Análisis | Vídeos | 09 MAR 2019

Análisis de Devil May Cry 5

Tags: PC Xbox One PS4
La caza de demonios comienza con Devil May Cry 5, el regreso de la aclamada franquicia principal que cuenta tanto con novedades como otros aspectos clásicos de la misma.
Cartel Devil May Cry 5Play

Devil May Cry 5 es un juego de acción en tercera persona en el que podemos manejar a tres personajes diferentes (Nero, V y Dante), cada uno con movimientos y habilidades únicas a aprender y dominar. Como siempre, estamos ante un título frenético y que conserva algunascaracterísticas de pasadas entregas, como un sistema de combate muy divertido, las orbes para aprender nuevas habilidades o muchos secretos a descubrir, pero incoporando otros aspectos modernos para hacer que se sienta actual.

Su historia transcurre años después de la anterior entrega numerada, donde las legiones del infierno habían llegado a este mundo. Ahora ha comenzado una nueva invasión demoníaca, siendo la última esperanza de la humanidad tres cazadores de demonios: el joven cazador Nero, el veterano Dante y un nuevo y misterioso personaje conocido como V, que puede invocar a tres seres demoníacos para que le ayuden en batalla. Estos tendrán que llegar a la raíz del misterio tras el demoníaco y sediento de sangre árbol Qliphot, que se encuentra en el centro de la ciudad Red Grave, siempe acompañados por las heroínas Lady y Tris, así como de Nico, la autodenominada “artista de armas” y creadora del brazo de Nero, el Devil Breaker.

Dicho argumento es bastante simple y es contado mediante cinemáticas, dividiéndose el juego en capítulos cuyos protagonistas cambian. Un detalle que nos ha gustado es que incluye un vídeo que nos resume la historia de la saga hasta el momento de comenzar este juego, así que no tendréis problemas para poneros al día. Eso sí, como siempre se profundizará más en ella si jugáis a los propios títulos, pero no es algo que deba preocuparos en exceso.

En cuanto a mecánicas, todos comparten una serie de movimientos muy similares. Podemos atacar a distancia, cuerpo a cuerpo, saltar, impulsarnos contra una pared, esquivar, fijar enemigos y mover la cámara con total libertad. En este sentido son todos parecidos, pero cada uno cuenta con una serie de características que los vuelve únicos, con un desarrollo muy satisfactorio donde no dejaréis de aprender nuevos movimientos.

Nero, en primer lugar, puede utilizar su Devil Breaker (unos brazos con diversas capacidades), para atraer enemigos, agarrarse a objetos o incluso detonarlo para causar un gran daño, aunque esto le lleva a perder un brazo que tendrá que recuperar buscando por los escenarios o comprándolo. V por su parte tiene una escasa defensa, por lo que puede invocar a criaturas que luchan por él a distancia para después pasar a dar el toque final. Además, cuando su indicador DT está por encima de tres, puede invocar a Nightmare, que ataca a los enemigos por su cuenta hasta que se agote. Por último tenemos a Dante, que es el más completo de todos al tener cuatro estilos de combate diferenciados, utilizar un buen arsenal de armas y su Devil Trigger para transformarse en demonio y desatar todo su poder.

Puede parecer algo complejo, pero tras unas partidas os haréis a ellos rápidamente. Además siempre existe la opción de practicar los controles y movimientos en El Vacío, lugar al que accederéis desde el menú principal. Lo que no nos ha terminado de convencer es que el juego te obligue a jugar con los tres siendo tan diferentes entre sí, no pudiendo elegir desde un primer momento a nuestro favorito y así avanzar por la aventura sin tener que esperar para volver a manejarlo.

Los enemigos son muy variados y desafiantes, por lo que tendréis que buscar diferentes estrategias para derrotarlos. Aunque lo mejor llega con los jefes, los cuales ofrecen un reto a la altura para el disfrute de los jugadores. Quizás no todos sean igual de buenos o tengan un diseño inspirado, pero cumplen sobradamente con su función. Por su parte, los puzles siguen estando presentes, pero son mucho menos numerosos y su dificultad se ha reducido hasta la mínima expresión. Sabemos que han querido centrarse más en la acción, pero es un aspecto que con un poco más de dedicación le podrían haber puesto la guinda a la exploración.

A lo largo del juego podréis encontrar fragmentos de Gema azul, los cuales sirven para aumentar la vitalidad máxima, así como de Gema púrpura, que aumenta el indicador Devil para el personaje que llevemos en ese momento. Son muy útiles, así que os recomendamos explorar a fondo las localizaciones para no pasar por alto ninguno de ellos. Pero las más importantes volverán a ser las Gemas Rojas, con las cuales podréis adquirir nuevas técnicas para cada personaje, equipo u objetos. Todos estos elementos pueden conseguirse con paciencia, aunque siempre podréis recurrir a los micropagos para haceros con ellas.

Los escenarios al principio son lineales, pero poco a poco ganan un poco más de exploración. Sus diseños nos han gustado, algunos más que otros, aunque no encontraréis demasiada variedad. Aún así, son bastante buenos y están tan detallados que muchas veces os quedaréis embobados mirándolos. En algunas zonas, además, encontraréis cabinas de teléfonos que os permitirán contactar con Nico, lo cual os dará acceso al menú de personalización para gastar las gemas rojas obtenidas y así cambiarlas por técnicas y objetos. Si en algún momento os sentís algo perdidos, podéis apretar el stick analógico izquierdo para orientar la cámara hacia el siguiente objetivo. No es muy recomendable su uso, pero siempre es bueno disponer de la opción.

A medida que avancéis por estos niveles encontraréis simbolos especiales en algunas partes del entorno que nos pueden llevar hasta misiones secretas. Para ello debéis localizar un punto brillante en el área en el que situaros y después ajustar el ángulo de visión hasta alinear los símbolos. Estas misiones cuentan con retos únicos que ofrecen jugosas recompensas para invitarnos a jugarlas, a lo que hay que añadir que pueden ser rejugadas desde el menú principal todas las veces que queramos una vez que son desbloqueadas.

Al finalizar los capítulos se nos otorga un ranking que depende de los puntos de estilo obtenidos, orbes rojas y otros extras que se detallan en el juego, consiguiendo más y mejores útiles cuanto más alto sea. Como siempre, los puntos de estilo recibidos dependen de la longitud y variedad de los combos realizados.

El juego además incluye un componente online que nos permite evaluar a los jugadores que jueguen con nosotros. Si el jugador mencionado recibe las suficientes valoraciones de “Estilazo” podrá obtener una gema dorada. No es algo que destaque demasiado, pero al menos nos permite conseguir esta preciada gema, que nos resucita en el caso de que la salud llegue a cero.

En cuanto a duración, la campaña principal puede superarse en unas diez horas, pero a ello hay que sumarle la tremenda rejugabilidad que ofrece por intentar conseguir el rango S en todos los capítulos, las diferentes dificultades disponibles y algunas sorpresas más que no desvelaremos. Además, en breve (en el mes de Abril) se añadirá mediante una actualización gratuita el Palacio Sangriento, que promete darnos montones de horas de juego en emocionantes desafíos. No queremos olvidar el modo foto que, aunque no es de los mejores que hemos visto, os permitirá sacar capturas de gran belleza.

El apartado gráfico, por otra parte, nos ha gustado mucho, mostrando que la compañía ha sabido sacarle partido a su RE Engine. Los personajes están genialmente modelados y animados, desprendiendo un carisma que los hace únicos y expresiones que les dan vida. En cuanto a escenarios, no hay mucha variedad de localizaciones, si bien todo está perfectamente cuidado y encontraréis pequeños detalles en cada rincón que harán las delicias de los aficionados. A todo ello hay que sumarle unos estupendos efectos, ya sean para los ataques, las habilidades especiales o la iluminación, que le aporta un toque más realista. No queremos olvidar que funciona con mucha fluidez para que la jugabilidad sea una delicia. Además encontraréis unas espectaculares escenas que tardaréis en olvidar y una completa galería donde visualizar los modelos de personajes y enemigos..

En el sonoro tenemos melodías tan épicas como nos tiene acostumbrados la franquicia, con temas de todo tipo que se adaptan a la perfección a cada una de las situaciones del juego. Hay temas orquestales para los momentos de exploración y otros más cañeros cuando pasamos a la acción, adaptándose además a nuestras acciones en el juego para hacer que sea una delicia. Junto a estas canciones tenemos unos geniales efectos, algunos perfectamente reconocibles por los aficionados, y voces tanto en inglés como en japonés de gran calidad. Hemos echado en falta el doblaje en castellano, pero al menos tenemos textos en nuestro idioma para poder seguir todo con claridad.

Como conclusión, Devil May Cry 5 recupera la escencia de la franquicia cumpliendo con lo prometido: combates ágiles y tácticos llenos de posibilidades, una dificultad a la altura a pesar de contar con opciones para hacer que sea más accesible y mucha, mucha rejugabilidad. Si a ello le sumamos un apartado audiovisual a la altura, tenemos un título espectacular. Como únicas pegas tenemos el no poder controlar siempre al personaje que queramos, la ausencia de puzles complejos o ciertos problemas con la cámara en los lugares más cerrados, pero no es algo demasiado importante.

Devil May Cry ha vuelto, así que si sois aficionados a la saga o al género por igual, ya estáis tardando en haceros con él.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios