Análisis | Vídeos | 05 JUL 2019

Análisis de Crash Team Racing Nitro-Fueled

Las carreras más alocadas vuelven con Crash Team Racing Nitro-Fueled, que incluye elementos del juego original mejorados para la ocasión y otros completamente nuevos.
Cartel Crash Team Racing Nitro-FueledPlay

Crash Team Racing Nitro-Fueled es un juego de carreras arcade con karts en el que dominar los derrapes, la utilización del turbo y los diferentes objetos es esencial para conseguir la victoria. Se trata de un remake de la primera entrega que fue creada por Naughty Dog (siendo en esta ocasión creado por Beenox), por lo que podéis esperar a todos los personajes y circuitos que vimos en su momento pero adaptados a la actualidad, aunque no han desaprovechado la oportunidad para incorporar a los de Crash Nitro Kart y algunas novedades, ya sean en forma de trazados, personajes o modos de juego.

Sus mecánicas se mantinen bastante fieles, con un botón para acelerar, otro para frenar, la posibilidad de saltar, derrapar e incluso utilizar los objetos que consigamos de las cajas. También hay unas manzanas repartidas por los circuitos que, al cogerlas y acumular hasta diez, hacen que ganemos velocidad máxima y que los útiles que consigamos cuenten con versiones mejoradas. Para más comodidad, podéis cambiar entre tres puntos de vista diferentes, así como los indicadores de turbo, teniendo tres niveles de dificultad entre los que elegir: fácil, media y difícil.

Lo más importante vuelve a ser los superderrapes, los cuales nos permiten realizar acelerones si pulsamos el botón en el momento justo de la carga. Hay hasta tres acelerones por cada tipo de derrape, siendo cada cual más potente que el anterior y que dependen de la cantidad que llevemos acumulada haciendo buenos derrapes. Para saber en que momento debemos pulsar el botón del acelerón, tenemos un indicador que nos lo marca cuando llega a cierta porción, aunque también existen pistas visuales en los neumáticos del kart. Llegado el momento no necesitaréis ni mirarlo al llevar el tempo exacto en el que realizar el movimiento. Como siempre, recordad que también hay un pequeño turbo en la salida si aceleramos en el momento exacto.

Cada vez que fallamos este medidor baja a cero, y desde ya os avisamos que realizar muchos seguidos es bastante complicado, requiriendo práctica y paciencia para dominarlos. Si a ello le sumamos que ganamos más velocidad con los saltos y unas plataformas con flechas, tenéis un juego tan divertido como táctico al que deberéis dedicarle muchísimas horas. Eso sí, no nos han acabado de convencer algunas físicas, pero es cuestión de acostumbrarse.

Como hemos comentado, a lo largo del circuito encontraréis cajas con útiles para las carreras que sirven tanto para defendernos como para atacar. Turbos, proyectiles, explosivos o invulnerabilidad momentánea con Aku Aku son sólo algunos de los que encontraréis a lo largo del juego. Nos ha encantado lo bien medidos que están y que siempre haya una forma de evitar sus daños, haciendo que no sean demasiado decisivos en las carreras.

Una de las cosas que más nos han gustado han sido los circuitos, que están perfectamente estudiados para hacer uso de los derrapes, contando con montones de atajos, trampas y utensilios que podemos utilizar a nuestro favor. Son muy variados tanto en diseño como en estructura, aunque por desgracia no todos están al mismo nivel. Los mejores son los del primer Crash, ya que se nota el mimo que pusieron los desarrolladores al crearlo para aprovechar sus mecánicas jugables, quedando bastante por debajo los de su secuela. Pero no os preocupéis, aun así siguen siendo muy divertidos, encontrando un total de 32 circuitos a nuestra disposición.

Lo que no nos ha acabado de convencer es la IA que, a pesar de ser muy desafiante, se nota que está demasiado scriptada. Tras unas carreras notaréis como los personajes tomas siempre un camino fijo, sufriendo accidentes en los mismos lugares una y otra vez. Y es una pena, porque algo más de aleatoriedad le hubiera sentado de lujo.

Recordad que hay 25 personajes (algunos de ellos bloqueados al principio) y cada uno tiene sus propios skins. Estos se diferencian en tres características fundamentales: velocidad punta, aceleración y manejo, adaptándose así a las necesidades de los jugadores. Todos están muy bien equilibrados, haciendo que las carreras sean muy reñidas.

Otra de las novedades viene dada por la personalización de personajes y vehículos, los cuales tendréis que ir desbloqueando cumpliendo ciertos requisitos o comprándolos en la tienda, que aquí está representada en los Boxes. Hay muchos skins para los personajes, carrocerías para los vehículos, ruedas, pinturas, diseños o pegatinas que harán las delicias de los aficionados. No tienen ningún efecto en las carreras, pero siempre es un placer ir consiguiendo nuevos objetos para alargar la viida útil del juego.

En cuanto a modos de juego, el principal es Aventura, donde nos desplazamos por un gran circuito que hace de menú para ir hasta los diferentes circuitos y así disputar carreras u otras pruebas. El argumento es muy básico y nos habla sobre cómo Nitros Oxide quiere acabar con el mundo, siendo la única opción de supervivencia ganarle en una carrera. Es importante saber que podemos jugar a la versión clásica o Nitro-Fueled. En la actual nos deja cambiar de personaje, acceder a la personalización o ajustar el nivel de dificultad, desapareciendo estas opciones en la clásica.

Aquí siempre es necesario acabar en la primera posición para obtener el trofeo y, al conseguir cierto número, iréis desbloqueando nuevas zonas y carreras contra jefes. Pero no es la única prueba que encontraréis, también hay desafíos de encontrar todos los cristales en una pista más abierta, contrarrelojes o encontrar las letras C, T y R para posteriormente llegar a la meta entre otras. Todo ello hace que sea tremendamente entretenido y adictivo.

Junto a él tenemos la Partida Local, que a su vez se divide en varias submodalidades: Carrera, donde competimos por llegar hasta lo más alto; Torneo, que permite organizar competiciones; Batalla, en la que conseguir puntos golpeando a los rivales con objetos para obtener la victoria; Contrarreloj, lugar en el que tenemos que superar los tiempos marcados; Carrera por la reliquia, una especie de contrarreloj en la que tenemos que ir cogiendo cajas que aumenten el tiempo disponible; Desafío CTR, donde tendréis que recoger las mencionadas letras; y Desafío de cristales, que nos invita a conseguir todos los cristales escondidos por el escenario en un tiempo determinado. Todas estas modalidades se pueden jugar contra la IA o de manera local a pantalla partida hasta para cuatro jugadores.

Por último, como no podía ser de otra forma, está el modo En Línea. En este lugar podemos crear una Partida privada, Buscar partida o bien jugar con Amigos. Pueden participar hasta ocho jugadores de forma simultánea, ya sea en carreras o batallas, votando en que circuito queréis participar e intentando siempre alcanzar las posiciones más altas para obtener más monedas. Al principio iba bastante mal en general, pero parece que poco a poco va funcionando mejor mediante actualizaciones. Hemos echado en falta alguna tabla clasificatoria, ya que al final sólo nos limitamos a correr para conseguir más dinero.

Como véis, la duración del juego es muy extensa, con montones de contenidos disponibles y otros a desbloquear jugando a las diferentes modalidades y gastando monedas en los Boxes, cuyos contenidos van cambiando cada cierto tiempo. Lo mejor es que poco a poco se van añadiendo otros nuevos gratuitamente mediante los Grandes Premios, que incluyen nuevas pistas, personajes, artículos y retos, haciendo que tengáis juego para mucho tiempo.

El apartado gráfico nos ha gustado mucho, conservando todo el encanto del juego original pero actualizándose para tener un aspecto más moderno. Los personajes, sus animaciones y los efectos están muy conseguidos, mientras que los circuitos son amplios, variados y están muy detallados. Es cierto que hay algunas texturas que no cuentan con la misma calidad y que ciertos tramos no están tan inspirados como otros, pero el resultado general es muy bueno. Funciona a 30 fotogramas por segundo de manera estable y, aunque en los juegos de carreras preferimos los 60, en esta ocasión no hemos echado en falta ese plus.

La banda sonora cuenta con los temas originales remezclados para la ocasión de gran calidad, aunque si lo preferimos podemos escuchar las canciones en su versión original. Los efectos de sonido son geniales y perfectamente reconocibles por los fans, siempre acompañados por unas estupendas voces en castellano.

En definitiva, Crash Team Racing Nitro-Fueled es un título tan divertido como exigente que hará las delicias de sus seguidores. Las físicas han cambiado y eso hace que la curva de aprendizaje sea algo más complicada, pero cuando se domina es muy satisfactorio. Hay detalles que no nos han acabado de convencer, como una IA demasiado scriptada o el diseño de algunos circuitos, pero lo compensa con una ingente cantidad de contenidos que os mantendrán pegados al televisor durante mucho tiempo, especialmente con el lanzamiento gratuito de los Grandes Premios.

Aun con todos sus defectos, sigue siendo un juego muy recomendable por ofrecer mucha diversión tanto en solitario como en compañía. Así que ya sabéis, pisad el acelerador y preparaos para la locura.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios