Análisis | Vídeos | 01 SEP 2020

Análisis de Captain Tsubasa: Rise of New Champions

Tags: PC PS4 Switch
Tsubasa regresa al mundo de los videojuegos con Captain Tsubasa: Rise of New Champions, donde podréis vivir los momentos más interesantes del anime y disfrutar de espectaculares partidos.
Cartel Captain Tsubasa Rise of New ChampionsPlay

Captain Tsubasa: Rise of New Champions es un título de fútbol de estilo arcade, con algunos elementos de los RPGs, donde podréis ejecutar técnias especiales que le aportan mucha espectacularidad a los partidos, ya sean tiros, paradas, bloqueos, regates o jugadas que hacen que nos sintamos como si estuvieramos viviendo un partido del anime. Desarrollado por Tamsoft y producido por Bandai Namco, encontraréis parte de la historia original escrita por Yoichi Takahashi, pero también otras modalidades que permiten incluso crear a vuestro propio personaje y mejorarlo hasta llegar a ser una gran superestrella.

Su historia nos habla una vez más de Tsubasa Ozora (más conocido en nuestra región como Óliver), que desde que nació siempre ha estado pegado a un balón y adora el fútbol por encima de todo. Nosotros vivimos su aventura, enfrentándonos a poderosos rivales con habilidades únicas que toca superar junto a nuestro equipo, el Nankatsu, para llegar a ganar el campeonato regional.

Está bien contada y hay muchas referencias al anime aunque, al ser las conversaciones tan largas y las escenas estáticas, pueden hacerse pesadas tras varios minutos mirando. Por suerte siempre podéis saltarlas y pasar directamente a los partidos. Los personajes son tan carismáticos como siempre y sus tramas individuales son bien conocidas por todos, encontrando incluso escenas durante los partidos para dar lugar a las situaciones más interesantes del juego, si bien a veces tienen lugar en situaciones inverosímiles. Se agradece, eso sí, que los textos nos lleguen en castellano para no perdernos ningún detalle y que cuente con pequeñas escenas del nuevo anime. Comentar que no incluye los nombres que se les dieron a los jugadores en nuestra región, por lo que a veces os costará identificarlos.

En cuanto a mecánicas, se trata de un título de estilo arcade donde movemos libremente a nuestros jugadores por el campo, cambiamos entre los que están más cerca del balón, hacemos pases cortos, por alto, en profundidad, tiros, presiones o entradas. Pero todo esto tiene un fondo que hace que sea más interesante. Los duelos entre jugadores se basan en el típico “piedra, papel, tijeras”, con dos botones diferentes para regatear o hacer entradas que si coinciden en movimiento hacen que salga victorioso el defensa y si son distintos gana el atacante. También hay jugadores con tiros especiales que debéis recargar para poder ejecutarlos, pudiendo incluso disparar desde el centro del campo. Aquí entra en juego algo muy importante, la barra de resistencia. Mientras que la de los jugadores se rellena rápidamente (más si hacemos algún que otro regate exitoso), la del portero se va gastando con cada parada que hace y sólo se recupera tras recibir un gol o tras el descanso.

Pero no son los únicos factores a tener en cuenta, ya que cada jugador tiene sus propias técnicas, ya sean ofensivas, defensivas o de equipo, y unas estadísticas que hacen que cada uno sea diferente. Muchos duelos se deciden por la habilidad y potencia de los jugadores, necesitando lo más débiles, por ejemplo, estar más cerca de la portería y una mayor cantidad de disparos para desgastar a los porteros, mientras que otros basan sus tiros en el posicionamiento. También depende en muchas ocasiones de la fuerza que lleve el tiro, donde los defensas se interponen para intentar frenarlos.

Según avancéis en la historia descubriréis que hay muchísimas posibilidades más avanzadas, como ejecutar paredes, técnicas especiales de pase, remates aéreos especiales, dar órdenes al equipo, técnicas entre varios jugadores,  supertiros, etc… Todo ello hace que cada partido sea muy entretenido y vistoso, haciendo que nos sintamos como en un partido del anime. No queremos olvidarnos del medidor V-Zone que, al rellenarse realizando determinadas tareas, permite activar ciertas destrezas del equipo o utilizarse para ejecutar paradas especiales contra los disparos más potentes, algo que os salvará en más de una ocasión.

Por desgracia, la inteligencia artificial aliada y rival no acompaña. Los jugadores no saben posicionarse en el campo, cubrir o buscar el hueco, y muchas veces se dan situaciones un tanto ridículas persiguiendo un balón o incluso al cambiar de jugador al que está más cercano del jugador que lleva la posesión. Además, aunque hay normas del fútbol real como saques de puerta, banda, de esquina o los fueras de juego (que suelen darse por algún jugador caído en el suelo), no existen las faltas, por lo que veréis partidos muy agresivos, cosa que en el anime no siempre pasaba. Esto hace que normalmente sea bastante sencillo ganar los partidos contra la IA, si bien la cosa cambia cuando jugamos contra otros jugadores de manera local u online.

Pasando a los modos de juego, el más destacado es El Viaje, que a su vez se divide en dos partes diferentes: Episodio Tsubasa y Episodio Nuevo Héroe. En Episodio Tsubasa, como su nombre indica, os pondréis en el papel de Tsubasa y su equipo en el torneo nacional de secundaria, enfrentándonos aquí a seis equipos y reviviendo algunos de los mejores momentos del anime, tanto dentro como fuera de los partidos. Lo más destacado es que algunas secuencias sólo se desbloquean al cumplir ciertos requisitos, siendo un placer intentar descubrirlas todas.

Pero el que más nos ha gustado es el Episodio Nuevo Héroe, que nos permite crear a nuestro futbolista desde cero con los elementos que estén disponibles y otros que hayamos desbloqueado. Tras escoger uno de los tres equipos disponibles (Toho, Mushashi o Furano), intentaremos destacar para ser convocados con la selección y participar en una historia alternativa donde el mundial juvenil de Francia ha sido cancelado y se celebra en Estados Unidos. Esto hace que se den situaciones inesperadas y que podamos conocer a nuevos jugadores, así como a otros a los que no se les sacó demasiado provecho en el anime.

Según nuestra actuación, y la del equipo, recibimos valoraciones que nos permitirán obtener puntos de habilidad a invertir en diferentes estadísticas de nuestro jugador para ir mejorándolo en aspectos relacionados con la posición elegida en el campo. También podréis conseguir técnicas y habilidades especiales al comprar unas cartas con el dinero obtenido, mezclándose éstas antes de cada partido para formar grupos de los que tenemos que elegir uno. Dependiendo de la situación, unas cartas subirán de nivel más rápido que otras, desbloqueando eventos donde nos darán ciertas habilidades según nuestras respuestas. Además, desde el menú podremos ver que habilidades o técnicas nos quedan por aprender de cada jugador, haciendo que las posibilidades de personalización sean muy grandes.

Por otro lado tenemos el típico modo Versus en el que jugar partidos rápidos, torneos, ligas e incluso tandas de penaltis, así como un modo Versus Online al que sólo recomendamos acceder una vez conseguido un equipo en condiciones y hayáis desbloqueado casi todo, donde se pueden crear salas en las que personalizar las partidas y jugar a otras clasificatorias. Aquí encontraréis diferentes ligas en las que se limita a los jugadores que podemos llevar por su valoración, lo que hace que las partidas sean algo más igualadas hasta que logramos ascender. Un detalle a mejorar es que hemos encontrado lag en ciertas partidas, haciendo que en ocasiones jugar sea algo tedioso.

En el apartado técnico, estamos ante un juego cuyos personajes están genialmente animados y sus técnicas más destacadas perfectamente recreadas, pero que en el resto deja bastante que desear. Las animaciones al moverse con el balón son mejorables, las colisiones demasiado forzadas y las físicas del balón inexistentes. Eso sí, cuando entran en juego los movimientos especiales es todo un espectáculo para los seguidores del anime, estando incluso mejor recreados que lo visto en el original.

En el sonoro tenemos melodías que, sin ser las originales de la serie, son bastante buenas y acompañan bien los momentos más emocionantes del juego, además de contar con un doblaje en japonés muy bueno y textos en castellano perfectamente interpretados a nuestro idioma.

Como conclusión, Captain Tsubasa: Rise of New Champions no es el major juego arcade que hayamos visto, con muchos elementos en su jugabilidad mejorables y una IA desastrosa capaz de sacarnos de quicio en más de una ocasión. Sin embargo, ofrece toda la espectacularidad que tanto nos hacía disfrutar en el anime y hace que en ningún momento queramos soltar el mando. A esto también ayuda poder crear a vuestro propio futbolista y aprender las técnicas que más os gusten, mejorando aún más los partidos cuando nos enfrentamos a otros jugadores. Además es bastante extenso, con montones de elementos a desbloquear desde la tienda.

Un título que, sin ser el mejor en su género, hará disfrutar a los aficionados que tanto tiempo han esperado para poder jugar a un juego de la franquicia que esté a la altura de las circunstancias.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios