Análisis | Vídeos | 08 MAR 2019

Análisis de Dead or Alive 6

Tags: PC Xbox One PS4
Las peleas más tácticas e intensas han vuelto con el lanzamiento de Dead or Alive 6, que incorpora algunas novedades para hacer que la franquicia del Team Ninja se siga sintiendo actual.
Cartel Dead or Alive 6Play

Dead or Alive 6 es un juego de lucha tridimensional uno contra uno que cuenta con un sistema de combate muy táctico, con un montón de personajes entre los que elegir y escenarios interactivos que volverán a hacer las delicias de los seguidores de la franquicia. Lo mejor es que se hanañadido nuevos movimientos para hacer que el juego sea accesible para los nuevos jugadores, pero todo ello sin perder la profundidad que siempre la ha caracterizado.

La historia nos lleva hasta el laboratorio de la corporación DOATEC, donde Fame Douglas, por un giro del destino, paga con su vida el intento de frenar a Donovan y a M.I.S.T. Ahora, la investigación que había tratado de detener cobraba fuerza una vez más. Por otro lado, tras el último incidente, Kasumi optó por distanciarse y retirarse a un tranquilo pueblo de montaña, mientras que al otro lado del mundo, a Helena le había llamado la atención una chica peculiar.

Puede nos ser la trama más compleja del mundo, pero os entretendrá durante más o menos un par de horas. Hay un argumento principal y otros secundarios que os permitirán conocer las ambiciones de cada personaje y lo que les llevará a participar en el torneo, con una línea temporal que nos indica cuando está sucediendo cada cosa. Todo es contado mediante textos en castellano y cinemáticas vistosas, intercalando algunos combates de una sola ronda.

Sus mecánicas pueden parecer algo complejas al principio, pero tras probar el tutorial y practicar con unos cuantos combates os haréis a él. Eso sí, dominar los movimientos de cada uno de los personajes puede llevaros mucho tiempo, sobre todo si tenemos en cuenta que hay varios movimientos del anterior juego que no se encuentran en este, como el Critical Burst o el Power Blow. Eso sí, siempre conservando el sistema triangular para las peleas en el que los bloqueos ganan a los derribos, los derribos a las llaves y las llaves a los bloqueos. No queremos olvidar que, al ser un juego tridimensional, en cualquier momento podemos desplazarnos por las diferentes profundidades del escenario, ya sea para esquivar los movimientos del rival o bien para llevar a cabo tácticas. Todo esto hace que gane un toque estratégico muy interesante, donde un mal paso puede llevarnos hasta una derrota segura.

Aquí contamos con controles que se basan en puñetazos y patadas que cambian según la dirección que pulsemos, derribos, llaves y bloqueos. Por otro lado está la acometida letal, con la cual podemos aturdir al rival poco a poco, realizar un contraataque brutal con la llave rompedora e incluso sorprenderlo desde diferentes direcciones, desatando un poderoso movimiento si llegamos a conectar los cuatro ataques seguidos. Para ejecutarlas debemos rellenar la barra que se encuentra justo bajo la vitalidad y si fallamos puede dejarnos vendidos, así que usarlas con precaución.

Comentar también que al luchar y ganar combates, poco a poco ganamos experiencia para subir de nivel, ya sea del propio jugador o del personaje que hayamos elegido. Esto os permitirá tener acceso a mejores recompensas, aunque no esperéis cambios demasiado grandes.

En cuanto a luchadores, tenemos un elenco de 24 disponibles, desbloqueándose dos más (Nyotengu y Phase 4) mediante la reserva del juego y con la edición especial. A nuestro parecer son suficientes, pero echamos en falta más novedades, ya que las únicas inclusiones han sido Diego, un luchador callejero, y Nico, que utiliza el estilo Pencak Silat para aprovechar la electricidad y poder teletransportarse. Después hay otros clásicos que no podían faltar, como Kasumi, Hayabusa, Bass, Marie Rose o Ayane entre muchos otros.

Todos estos personajes cuentan con varios elementos de personalización, entre los que veréis varios trajes, peinados, gafas o títulos que tendréis que comprar o desbloquear. No hay demasiados disponibles, aunque estamos seguros de que poco a poco añadirán muchos más mediante contenido descargable de pago, así que id preparando la billetera.

Uno de los aspectos que siempre nos ha gustado de la saga han sido los escenarios, que resultan muy interactivos y juegan un papel importante en los combates, con elementos como barriles explosivos, público que lanza a los personajes contra su rival e incluso barreras electrificadas que causan daño entre muchos otros. Además podemos cambiar de una zona a otra si lanzamos a un luchador fuera de la pista, haciendo que siempre sea muy vistoso. Por poner alguna pega diremos que no hay tanta variedad como nos gustaría, aunque hay lugares como el Chinese Festival, Lost Paradise, Forbidden Fortune o DOA Colosseum que resultan muy llamativos.

Por otra parte, en cuanto a modos de juego vamos bien servidos. Al ya mencionado modo Historia, se suman otros como Misión DOA, que es uno de los más destacados para un solo jugador. Aquí os enfrentaréis a varias misiones entre las que elegir, cada una con un objetivo diferente para completarla y tres recompensas que varían según su dificultad, más una adicional si se completan todas. Un pequeño detalle que nos ha encantado es que, si no logramos un objetivo, nos recomiendan hacer un tutorial rápido para aprender la técnica, haciendo que este modo sea ideal para aprender los conceptos básicos del juego mientras conseguimos dinero y desbloqueamos objetos.

A continuación tenemos el modo Combate, que a su vez se divide en otras subcategorías: Versus, donde podéis enfrentaros a otro jugador o la IA estableciendo vosotros los parámetros del combate; Arcade, una serie de luchas consecutivas donde seleccionamos una dificultad y un luchador para intentar conseguir la mejor puntuación posible; Contrarreloj, similar al anterior pero por tiempo; y Supervivencia, cuyo objetivo es intentar sobrevivir el mayor tiempo posible a diferentes combates consecutivos.

Los que quieran perfeccionar sus técnicas siempre pueden visitar el Entrenamiento. Aquí encontraréis el Entrenamiento Libre, donde simplemente practicaréis; el Tutorial, que os explica los conceptos del juego; Entrenamiento con comandos para que todo resulte más sencillo de aprender; y el Reto de combo, más pensado para aquellos que busquen dominar a un personaje en concreto.

Por último tenemos el Online para disputar combates clasificatorios. Hemos echado en falta poder jugar con otros jugadores online por simple diversión u otros añadidos interesantes como poder organizar torneos, pero en general se agradece la incursión, poder encontrar rápidamente otros jugadores y disputar partidas sin apenas lag.

Como extra está el DOA Central, lugar desde el que podemos acceder al Armario para cambiar la apariencia y los títulos de nuestros luchadores; la Base de datos donde consultar nuestros registros; el Cine para ver las repeticiones de los combates; Música que nos permite escuchar los temas del juego o realizar ajustes; y la Biblioteca, donde encontraréis diversa información sobre el universo de Dead or Alive.

La duración del juego es, en consecuencia, muy extensa, con muchas modalidades a completar, montones de elementos desbloqueables y la posibilidad de luchar online para subir en la clasificación. El mayor problema viene dado por la ausencia de modos como el conocido Tag, que nos permitía crear equipos para combatir, la falta de innovación en ellos o la gran cantidad de contenidos descargables de pago que nos esperan.

En el apartado gráfico hemos notado un salto respecto a su anterior entrega, con escenarios más cuidados, mejores texturas en general, personajes trabajados dentro de la estética anime que siempre se ha utilizado en la saga y efectos cuidados como el deterioro de la ropa o las partículas. Es cierto que podría dar mucho más de sí, como por ejemplo en algunos elementos decorativos o la iluminación, pero cumple sobradamente y funciona con mucha fluidez.

El sonoro, por su parte, es muy bueno, con temas clásicos recuperados para la ocasión y otros nuevos de ritmo cañero que ambientan a la perfección las batallas. Junto a ellos tenemos efectos cuidados y voces tanto en inglés como en japonés de gran calidad, siempre acompañados de una estupenda traducción al castellano de los menús y las conversaciones.

En definitiva, Dead or Alive 6 es un título que sigue ofreciendo combates tácticos muy frenéticos y divertidos en los que cualquier error se puede pagar caro. Los controles funcionan perfectamente y se han añadido pequeños ajustes para que un mayor número de jugadores puedan acceder a él. Lo mejor es la gran cantidad de modalidades y desbloqueables disponibles, que aseguran un montón de horas de juego. Es cierto que le falta algo más de innovación, algunos personajes y ciertos contenidos, pero se esperan novedades a través de actualizaciones gratuitas y contenidos de pago.

Un juego de lucha que sabrá ganarse a los seguidores de la franquicia y que resulta muy entretenido, si bien esperábamos algo más de evolución en general.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios