede que no sea la más original de todas, pero está cargada de momentos frenéticos que quitan el hipo para que el desarrollo nunca se nos haga aburrido, estando todo ambientado en un Londres moderno. Además es contada como si fueran flashbacks, lo que hace que se sientan como diferentes capítulos.

Pero lo que más nos ha gustado son sus mecánicas jugables. Aunque es un juego compatible con el DualShock 4, os aseguramos que la experiencia gana mucho más con dos PlayStation Move. Aquí podemos mover libremente las manos para interactuar con los objetos que nos rodean o con nuestro propio equipamiento. Todo es muy intuitivo y preciso, teniendo que sacar el arma de donde la tengamos guardada realizando su respectivo movimiento, coger cargadores para recargalas o escondernos tras las coberturas para evitar las acometidas rivales. Un aspecto que también ha sido muy bien integrado es que, en algunos momentos, podemos desplazarnos por diferentes partes de un escenario, lo que nos ayuda a recoger ciertos útiles o bien buscar una mejor posición de disparo.

A esto ayuda lo bien recreadas que están las armas. Cada una un retroceso diferente y una forma de cogerlas según su tipo y, además, son personalizables, pudiendo equiparle diferentes partes al visitar nuestra base o incluso pintarlas, aunque para ello antes tendréis que desbloquear todo jugando. Todo está muy detallado, pudiendo incluso observar como aparece un puntero si nos asomamos a la mirilla del arma. Junto a éstas encontraréis otros útiles repartidos por los escenarios, como botellas a utilizar como arma arrojadiza o bombas.

No tendréis problemas para comprender cómo funciona todo, ya que al comienzo del juego participamos en una misión que funciona como tutorial donde se nos explican todos los controles. Está muy bien pensado y se siente parte de la historia, haciendo que resulte fluido en todo momento. Para hacer que la acción resulte más impresionante también contamos con una especie de tiempo bala que se activa al desatar el caos con explosiones o bien de forma manual tras un tiempo.

Los escenarios, por otra parte, están muy cuidados y ofrecen montones de posibilidades. Todos ellos cuentan con elementos interactivos, como poder pulsar interruptores, abrir palancas, o incluso jugar con los botones del panel de una discoteca para distraer a los enemigos. También tenemos un set de herramientas que nos permite abrir cerraduras, desatornillar ciertas partes, encender un mechero o cortar objetos entre otros. Todo está muy bien pensado, encontrando coleccionables a lo largo del juego en forma de objetos y dianas a derribar. Sabréis cuando habéis conseguido alguno si aparece una estrella, lo cual desbloquea a su vez nuevas accesorios para las armas.

Gracias a las posibilidades interactivas, siempre nos sentimos parte de su mundo y nunca se nos ha hecho aburrido, con situaciones muy variadas y algunos tramos impresionante que querréis revivir una y otra vez.

Por si la campaña no os parece suficiente, el juego incluye un modo desafío donde tendréis que conseguir la mayor puntuación posible en un determinado tiempo, aunque para ello antes os tocará desbloquearlo. Nos ha parecido entretenido, con cinco retos disponibles, alargando un poco más la vida útil del juego y aportándole algo más de variedad. Y hablando de vida útil, la campaña da para unas 5 horas, siendo éste uno de los puntos negativos. Lo bueno es que es muy rejugable y divertida, intentando siempre conseguir todos los coleccionables.

Comentar también que la compañía irá lanzado actualizaciones periódicas que introducirán cambios interesantes, como tablas de clasificación con las que compararte con tus amigos en el modo desafío, un nuevo juego + que os pemitirá volver a jugar la campaña desde el principio con todos los desbloqueables conseguidos, un modo difícil o más desafíos entre otros.

El apartado gráfico del juego nos ha gustado mucho, con personajes perfectamente modelados, animados y que son muy expresivos. Están plagados de detalles, como que no aparten la mirada de tu cara cuando te hablan a pesar de que te muevas a su alrededor. Los escenarios también están muy trabajados y, aunque hay algunas texturas mejorables, son variados y dan lugar a montones de situaciones diferentes, algo que se ve potenciado por la realidad virtual. Si a ello le sumamos unos efectos cuidados, tenemos uno de los juegos más vistosos del dispositivo. Hemos encontrado pequeños fallos en las físicas, pero nada que moleste a la hora de jugar.

Lo mismo ocurre con el sonoro, encontrando una amplia variedad de melodías que encajan perfectamente con la temática del juego y que nunca se nos han hecho pesadas. Contamos con doblaje en castellano con un genial trabajo por parte de los actores, así como textos en el mismo idioma para algunas explicaciones.

Como conclusión, teníamos una idea de lo que podíamos esperar de Blood & Truth gracias a The London Heist, pero la verdad es que ha superado nuestras espectativas. Contamos con una campaña divertidísima, con una duración que no está nada mal, una historia bien narrada, mucha interactividad con el entorno y coleccionables que aseguran rejugabilidad junto al modo desafío. Si a ello le sumamos unos controles que funcionan a la perfección y que son muy intuitivos, tenemos un título muy completo y entretenido.

Si disponéis de un dispositivo PlayStation VR no os lo podéis perder, siendo un nuevo imprescindible para aquellos que busquen acción intensa al estilo de las películas del género pero formando nosotros parte de la misma.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios