Análisis | Vídeos | 23 OCT 2019

Análisis de Medievil

Tags: PS4
Revive la aventura original de Sir Daniel Fortesque en Medievil, que ahora se lanza para PlayStation 4 completamente rehecho y combinando su clásica jugabilidad con un lavado gráfico y ciertas novedades, todo justo a tiempo para Halloween.
Cartel MedievilPlay

Medievil es un juego de acción, puzles y plataformas que se desarrolla desde una perspectiva aérea en tercera persona. Desarrollado originalmente por Cambridge Studio, esta nueva versión corre a cargo de Other Ocean Interactive, quienes se han mantenido fieles a su esencia y le hanañadido un renovado aspecto gráfico, mejoras en su jugabilidad y otros pequeños cambios, como la posibilidad de cambiar la vista a una que se sitúa tras el hombro del protagonista y hace que se sienta diferente.

Su historia nos lleva hasta el reino de Gallowmere, donde un brujo llamado Zarok, arrogante y despiadado, odiaba a sus compatriotas por ser sencillos y pacíficos, así que reunió un ejército de demonios y planeó adueñarse de todo el lugar. Según cuenta la leyenda, el campeón del rey, Sir Daniel Fortesque, condujo al ejército al campo de batalla, donde encabezó la carga contra la multitud de condenados, acabando con ellos y con el hechicero pese a estar herido de muerte. Ese fue el primer día de un periodo de paz de cien años, pasando a la historia como el Héroe de Gallowmere.

Pero nada más lejos de la realidad, ya que nuestro protagonista cayó en la batalla contra el brujo al recibir un flechazo que acabó con su vida al instante. Ahora el malvado hechicero Zarok ha vuelto y se ha hecho con un gran ejército, teniendo que ponernos en los huesos de Sir Daniel Fortesque, quien ha sido resucitado accidentalmente por su mayor enemigo, para detener sus perversos planes, salvar el reino de Gallowmere y ganarse un hueco como el verdadero héroe del lugar.

La trama es la misma que pudimos disfrutar en el juego original y, aunque es algo simple, está bien llevada y cuenta con mucho humor para hacer que sea más llevadera. Destacar sobre todo a nuestro protagonista, el cual desprende mucho carisma. Además, todo llega completamente traducido y doblado al castellano, no encontrando ningún tipo de problemas en este sentido.

Las mecánicas siguen siendo muy similares, pero se han hecho pequeños ajustes para hacer que resulte más accesible en general. Aquí podemos atacar con una de las dos armas que llevemos equipadas (o nuestro brazo si lo creemos necesario) cambiando entre ellas cuando queramos, defendernos o saltar. Las armas arrojadizas y los proyectiles se pueden gastar, teniendo que gastar el dinero que conseguimos para conseguir más en las gárgolas comerciantes. Mientras tanto, los escudos nos sirven para protegernos de los impactos enemigos y algunas tramas, desapareciendo una vez que se gasta su resistencia. También encontraréis botellas de vida, las cuales resucitan al protagonista cada vez que cae en combate. En general funciona bastante bien por la recolocación de botones, los pequeños ajustes en las físicas y tener unos mejores giros, pero pensamos que podría dar más de sí, haciendo que al final nos dediquemos sólo a aporrear botones hasta acabar con los rivales.

Hay varios tipos de armas a conseguir a lo largo de la aventura, si bien requieren que antes se cumplan ciertos requisitos. Estos se basan en recoger el cáliz disponible en cada nivel, el cual se activa tras derrotar a los enemigos y rellenarse con sus almas. Una vez obtenido y completada dicha fase, viajaréis hasta la Galería de Héroes, donde conoceréis a otros héroes del juego que ofrecen sus mejores armas. Las encontraréis de todo tipo: espadas, dagas arrojadizas, hachas, ballestas o arcos entre muchas otras. Pero lo mejor es que hay diferentes habilidades a aprender con ellas que os permitirán acabar con vuestros rivales de otras formas.

En cuanto a la cámara, ha mejorado respecto al juego original al hacer cambios menos bruscos, pero es cierto que sigue dando problemas en los lugares cerrados o cuando un objeto se sitúa frente a nosotros. Al menos podemos ajustarla un poco utilizando el stick analógico derecho, encontrando como novedad una perspectiva que se sitúa tras el hombro del protagonista al apretar un simple botón. No es demasiado cómoda, pero nos permite visualizar mejor el escenario que nos rodea y contemplar las novedades incorporadas.

Lo que sí nos ha gustado ha sido la interfaz, que resulta mucho más clara y ágil que en el juego original. Ahora podemos llevar equipadas dos armas entre las que podemos cambiar ágilmente en cualquier momento, aunque si accedemos al menú podemos sustituirlas por otras. También podemos ver la vitalidad de Sir Daniel Fortesque, así como la resistencia que le queda a su escudo y la cantidad de objetos que podemos usar. Además, contamos con la ayuda de un fuego fatuo que nos marca a los enemigos para atacarlos con más facilidad desde la distancia y que nos avisa si hay algo que merezca la pena investigar más de cerca.

Encontraréis más de 50 enemigos diferentes a derrotar, cada uno con debilidades que deberéis estudiar para poder acabar con ellos, estando casi siempre relacionadas con el arma que llevemos equipada. No esperéis un comportamiento demasiado complejo, ya que normalmente si limitan a ir contra nosotros rápidamente y atacar. Lo mismo ocurre con los jefes, los cuales cuentan con movimientos demasiado básicos y son sencillos de derrotar.

Los escenarios, por otra parte, siguen siendo bastante pasilleros al conservarse la estructura del original, pero encontraréis varios caminos a recorrer, muchos objetos a destrozar y secretos escondidos en cada rincón. Al menos se agradece que haya una gran variedad de localizaciones a visitar, todo con ese toque oscuro pero colorido que tan bien le sienta.

El juego se divide en diferentes niveles a los que accedemos desde un mapa cuyas zonas se van desbloqueando a medida que completamos otras. Al principio puede parecer poco útil, pero se nos indica qué tesoros nos faltan por conseguir del lugar para que podamos volver en un futuro y descubrir nuevos secretos a los que no tuvimos acceso por no disponer del utensilio necesario para llegar.

Lo que más nos sigue gustando del juego son los puzles, siendo algunos opcionales para descubrir nuevas zonas o secretos y otros imprescindibles para avanzar en la aventura. Puede que en un primer momento parezcan sencillos, pero llegado el momento descubriréis algunos realmente bien diseñados y que os llevará un tiempo descifrar. Las zonas de plataformeo están presentes y, aunque todavía tiene margen  de mejora, es cierto que son más sencillas de superar gracias a los ajustes en el control.

La duración de la aventura principal da para unas siete horas, aunque hay una serie de coleccionables y retos que se han incorporado como novedad y le añaden algunas horas más de juego. Además hay alguna que otra sorpresa interesante relacionada con este tema, aunque preferimos que la descubráis vosotros mismos.

El apartado gráfico nos ha gustado, pero esperábamos algo más de él. Los personajes cuentan con modelados, animaciones y físicas de choque mejorables, mientras que los escenarios, a pesar de mantenerse fieles y tener mejoras, más detalles y distancia de dibujado, no siempre se encuentran al mismo nivel. Al menos la dirección artística sigue siendo muy buena a día de hoy, con localizaciones variadas y colores muy vivos para su lúgubre ambientación, siendo aún más llamativos por la utilización de una iluminación más avanzada. Además, dependiendo del modelo de la consola, funciona con más o menos fluidez, algo que puede llegar a molestar.

La banda sonora ha sido remasterizada, corriendo a cargo de Andrew Barnabas y Paul Arnold, quienes crearon las melodías del juego original. Sigue estando a un gran nivel, con ese toque oscuro y divertido que tan bien le sienta. Las voces nos llegan en completo castellano, no estando nada mal el trabajo realizado, aunque nuestro protagonsita se limita a hacer pequeños ruidos. Los textos, por otra parte, nos llegan en el mismo idioma.

Medievil es, como conclusión, muy fiel a sus orígenes, manteniendo su sistema de combate, unos escenarios lineales pero cargados de secretos y puzles que siempre es un placer completar, todo ello con pequeños ajustes que hacen que en general sea más accesible y satisfactorio. Es cierto que la cámara sigue dando ciertos problemas y que en lo técnico podría dar más de sí, pero es una gran oportunidad para descubrir todo un clásico. Además, la nueva cámara nos permite ver mejor el nuevo modelado de los personajes y detalles de los escenarios que antes no podíamos disfrutar.

Un título pensado sobre todo para los aficionados del original, donde se han realizado ciertos cambios para que resulte más satisfactorio pero sin perder su esencia. Si alguna vez habéis querido jugarlo, ésta es vuestra oportunidad, sobre todo teniendo en cuenta que se lanza a precio reducido.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios