Análisis | Vídeos | 20 NOV 2019

Análisis de House of Golf

Tags: Switch
Descubre los diferentes desafíos que puede ofrecer una casa con House of Golf, el nuevo juego deportivo de estilo arcade creado por Atomicom.
Cartel House of GolfPlay

House of Golf es, como su propio nombre indica, un juego de golf de estilo arcade cuyo objetivo no es otro que intentar entrar la bola en el hoyo con el menor número de golpes posible, todo elloen circuitos que tienen lugar en varios rincones de una casa. Desarrollado por Atomicom, estamosante un juego accesible, con 135 niveles a nuestra disposición, multijugador local y varios desbloqueables que hacen que sea bastante duradero.

Sus controles son muy sencillos y son explicados en una sección del menú principal. Aquí podemos apuntar hacia la izquierda o derecha, con una guía fantasma que nos indica la dirección del disparo, para posteriormente apretar el botón A y así aplicar una fuerza de golpeo, pudiendo incluso girar la cámara para adaptarla a la mejor posición. Si nos quedamos atascados siempre es posible restablecer la bola con su respectivo castigo en forma de tiros realizados. Además contamos con una interfaz muy clara que siempre nos indica el número del jugador al que le toca golpear la bola (en el caso del multijugador), el hoyo en el que nos encontramos, el par del hoyo y el número de tiros realizados.

Aquí debemos comentar que las físicas de la bola están muy conseguidas, con impactos en los que se siente un peso y movimientos bastante realistas, aunque esperábamos algo más de interacción con parte del mobiliario de los escenarios, ya que se siente prácticamente la misma dureza con todos los objetos, los cuales además son inamovibles. Comentar también que a veces hay ciertos obstáculos invisibles, pero se pueden sortear gracias a la guía fantasma.

En total tenemos cinco localizaciones de la casa: garaje, cocina, salón, habitación y ático; cada una con 27 hoyos a completar que se dividen a su vez en tres dificultades (fácil, normal y difícil). Es un número que nos ha parecido suficiente, con escenarios perfectamente estudiados para que puedan ser completados con un hoyo en uno, mucha variedad de estancias en las que encontraremos objetos mundanos que sirven como obstáculos y rampas y atajos que nos toca investigar a fondo. Además se pueden repetir tantas veces como queramos para intentar superar nuestra calificación.

Los modos de juego no ofrecen mucha variedad, encontrando sólo dos de ellos: Único Hoyo, donde elegimos un hoyo de los 135 disponibles para intentar conseguir la mejor puntuación posible, y Campeonato, que nos propone jugar los nueve hoyos seguidos de una dificultad y localización con el fin de obtener, de nuevo, la mejor puntuación. No son nada originales, pero al menos permite participar hasta a seis jugadores de forma local en cualquiera de ellos para organizar partidas con nuestros amigos, donde los jugadores simplemente tendrán que pasarse el mando cuando les llegue su turno.

La duración total del juego no es muy extensa, pudiendo completar todos los hoyos en pocas horas. Eso sí, intentar conseguir el hoyo en uno en cada uno de ellos es un reto que os hará rejugarlos muchas veces. Además, y a modo de incentivo, hay muchas bolas diferentes a desbloquear cumpliendo una serie de objetivos, tales como jugar cierto número de hoyos, completar escenarios, obtener todas las estrellas de una categoría o hacernos con todas las medallas que aparecen tras completar un nivel por primera vez.

El apartado gráfico no está nada mal, pero no esperéis nada demasiado espectacular. Los escenarios son variados y cuentan con varios detalles que nos hacen sentirnos pequeños ante el conjunto, con elementos propios de cada una de las estancias que sirven como obstáculos. Eso sí, cuentan con texturas planas que afean el resultado. Lo que sí nos ha gustado es la bola, cuyas físicas han sido muy trabajadas. La cámara, por otra parte, falla en ocasiones cuando hay un obstáculo cerca.

Las melodías acompañan bien nuestras partidas, aunque al haber tan pocas pueden hacerse repetitivas con el paso del tiempo. Los efectos cumplen, mientras que los textos nos llegan en varios idiomas, entre ellos el castellano.

Como conclusión, House of Golf es un título que recomendamos para jugar en familia al tener unos controles muy accesibles y un planteamiento tan sencillo, pudiendo participar hasta seis jugadores de manera local con un solo mando. El número de hoyos no está nada mal, pero pueden completarse en pocas horas y los incentivos para rejugarlos se limitan a superar nuestras puntuaciones o conseguir nuevas bolas. Además, hay pocos modos de juego, siendo estos demasiado simples.

Aún así, estamos ante un juego que divierte por lo desafiante que resulta completar algunos hoyos de un solo golpe en las dificultades más altas, pero al que se le echan en falta más contenidos.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios