Análisis | Vídeos | 20 MAY 2020

Análisis de Embr

Tags: PC Stadia
Intenta conviértete en todo un héroe con Embr, donde tendrás ayudar a tus vecinos con los incendios que asolan el lugar y rescatarlos.
Cartel EmbrPlay

Embr es un frénetico simulador de lucha contra incendios creado por Muse Games, en colaboración con Curve Digital, que nos invita a ponernos en la piel de un personaje que trabaja voluntariamente en el servicio de emergencias de los bomberos. Desarrollándose desde una perspectiva en primera persona y trabajando en solitario o en compañía a través del cooperativo online, estamos en un mundo donde el dinero público para la extinción de incendios se ha agotado, dominando el lugar el capitalismo de riesgo y los servicios online. No esperéis nada serio, ya que todo está llevado con satírica e ironía, donde los problemas se pueden resolver de formas creativas que dan lugar a situaciones muy divertidas.

Sus mecánicas son muy accesibles y con un completo tutorial al comienzo de la aventura podréis haceros rápidamente a su funcionamiento. Aquí podemos movernos libremente, saltar, agarrar a personas y lanzarlas, interactuar con determinados objetos o hacer uso de los útiles que tenemos, tales como una pistola de agua para apagar el fuego, un hacha con el que romper obstáculos, un escáner para localizar a otros personajes o una escalera para llegar a lugares elevados, entre muchos otros que desbloqueamos según avanzamos.

Todo esto suena muy sencillo, pero hay varios elementos a tener en cuenta si no queremos que los personajes (o nosotros mismos) mueran. El agua es un bien escaso y muy necesario, por lo que siempre tenemos que estar buscándola en fregaderos para recargar nuestro suministro y así apagar el fuego. El gas puede asfixiar, así que os tocará activar el sistema de ventilación o romper ventanas para que salga al exterior. La electricidad, por otra parte, es muy peligrosa con suelos mojados, teniendo que buscar un interruptor para apagarla. Tampoco queremos olvidar la integridad de las estructuras, la cual se va deteriorando si no conseguimos controlar el fuego.

Además las localizaciones están bien pensadas para que tengamos que ir por distintos lugares para resolver pequeños puzles y así poder rescatar a los habitantes del lugar. Son lo suficientemente amplias para que podamos explorar, encontrando incluso atajos que pueden facilitar la tarea de rescate al tener que llevar a los personajes hasta una determinada zona. Hay que tener en cuenta donde se encuentran las colchonetas, colchones o las camas elásticas, entre otros, ya que si lanzamos a un personaje desde bastante altura y no caen en ninguno de estos elementos pueden fallecer en el acto.

El juego se divide en misiones con una duración bien equilibrada y cuentan con varios objetivos a completar, ya sean principales o secundarios. Dependiendo de cómo lo hagamos, contando elementos como el tiempo que hemos tardado, los clientes rescatados o el dinero que hemos encontrado, el cliente nos valora de una forma u otra, lo que en consecuencia nos proporciona más o menos dinero. Esto hace que además sea bastante rejugable, ya sea por intentar completar todos los objetivos o superar nuestra valoración. Pero también hay otras misiones diferentes, como tener que escapar de un edificio en llamas tras acudir a una falsa llamada de trabajo.

El dinero se puede invertir cuando estamos fuera de dichas misiones para comprar nuevo equipo, herramientas o mejoras para los vehículos. Todo se puede mejorar, desde las herramientas que utilizamos hasta nuestro equipamiento, haciendo que poco a poco seamos más eficaces y facilitando algunas tareas que al principio costaba superar. El número de objetos que podemos llevar en el inventario es limitado, así que os recomendamos echar un ojo a la misión y así estudiar los útiles que os harán más falta para ella. Este equipamiento se decide al comienzo de cada tarea, siendo el proceso de selección bastante ágil.

Lo mejor de todo es que contamos con un modo multijugador cooperativo online que nos permite afrontar las diferentes misiones en compañía de otros jugadores, participando en las misiones hasta un total de cuatro. Es donde más hemos disfrutado de la aventura, encargándose cada uno de ciertas tareas que facilitan mucho su resolución, dando lugar a momentos un tanto absurdos y divertidos.

El apartado gráfico utiliza el estilo cell shading para darle el aspecto simpático y divertido de dibujos animados que buscaban. Los personajes cuentan con modelados sencillos y buenas animaciones, mientras que los escenarios son amplios y tienen varios elementos interactivos. Es cierto que no estamos ante ningún referente del género, pero cumple sobradamente gracias a unas físicas y efectos cuidados. Además funciona con fluidez sin necesidad de tener un equipo demasiado potente.

En el sonoro tenemos melodías que acompañan bien la acción y efectos de sonido trabajados. Las voces nos llegan en inglés, mientras que los subtítulos están en varios idiomas, entre los que podemos encontrar el castellano.

Como conclusión, Embr nos ha parecido un juego que sabe como entretener llevándonos hasta escenarios cargados de rutas, puzles y secretos a descubrir, poniendo cada vez más difícil el rescatar a los habitantes del lugar. Además su sistema de progresión es bastante satisfactorio y facilita completar algunas tareas que en principio se nos atragantaban. Pero lo mejor de todo es su multijugador al darnos algunos momentos surrealistas y muy divertidos al jugar con amigos. Como pega diremos que las misiones se nos han hecho un poco repetitivas, sobre todo si tenemos en cuenta que se pueden completar todas las misiones en unas tres horas, pero no hay que olvidar que el juego está en acceso anticipado, por lo que hay margen de mejora.

Si alguna vez habéis querido convertiros en héroes, Embr os llevará hasta el servicio de bomberos más alocado que hemos visto en mucho tiempo, ideal para ser disfrutado en compañía.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios