Análisis | Vídeos | 13 ABR 2020

Análisis de DiRT Rally 2.0 Edición Juego del Año

Tags: PC Xbox One PS4
Uno de los juegos de rally más alabados de la generación continúa su expansión con el lanzamiento de DiRT Rally 2.0 Edición Juego del Año, que incluye el juego base más todos los contenidos descargables lanzados hasta el momento.
Cartel Dirt Rally 2.0 GOTYPlay

DiRT Rally 2.0 Edición Juego del Año es la versión más completa del excelente simulador de rallys de Codemasters que llega para solucionar uno de los mayores defectos de la versión original, la falta de contenidos. En este juego competiréis en algunas de las localizaciones más icónicas del mundial, utilizando tanto vehículos actuales como otros clásicos bien reconocidos de la competición. Al igual que la versión original, es un título muy exigente y que requiere mucha práctica por parte de los jugadores, incorporando esta edición varias actualizaciones que depuran la experiencia y montones de contenidos que se han ido lanzando a través de los pases de temporada junto a otros extras.

Básicamente se trata del mismo juego, dividiéndose éste en dos disciplinas: Rally, en la que tenemos que ir superando puntos de control a la mayor velocidad posible siguiendo las indicaciones de nuestro copiloto para intentar batir los tiempos del resto de rivales, y Rallycross, donde se nos lleva hasta circuitos cerrados para competir contra otros corredores cara a cara por llegar a ser el primero en cruzar la línea de meta tras un número determinado de vueltas.

Tampoco han variado sus mecánicas, con un manejo de los vehículos muy satisfactorio que nos obliga a usar buen las marchas, el freno o el embrague en los momentos oportunos, la posibilidad de cambiar el ángulo de la cámara o incluso recuperar el vehículo y realizar reparaciones entre tramos a cambio de una penalización de tiempo. Todo es muy configurable para que podamos adaptarlo a nuestro estilo de juego. Por supuesto, los controles varían de una disciplina a otra, siendo en rally un control más normalizado y en rallycross más centrado en los derrapes, por lo que quizás os lleve más tiempo adaptaros a sus pruebas. Es por ello que, para este tipo de juegos, siempre recomendamos el uso del volante, donde las sensaciones que transmiten los vehículos son mucho más satisfactorias.

Como buen simulador de conducción, la concentración y los reflejos son una parte vital a la hora de ganar carreras, así como seguir atentamente las instrucciones que nos va dando nuestro copiloto. Los circuitos están diseñados para que cualquier fallo que cometamos pueda salirnos muy caro, ya sea por pisar un borde que nos haga perder el control del vehículo o por romper los faros, algo esencial para cuando hacemos tramos nocturnos. A esto también ayuda una IA rival muy trabajada, con tiempos que os costará superar o, en el caso del rallycross, mostrándose agresiva en todo momento para evita que pasemos. Pero tranquilos, si os cuesta superar las pruebas siempre podréis activar diversas ayudas desde el menú principal para que en general sea algo más accesible.

Uno de los aspectos que más nos gustó del original eran las diferentes sensaciones que transmitían los terrenos, siendo completamente diferente correr por tierra, carretera o con el suelo mojado, añadiendo en esta ocasión un reto aún mayor, la nieve. Tampoco queremos olvidar el ciclo día y noche, que con luz de frente hace que apenas veamos la carretera y en la oscuridad normalmente tenemos que guiarnos por las indicaciones del copiloto, así como la lluvia, con la que es fácil patinar a poco que vayamos pasados de revoluciones.

Los modos siguen siendo los mismos que en el juego base, con Mi Equipo encabezando la lista. En este lugar competiréis en eventos para conseguir créditos que os permitirán haceros con más y mejores vehículos, contratar a más personal o mejorar el existente para reducir el tiempo que tardan en realizar ciertas tareas, participando tanto en carreras de rally como de rallycross.

Junto a éste tenéis el Juego Libre, que se divide a su vez en otras modalidades: Histórico, donde participar en rallies que marcaron una época, Fia World Rallycross Championship, en el que competiréis por ganar el título en el camponato oficial, A Medida, que permite crear un campeonato personalizado para jugar en solitario u online en cualquier disciplina, y Contrarreloj, que nos lleva hasta ciertos circuitos para intentar superar las marcas de otros jugadores.

Las novedades vienen dadas, sobre todo, por los nuevos contenidos añadidos a través de los pases de temporada. Esto incluye los contenidos del juego base más las cuatro temporadas, lo que hace un total de la nada despreciable cifra de 81 vehículos y 26 localizaciones, donde podréis encontrar tanto circuitos de rally como de rallycross. Por si fuera poco, también trae el contenido Flat Out como homenaje a la carrera deportiva del mítico Colin McRae, permitiendo competir en 40 escenarios con distintos niveles de dificultad a través de diferentes etapas de su carrera entre 1980 y el 2000. Aquí viajaréis hasta las localizaciones escocesas de Perth y Kinross, con 12 rutas diferentes y la posiblidad de manejar los legendarios Subaru Impreza S4 Rally y Subaru Legacy RS.

En cuanto a duración, si el juego base ya era bastante duradero en su momento, al sumarle las cuatro temporadas y el DLC Flat Out se amplía enormemente. Además viene a corregir uno de los mayores defectos del juego original, la escasez de localizaciones, que ahora nos llevan por diferentes tipos de terreno que hacen que la experiencia general sea más satisfactoria.

Por otra parte, del apartado gráfico poco podemos decir que no sepáis ya, contando con una recreación esquisita de los vehículos que reflejan los daños que afectan a la conducción, un sistema de físicas muy trabajado, circuitos representados con todo lujo de detalles, efectos impresionantes como la iluminación cuando corremos de día o de noche y la climatología. Además funciona en todo momento a unos estables 60 fotogramas por segundo para que conducir sea una delicia.

En el sonoro encontraréis unas melodías que acompañan bien los menús pero que abandonan las carreras para dar paso a una ambientación de lujo, con el rugir de los motores, efectos conseguidos y, como no podía ser menos, voces en castellano para que podamos seguir las indicaciones de nuestro copiloto sin problemas, estando todos los textos en el mismo idioma.

En definitiva, DiRT Rally 2.0 Edición Juego del Año sigue siendo un excelente simulador, con un control exquisito de los vehículos, un desafío a la altura y montones de opciones de configuración, junto con ayudas que hacen que el juego sea más accesible. Esta versión soluciona el problema de las localizaciones con un montón de añadidos, a lo que también hay que sumarle los nuevos vehículos, si bien sigue pecando de tener poca profundidad en su modo principal y en el online.

Aún así estamos ante uno de los productos más satisfactorios del género, especialmente pensado para aquellos que busquen un desafío a la altura, mucha diversión y puedan hacer uso de un volante.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios