Análisis | Vídeos | 19 OCT 2018

Análisis de Life is Strange 2 - Episode 1 - Roads

Tags: PC Xbox One PS4
La esperada aventura de Dontnod Entertainment continúa con Life is Strange 2, donde contamos con unas mecánicas simplificadas y una historia prometedora de la que os hablamos en nuestro análisis.
Cartel Life is Strange 2 - Episodio 1 RoadsPlay

Life is Strange: Episodio 1 – Roads es el primer capítulo de la esperada secuela del título de Dontnod Entertainment, una aventura gráfica en la que nos toca investigar los escenarios y tomar decisiones que marcarán el rumbo de la aventura. Aquellos que hayáis jugado a Las increíbles aventuras del Capitán Spirit podrán hacerse una idea de lo que va el juego, donde además se presentan algunos de los personajes. En general, más allá de ciertas mecánicas jugables y de ambientarse en el mismo universo que el del juego original, ha cambiado bastante, encontrando a dos protagonistas completamente nuevos con su propia trama.

Su historia se centra en los hermanos Sean y Daniel Diaz, de 16 y 9 años respectivamente, quienes tras un trágico incidente se ven obligados a huir de su casa en Seattle. Ambos ponen rumbo a México, el país natal de sus padres, por temor a la policia y a que descubran su secreto, un misterioso poder sobrenatural. Este viaje es duro, por lo que Sean tendrá que cuidar de su hermano y tomar decisiones que cambiarán sus vidas.

Este argumento empieza de una forma un tanto abrupta, pero poco a poco se va ganando nuestro interés con personajes carismáticos, los cuales nos presentan muy detalladamente para que podamos empatizar con ellos. Como ya pasaba en el anterior juego, hay mucha crítica social, tratando temas como el racismo, la violencia policial, los problemas de la adolescencia o tener que afrontar diferentes desafíos por primera vez entre otros, aunque en general se centra en la relación entre los dos hermanos y la etapa de aprendizaje del más pequeño.

Las mecánicas jugables se han simplificado de forma notoria, pudiendo mover al protagonista por los escenarios con libertad, mirar ciertos objetos  o simplemente interactuar con ellos. También contamos con un móvil donde consultar los mensajes que nos mandan nuestros amigos. Pero la parte más novedosa viene dada cuando Daniel se une a su hermano, donde tenemos que ser un ejemplo para él y enseñarle unos valores. Aquí podemos darle una serie de órdenes, así como consentir o negarle algo según creamos que es lo más adecuado para él.

En cualquier momento podemos acceder al inventario para ver los útiles conseguidos, consultar los objetivos y el dinero que llevamos encima, el cual juega un papel fundamental en la aventura. Con este dinero tenemos que comprar comida o invertirlo en otras tareas secundarias, aunque si no lo administramos bien podemos encontrarnos en un apuro. También es posible consultar los dibujos que hemos hecho en nuestro cuaderno, siendo una de las aficiones de Sean.

Como veréis, hay muchos elementos interactivos que, si bien no tienen un gran peso en la trama, nos permiten conocer más a los personajes y descubrir nuevos detalles sobre su mundo. Esto nos anima a registrar cada rincón de los escenarios, por insignificantes que puedan parecer los objetos que se encuentran en ellos.

Pero lo más destacado, como ya pasaba en la primera entrega, es la toma de decisiones. Es cierto que al ser el primer episodio apenas vemos las consecuencias de nuestras acciones, siendo la mayoría de respuestas bastante triviales, pero esperamos que con el resto de capítulos poco a poco se vayan notando más. Además nos sirven para adaptarnos a sus mecánicas si no jugamos a la anterior entrega.

La duración tampoco es muy extensa, aunque al tratarse de sólo un episodio es algo normal. Para extender su duración, ahora tenemos como coleccionables objetos que almacenamos en nuestra mochila y una serie de dibujos que podemos hacer en determinados lugares observándolos y moviendo el stick para que dibuje en su cuaderno. Esto hace que sea un poco más rejugable, aunque no esperéis nada complejo.

El apartado gráfico ha mejorado en calidad gracias al cambio de motor gráfico, notándose todo en general mucho más cuidado pero sin perder el estilo gráfico que tanto caracterizaba al primer juego, aunque no esperéis nada del otro mundo más allá de algunas estampas bastante vistosas. Se agradece, eso sí, que funcione con bastante fluidez para que nos metamos más de lleno en su historia.

Mención aparte para el sonoro, que cuenta con estupendas melodías que nos introducen en su mundo, ya sea con temas más tranquilos para los momentos de relax u otros emotivos bastante bien introducidos. Para acompañarlas tenemos un gran doblaje en inglés y, esta vez sí, textos en castellano desde el primer día, con algunos terminos coloquiales un tanto pasados de moda.

Life is Strange: Episodio 1 – Roads nos ha dejado con ganas de más, con un argumento que despierta muchas dudas y una jugabilidad que, a pesar de cumplir, no ofrece tantas posibilidades como en el primer juego, teniendo más peso las decisiones que tomamos al criar a Daniel. Todavía es pronto para conocer como transcurrirá todo, pero apunta maneras y si se añaden algunas mecánicas más para que gane profundidad jugable puede convertirse en una gran aventura.

A pesar de distanciarse de los visto en el primer título, creemos que gustará a sus seguidores, tratando de nuevo problemas sociales que os harán reflexionar.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios