Análisis | Vídeos | 09 SEP 2019

Análisis de CONTROL

Tags: PC Xbox One PS4
Remedy Entertainment nos trae, junto a 505 Games, Control, una nueva aventura cargada de acción en la que descubriréis un mundo desconocido.
Cartel ControlPlay

Control es un título de acción sobrenatural en tercera persona que nos lleva hasta un mundo único y cambiante que yuxtapone la realidad conocida con lo extraño e inexplicable. Aquí tendréis que dominar las habilidades sobrenaturales de la protagonista, utilizando con cabeza el entorno mientras lucháis sin parar ni un momento para intentar evitar los proyectiles de los enemigos. Aunque en principio pueda parecerse al anterior trabajo de la compañía (Quantum Break), pronto os daréis cuenta que la libertad a la hora de explorar los escenarios y la forma en la que está contado su argumento varía completamente la aventura.

Su historia nos lleva hasta la sede de la Oficina Federal de Control, una organización secreta de Nueva York que estudia todo lo relacionado con sucesos paranormales. En este lugar tomamos el control de Jesse Faden que, sin demasiadas explicaciones, se convierte en la nueva Directora de la FBC después de que una amenaza de otro mundo invadiera la sede conocida como La Casa Antigua. Ahora nos toca luchar contra los habitantes del lugar, que se han convertido en unos seres hostiles, y encontrar respuestas a todo lo que sucede.

Esta trama nos ha resultado bastante interesante e incluye una buena mezcla entre realidad y ciencia ficción, siendo por momentos un tanto extraña y estando muy bien narada, aunque sin constantes cinemáticas que puedan romper el ritmo. Los personajes y su transfondo están muy trabajados y, para ahondar en la historia, os tocará registrar a fondo los escenarios en busca de documentos y archivos de audio. Por una parte nos ha encantado tener que explorar cada rincón, si bien llegado el momento veréis que hay demasiados y algunos de estos archivos resultan totalmente irrelevantes, haciéndose un tanto pesado con el transcurso del juego. Al menos tanto las voces como los textos nos llegan en castellano para evitar problemas de interpretación con el idioma, además de contar con ciertos guiños a anteriores trabajos de Remedy.

Sus mecánicas son accesibles y no tardaréis demasiado en haceros a ellas. Aquí podemos desplazarnos libremente por los escenarios, interactuar con ciertos objetos, atacar cuerpo a cuerpo, utilizar una pistola transformable que no gasta munición y unas habilidades sobrenaturales, con una genial mezcla de todos estos elementos. Las batallas resultan muy frenéticas, invitándonos a estar en constante movimiento para evitar que nos alcancen, donde los enemigos cuentan con una defensa que debemos romper lanzándoles objetos para posteriormente quitarles vitalidad a base de disparos.

Las habilidades sobrenaturales de la protagonista son muy poderosas, siendo la primera la posibilidad de coger objetos para lanzárselos a los rivales al tener tanta relevancia en los combates. Llegado el momento podréis esquivar, utilizar una barrera, poseer a los rivales e incluso levitar, aunque éstas no tienen tanto peso en el juego como la principal. Todas se pueden mejorar en un completo árbol de habilidades para hacer que se convierta finalmente en un ser casi invencible.

La pistola, como hemos comentado, puede transformarse en otros tipos de armas según avanzamos en el juego, pudiendo elegir la que más se adapte a nuestro estilo de juego y una forma secundaria para complementarla, además de mejorar sus características con ciertas modificaciones. Funciona de manera eficaz, aunque nos hubiera gustado tener acceso a todas con un simple botón en lugar de tener que ir hasta el menú para cambiarlas. La munición, por otra parte, es infinita y para que no podamos estar disparando de forma continua hay una especie de limitador que nos hace esperar un tiempo para recargar, haciendo que tengamos que apuntar con precisión en vez de disparar a lo loco.

Todo esto, junto con la variedad de enemigos y jefes, hace que los combates resulten muy entretenidos, especialmente por lo bien que funciona todo el tema de la jugabilidad. Es una pena que a partir de la segunda mitad del juego decaiga un poco, limitándose a lanzarnos montones de oleadas de enemigos que lo vuelven un tanto monótono. Además, aquellos que estén acostumbrados al género no encontrarán un reto a la altura al poder aumentar demasiado los poderes de la protagonista y hacerla casi invencible, careciendo de diferentes opciones de dificultad.

A diferencia de lo que pueda parecer en un primer momento, los escenarios cuentan con mucha libertad para explorarlos, siendo un verdadero placer recorrer todos sus rincones en busca de tareas secundarias, coleccionables o descubrir algunos secretos. Al desarrollarse todo en La Casa Antigua, muchas veces tendréis que viajar entre plantas hasta dar con el camino correcto y consultar el mapa, lo que da lugar a situaciones un tanto confusas. Además, encontraréis unas llaves que os darán acceso a nuevas zonas y que os harán volver sobre vuestros pasos. Hay algunos lugares a los que sólo podréis acceder con los poderes, pero es algo que hemos sentido un tanto desaprovechado.

En cuanto a duración, la historia principal da aproximadamente para unas 14 horas, tiempo al que hay que sumarle la búsqueda de coleccionables, secretos y tareas secundarias. Es cierto que las misiones secundarias no están al mismo nivel, pero encontraréis algunas de ellas realmente interesantes. Lo que sí hemos echado de menos son algunos elementos que lo vuelvan rejugable más allá de intentar conseguir los logros o trofeos.

El apartado gráfico cumple con creces, pero más por la estupenda dirección artística que por la parte técnica. Los personajes están bien modelados y animados, pero sus rostros dejan bastante que desear. Los escenarios, por otra parte, están muy trabajados a pesar de contar con algunas texturas mejorables. Los efectos están bastante mejor, con unas físicas muy vistosas, y lo que realmente nos ha sorprendido es la variedad de localizaciones para tener todo lugar dentro de un mismo edificio. Eso sí, hemos encontrado alguna ralentización importante en consolas, algo que esperamos sea solucionado en un futuro mediante actualizaciones.

En el sonoro tenemos buenas melodías que muchas veces quedan en un segundo plano, efectos bastante llamativos y un doblaje en castellano que deja mucho que desear. La interpretación de algunos personajes es simplemente horrible, además de no estar sincronizados con los movimientos de la boca de los mismos. Por suerte siempre podemos activar el doblaje original desde el menú y poner los subtítulos en castellano, algo que mejora notablemente el juego.

Control es, como conclusión, un título de acción muy entretenido que saca a relucir de nuevo tanto las virtudes como las carencias de Remedy. Sus mecánicas jugables funcionan realmente bien y hacen que las batallas sean muy divertidas, mientras que la historia resulta interesante a pesar de tener que acceder a montones de archivos para poder ahondar en la misma. Nos ha gustado que los escenarios sean abiertos y tener que explorar cada uno de sus rincones. Eso sí, hay defectos derivados de un presupuesto menor que en anteriores juegos, como un apartado técnico mejorable, una dificultad algo desequilibrada, unas misiones opcionales un tanto repetitivas o un último tramo algo monótono, pero sobretodo el doblaje en castellano.

Aún así, os aseguramos que si disfrutasteis de otros títulos de la compañía, este no os decepcionará al tener grandes dosis de acción y diversión con ese toque sobrenatural que tanto nos gusta.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios