PC
Xbox One
PS4

Análisis de Hunt: Showdown

Tras su estreno en PC y Xbox Game Preview, Hunt: Showdown, el western oscuro competitivo de supervivencia de Crytek, llega a PlayStation 4 y Xbox One.

Cartel Hunt Showdown
Play

Hunt: Showdown es shooter multijugador competitivo online en primera persona centrado en la supervivencia que se desarrolla en un amplio mundo abierto, con partidas en las que nos enfrentamos a la IA enemiga y a otros jugadores. Se trata un título en el que arriesgamos todo en cada sesión de juego, ya que si nuestro personaje muere perdemos todo el equipamiento conseguido hasta el momento, aunque no así la experiencia, que se mantiene a lo largo de todo el linaje. Esto permite ir siendo cada vez mejores y que pensemos detenidamente nuestros movimientos, ofreciendo los enemigos generosos botines con los que hacernos cada vez de armas más poderosas.

Aunque no cuenta con una historia en sí, el juego nos traslada hasta los pantanos de Luisiana, donde formamos parte de un curtido grupo de pistoleros que deben librar al mundo de los despiadados monstruos que allí se encuentran, tales como zombis, brujas o arañas entre otras extrañas criaturas, consiguiendo así botines que poco a poco nos convierten en mejores vaqueros.

Nada más comenzar nos da a elegir a nuestro primer cazador, que normalmente se diferencia del resto en el equipamiento, con un inventario limitado, y sus rasgos. También contamos con dos esquemas de control: Gunslinger, un estilo que se centra en la acción, y Cazador, que está más pensado para el sigilo y los ataques cuerpo a cuerpo. Por supuesto, no podían faltar los niveles de dificultad, entre los que encontramos el básico, avanzado y profesional, diferenciándose en el número de enemigos disponible, su armamento y salud, la cantidad de munición, los puntos de mejora de salud o si hay más o menos armas cerca de la guarida del objetivo.

Después empezaréis una misión de entrenamiento, que viene a ser una versión reducida de una misión de Caza del Botín. Aquí aprenderéis los fundamentos básicos, los cuales resultan muy sencillos de comprender. A lo largo del juego encontaréis diversos contratos que llevan a localizar un objetivo oculto por los escenarios, teniendo que buscar hasta tres pistas en las diversas localizaciones para ir acotando poco a poco su posición hasta dar con él para intentar matarlo, desterrar su cuerpo, obtener la ficha de botín y abandonar el lugar en un punto de extracción.

El modo Caza del Botín es muy similar, pero pueden participar hasta cinco grupos de dos jugadores por hacerse con el premio, enfrentándose entre ellos por localizar el objetivo, defendiendo la zona cuando destierran el cuerpo de la criatura en cuestión para obtener la ficha de botín y después aguantando un tiempo determinado en el punto de extracción sin que nos quiten dicha ficha, todo ello antes de que se agote el tiempo en el que expira el contrato. Se trata de un modo muy divertido y original que desata una gran competición por conseguir la recompensa final, siendo la cooperación entre los jugadores fundamental para obtener la victoria.

Pero no se trata del único modo de juego disponible, también tenemos Juego Rápido, donde elegimos un Cazador para buscar armas por los escenarios y competir con otros 11 jugadores por absorber la energía del manantial, ganando la partida  aquel que consiga mantener toda la energía del manantial al final la partida de 15 minutos, aunque vivamos o muramos, mantenemos toda la conseguida. También hay un modo llamado Contratos, que es muy similar al principal pero no se nos da información sobre la ubicación en la partida, los objetivos o la hora del día.

Sus mecánicas  son muy similares a las vistas en otros shooters en primera persona, donde nos podemos desplazar en cualquier dirección con total libertad, saltar, agacharnos, usar objetos de una rueda de selección o las armas que llevamos equipadas, con la posibilidad de apuntar con precisión, recargar el arma o atacar cuerpo a cuerpo. La mayor diferencia viene dada por dicho armamento que, al ser algo rudimentario y estar ambientado en el Oeste, cuenta con poca precisión y la forma de recargarlo es algo lenta, teniendo que pensar detenidamente cada disparo antes de actuar por la escasez de balas y el tiempo de espera hasta el próximo.

Contamos con un gran mapa abierto cargado de zonas a visitar, pudiendo utilizarla visión oscura para localizar la posición de las pistas que necesitamos y así acercanos a nuestro objetivo. Es un escenario que invita a utilizar el sigilo para evitar llamar la atención de los enemigos, pero hay muchos elementos que pueden jugarnos una mala pasada, tales como cristales rotos, campanillas o una bandada de pájaros que huye a nuestro paso entre otros, haciendo que los enemigos se avalancen sobre nosotros rápidamente. Por suerte, tenemos un mapa que podemos consultar en cualquier momento para elegir la ruta que mejor nos convenga.

Un aspecto muy importante del juego es el sistema de progresión. Aquí existe la muerte permanente a partir del nivel 10, donde además de perder a nuestro cazador también perdemos su equipamiento y dinero. Al menos conservamos la experiencia conseguida hasta el momento, lo que permite tener acceso a mejores armas para nuestro linaje según subimos de nivel, aunque para ello debemos acumular dinero nuevamente y comprarlas. Es importante saber que los nuevos cazadores que nos dan a elegir son completamente aleatorios y cada uno tiene una serie de habilidades y equipamiento que quizás no podríamos haber conseguido con otros, teniendo que adaptar de nuevo nuestro estilo de juego a la nueva adquisición.

La interfaz funciona bastante bien durante las partidas, con un acceso rápido a todos nuestros objetos mediante una rueda de selección y al mapa con un simple botón. No ocurre lo mismo con los menús del juego, están más pensados para el uso del teclado y ratón, siendo algo torpe a la hora de moverse por ellos utilizando los mandos al tener un puntero que tenemos que desplazar con el stick analógico.

Los enemigos son variados, pero es algo que se nota más cuando nos enfrentamos al objetivo de los contratos. Estos combates son muy intensos, ya que los enemigos cuentan con todo tipo de movimientos que debemos estudiar si queremos darles caza. No hay que olvidar que también contamos con la presencia de otros cazadores que le añaden un punto extra de tensión a estos duelos.

El apartado gráfico nos ha gustado bastante, utilizando una mezcla de película del oeste con un toque sucio y oscuro que le añade ese toque de tensión que buscan. Los personajes están bien modelados y animados, al igual que sucede con los enemigos, mientras que los escenarios son amplios y cuentan con varias localizaciones a visitar. Como pega diremos que hemos notado alguna carga tardía de texturas y partes del escenario, pero no se trata de nada demasiado grave teniendo en cuenta su gran mundo.

El sonoro nos ha gustado mucho más, con una banda sonora que ambienta muy bien las partidas y un tema principal a la altura. Los efectos de sonido en 3D nos indican la posición de los enemigos y nuestros rivales, algo que también sucede a la inversa. Es algo que cabe recalcar, ya que incluso desde el propio juego nos recomiendan hacer uso de los cascos para vivir una experiencia más inmersiva. Los textos, por otra parte, nos llegan en perfecto castellano.

Hunt: Showdown es, en conclusión, un título multijugador online competitivo muy divertido y original en su propuesta, ya que nos enfrenta tanto a otros jugadores como a la IA enemiga de manera eficaz y ofrece muchos elementos estratégicos a estudiar. Todavía quedan cosas por mejorar, como un sistema de emparejamientos más justo, la reducción de algunos tiempos de carga o encontrar a otros jugadores con más rapidez, pero en general es muy satisfactorio. Nos hubiera gustado, eso sí, algún modo para un solo jugador, requiriendo el juego la conexión permanente online.

Aquellos que busquen un título original, táctico y muy competitivo lo encontrarán en Hunt: Showdown, donde la muerte permanente hace que siempre estés calculando tus próximos movimientos.



Video Análisis

Análisis

Análisis

Análisis

Más Contenidos