Análisis | Vídeos | 08 SEP 2020

Análisis de Hotshot Racing

Intensas carreras arcade con coloridos gráficos poligonales os esperan en Hotshot Racing, donde tendréis que hacer uso de un medidor de impulsos para intentar sacar ventaja a vuestros rivales.
Cartel Hotshot RacingPlay

Hotshot Racing es un título de carreras arcade que utiliza un peculiar estilo gráfico basado en grandes polígonos y mucho colorido para asemejarse a los juegos de los 90. Desarrollado por Lucky Mountain Games con la colaboración de Sumo Digital y distribuido por Curve Digital, aquícompetiréis en 16 pistas de todo el mundo manejando a uno de los ocho corredores disponibles, con montones de opciones de personalización y múltiples modos de juego donde poner a prueba vuestra destreza.

Sus mecánicas utilizan un sistema bastante sencillo, donde sólo nos dedicamos a acelerar y derrapar, movimiento que poco a poco va llenando una barra de nitro por porciones que después podemos utilizar para ganar impulso. Pero no es lo único a tener en cuenta, ya que los rivales son muy agresivos. Existe la posiblidad de conseguir un pequeño turbo si hacemos una buena salida para ganar posiciones y, para poder adelantarlos con más facilidad, podemos ponernos tras ellos para coger su rebufo y ganar aceleración temporalmente, algo que también sucede a la inversa. Todo esto hace que los adelantamientos se produzcan constantemente y no podamos perder la concentración. Es un título muy exigente, especialmente en las categorías superiores, donde cada pequeño error puede pagarse caro.

Como curiosidad, podéis jugar desde cinco perspectivas diferentes, que incluyen una vista interior del salpicadero, así como utilizar el cambio automático para las marchas o hacerlo manualmente. Según la posición que consigáis en las carreras obtendréis más o menos dinero. Pero lo mejor es que hay una serie de desafíos opcionales a superar que después desbloquean extras para la tienda que podemos comprar.

Tenemos un total de ocho personajes de diferentes nacionalidades (Alexa, Aston, Xing, Keiko, Marcus, Viktor, Mike y Toshiro) con cuatro vehículos cdiferentes cada uno entre los que elegir. Estos vehículos se diferencian en  velocidad, aceleración o derrape, haciendo que sean mejores o peores según el circuito elegido y con un manejo que hace que se sientan muy distintos entre sí. Y hablando de circuitos, tenemos un total de 16 con diferentes biomas y ambientaciones.

En cuanto a modos de juego, el primero y más destacado es Grand Prix, que se divide en cuatro grandes premios y a su vez en cuatro circuitos de dificultad ascendente. Cada uno de los grandes premios puede jugarse en tres dificultades (Normal, Difícil y Experto), siendo necesario participar en todas para conseguir todos los trofeos disponibles. El objetivo es conseguir la mejor puntuación posible en cada una de las carreras para sumar la obtenida en los cuatro circuitos e intentar conseguir la primera posición. Los grandes premios disponibles y sus circuitos son: GP1 – Excursión (La Marina, Área 41, Vuelta por el Templo y Castilllo Ferial), GP2 – Circuito Pro (Cementerio, Cueva Fósil, Mundo Océano y Autopista Real),  GP3 – Carrera de Élite (Carrera Jurásica, Carretera Caliente, Ciudad Alpina y Carrera en el Casino) y, por último, GP4 - ¡Hotshot! (Paraíso del Esquí, Ruinas del Templo, Centro y Vistas del Mar).

Después está el modo Carrera Individual, donde elegís un circuito por su temática (estando disponibles los mismos que en Grand Prix), el modo de juego, la dificultad y el número de vueltas. Las modalidades aquí disponibles son las siguientes: Arcade, en el que corremos hasta la línea de meta pasando por una serie de puntos de control cronometrados; Ladrones y Policías, en el que jugamos como ladrones evitando a la policía para intentar escapar con el dinero o como policías para intentar detenerlos; y Conduce o revienta, que nos obliga a mantener cierta velocidad y llegar a los puntos de control para evitar explotar.

A continuación tenemos Contrarreloj, lugar en el que, como su propio nombre indica, intentamos hacer nuestros mejores tiempos o aprender e intentar superar a los fantasmas de otros jugadores. Podemos jugar los circuitos de manera normal o en su versión invertida, apareciendo en el menú una tabla donde podemos consultar las mejores puntuaciones mundiales.

Para finalizar está el modo En Línea para jugar contra corredores de todo el mundo. Este modo se divide en Carrera Rápida para unirnos a una partida ya creada o personalizar la nuestra, y Clasificatoria, en el que competir con los mejores para ir ascendiendo en la clasificación. No hemos podido probarlo demasiado debido a la escasez de jugadores, pero en general nos ha funcionado bien y los huecos no completados por jugadores se rellenan con la IA.

Comentar que la mayoría de estas modalidades pueden jugarse de manera local para hasta cuatro jugadores a pantalla dividida, mientras que en el online pueden participar hasta ocho corredores. Puede parecer algo normal, pero siempre es de agradecer poder echar unas partidas competitivas locales junto a nuestros amigos en un juego de carreras arcade.

Por si fuera poco, el juego incluye una Tienda en la que, con el dinero conseguido, podemos comprar elementos de personalización para los vehículos y personajes. Para los vehículos tenemos paletas de colores, diseños, capós, parachoques, ruedas, faldones, maleteros, alerones, tubos de escape, ventiladores del capó, faros, volantes, salpicaderos, accesorios y muñecos. Los personajes, por otra parte, cuentan con varios trajes diferentes. Muchos de estos elementos sólo hay que comprarlos, pero otros tendréis que desbloquearlos al cumplir ciertos desafíos. Todo esto hace que sea un juego al que le tendréis que dedicar muchas horas para intentar desbloquearlo todo.

El apartado gráfico utiliza un estilo similar a lo visto en los juegos de carreras arcade de los 90, con enormes polígonos tanto para los personajes como para sus vehículos y en los escenarios, junto con unos diseños variados que hacen que cada lozalización se sienta diferente. Además resulta muy colorido, recordando rápidamente a títulos tan míticos como Virtua Racing o Cruis'n USA. Esto es bueno y malo a la vez, ya que resulta llamativo y hace que el juego funcione a unos estables 60fps, pero a veces cuesta un poco distinguir la carretera al fondo de la pista. No os preocupéis, no es un problema grave y os acostumbraréis tras unas partidas.

En el sonoro tenemos melodías muy animadas que le aportan frenetismo a las carreras acompañando bien en todo momento y sin llegar a destacar, buenos efectos de sonido y un comentarista en inglés que nos indica lo que seleccionamos y lo que ocurre en carrera. Algo que es de agradecer es que todos los textos nos lleguen en completo castellano.

Hotshot Racing es, como conclusión, un título que homenajea a los clásicos juegos de carrera arcade tridimensionales, con un apartado gráfico que utiliza un estilo colorido y de poca carga poligonal, controles sencillos y accesibles, un reto a la altura dividido en diferentes niveles de dificultad, y modalidades y extras que aseguran montones de horas de juego. Por poner alguna pega diremos que la IA nos ha parecido demasiado agresiva o que las pistas pronto empiezan a parecer escasas, pero sabe aguantar el tipo.

Aquellos que busquen diversión por encima de los gráficos y un estilo simple pero adictivo, encontrarán en Hotshot Racing un producto muy recomendable y a un precio realmente atractivo.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios