Análisis | Vídeos | 30 ABR 2019

Análisis de Mortal Kombat 11

La franquicia de lucha más bestial de todos los tiempos regresa con Mortal Kombat 11 que, para delicia de los aficionados, conserva toda la esencia de los originales e incorpora nuevos elementos para convertirlo en algo aún mejor.
Cartel Mortal Kombat 11Play

Mortal Kombat 11 es un juego de lucha uno contra uno con elementos tridimensionales pero que se desarrolla lateralmente. Como bien sabréis, se trata de una saga que siempre se ha caracterizado por la brutalidad de sus combates, destacando los elementos gores que en estaocasión tampoco podían faltar. En general se siente como las primeras entregas de la franquicia, pero con ciertos aspectos mejorados como un apartado gráfico más cuidado que se adapta a nuestros tiempos, montones de modalidades de juego, personajes clásicos y otros nuevos con movimientos nunca vistos y multitud de elementos de personalización desbloqueables que aseguran muchísimas horas de juego.

Su historia sigue los hechos acaecidos en anteriores entregas, donde Raiden intenta defender la Tierra de las amenazas enemigas, asumiendo incluso un poder más oscuro. Esto le ha llevado a alterar el equilibrio entre la luz y la oscuridad y algunas líneas temporales, por lo que Kronika, un ser capaz de controlar el tiempo, busca repararlas. Para ello une todas en una única en la que pasado y presente se funden, donde el Raiden actual nunca puede existir.

Este argumento nos ha encantado, estando todo contado mediante cinemáticas de una calidad exquisita, con una narración impecable llena de giros inesperados y sirviendo de escusa para ver de nuevo a nuestros héroes favoritos de antaño y compararlos con sus versiones actuales. Además se hace muy amena, con transiciones entre las mismas y los combates sin cargas para que nos sintamos parte de él, pudiendo incluso a veces decidir con que personaje queremos luchar de entre las opciones que nos ofrecen.

Los controles son sencillos de aprender, pero difíciles de dominar. Aquí tenemos cuatro botones que nos permiten atacar al rival con cada una de las extremidades, ya sea agachado, de pie o saltando, así como la posibilidad de bloquear, agarrar al rival y desplazarnos lateralmente. Estos se pueden combinar entre sí para dar lugar a movimientos especiales y combos devastadores capaces que quitar una gran porción de la barra de vitalidad.

Algo que ha cambiado bastante es el sistema de bloqueos, donde ya no sólo cuenta la altura. Ahora podemos contraatacar con un ataque posbloqueo, utilizar reincorporaciones y, si somos precisos, ejecutar un bloqueo perfecto para reducir el daño y lanzar un ataque para prevenir el combo del rival. Esto le aporta un toque táctico muy interesante que os hará entrenar para conocer bien a vuestro personaje favorito.

Los rayos X vuelven, pero en esta ocasión son conocidos como Fatal Blows y sólo pueden realizarse cuando nuestra vitalidad es menor del 30%. Comentar que, si estos movimientos aciertan, no podréis utilizarlos más en ese combate, lo que os llevará a usarlos con más cautela. Junto a ellos tenemos a los ya clásicos Fatalities, unos movimientos finales realmente espectaculares y muy sangrientos en los que destrozaréis a vuestro rival. También regresan los Brutalities, movimientos que se realizan en el último momento del combate, y las Provocaciones Finales con las que humillar al rival, para aportarle más variedad al juego.

Lo mejor, y como mayor novedad de esta entrega, es que tenemos un indicador de movimientos especiales potenciados en la esquina inferior de la pantalla que nos permite potenciar ciertos movimientos de ataque, así como otros defensivos con los que realizar maniobras, recuperaciones e incluso utilizar determinados elementos de los escenarios a nuestro favor. Se recargan con rapidez, así que podréis utilizarlo varias veces a lo largo del combate para aportarle una mayor carga estratégica. Viene en sustitución de la barra de energía del anterior juego para que no tengáis que preocuparos por ella, habiendo prescindido incluso de la habilidad de correr de los personajes.

Y hablando de personajes, tenemos un elenco de 24 luchadores, siendo Frost la única que no está disponible desde el principio al desbloquearse en la historia. A ellos hay que sumarle Shao Kahn, el cual se obtiene con la reserva del juego. Aquí encontraréis algunos clásicos como Scorpion, Johnny Cage, Raiden, Kano, Jax o Sonia Blade, así como otros que no vimos en el anterior juego como Noob Saibot o Skarlet. Como novedades llegan Cetrion, Geras y Kollector, todos muy variados entre sí y desprendiendo mucho carisma. Pueden parecer pocos, pero cuentan con tantos movimientos, skins y elementos de personalización que casi siempre nos da la sensación de estar enfrentándonos a combatientes distintos. Lo que menos nos ha gustado es que uno de los jefes del juego, del que obviamente no hablaremos, por ahora no es controlable.

Comentar también que hay un pase de temporada llamado Kombat Pack que sumará a otros seis contendientes, siendo el primer confirmado Shan Tsung. Pueden comprarse por separado, aunque con este pack tendréis una semana de acceso anticipado, siete skins de personaje exclusivas y siete conjuntos de equipo exclusivos. Todavía desconocemos la identidad del resto de luchadores, pero dada la trama del juego puede ser cualquiera de la franquicia o incluso invitados de otros universos.

Los escenarios son muy variados y, al no poder correr, algo más pequeños que en la anterior entrega. Eso sí, son vistosos, están cargados de detalles y cuentan con algunos elementos interactivos que podemos usar en nuestro favor, siendo algunos de ellos realmente sorprendentes. Encontraréis un total de 21 localizaciones, estando un par de ellas bloqueadas al inicio. Hemos echado un poco en falta los fatalities que tenían lugar en ellos, pero no es nada preocupante.

Uno de los aspectos que más nos ha gustado es la gran variedad de modos de juego disponibles. En primer lugar está Konquistar, que a su vez se divide en varios submodos: Historia, del que os hemos hablado con anterioridad; las Torres del tiempo, donde encontraréis desafiantes torres que cambian cada cierto tiempo con objetivos y premios variables, pudiendo incluso utilizar consumibles para facilitar la tarea; después están las Torres Klásicas, que se dividen en diferentes niveles de dificultad y son similares a un modo arcade donde ver los finales exclusivos de cada personaje, junto a una torre sin fin donde derrotar a tantos rivales como podamos y otra de supervivencia muy similar pero sin poder recuperar salud entre peleas.

Pero uno de los elementos más destacados aquí es la Kripta, que regresa para poder conseguir diferentes desbloqueables a cambio de monedas, almas y corazones en los cofres. Entre ellos encontraréis equipo para los personajes, apariencias, habilidades, arte conceptual, recetas o música, llevando multitud de horas conseguirlo todo. Lo mejor es que ahora ha cambiado y se ha convertido en una especie de juego de rol en tercera persona donde exploramos los escenarios recogiendo útiles para encontrar caminos secretos, resolver puzles y descubrir algunas de las localizaciones más emblemáticas de los anteriores juegos. Hemos echado en falta, eso sí, algunos combates que hicieran este viaje más ameno, recompensas más jugosas con las que agilizar el proceso de conseguir los desbloqueables y una cámara que diera menos problemas en los lugares cerrados, pero no es nada demasiado importante. Lo que no gustará a los jugadores es que se hayan incluido micropagos, pero os aseguramos que todo se puede conseguir con paciencia.

Por otro lado tenemos la modadlidad Pelear, que también se divide en otros submodos: Local, donde podréis pelear contra un amigo o la IA rival eligiendo un personaje y el lugar en el que queramos combatir; Torneo, que como su propio nombre nos indica nos permite crear torneos de manera local; En línea, lugar que nos lleva pelear contra otros jugadores online creando salas, jugando de manera privada, en partidas informales o clasificatorias; y por último Kombate de IA, donde enviamos a nuestro equipo de luchadores personalizados de la IA para pelear contra otros equipos. Son muy entretenidos y queremos destacar el buen funcionamiento del online, emparejándonos con rapidez y donde apenas hemos encontrado lag.

Si queréis pulir vuestras habilidades siempre podéis acceder al menú Aprender, en el que encontraréis diferentes modalidades que os serán de mucha ayuda. Aquí tenemos el clásico Tutorial donde se explican los conceptos básicos, nociones avanzadas y de estrategia, así como otras lecciones dedicadas a dominar cada uno de los personajes. Una vez aprendidas podemos ir a Entrenar, zona en la que pelearéis contra una IA programable para mejorar vuestras habilidades, o Entrenar Fatalities.

Pero lo que sin duda nos ha gustado más del juego es la Personalización. En este lugar podréis personalizar a todos los luchadores con lo que hayáis desbloqueado, ya sea con partes de equipo, skins, cinemáticas para las introducciones o las victorias, los fatalities, brutalities, provocaciones finales o habilidades, encontrando montones de elementos que harán que paséis infinidad de horas en este lugar. Otro elemento a tener en cuenta es que el equipo sube de nivel con su uso, lo que nos permite equiparle ciertas gemas que mejoran su poder. Por si fuera poco, podemos ajustar la IA para que luche por nosotros en la modalidad Kombate de IA.

Como véis, estamos ante un juego muy completo y que os mantendrá entretenidos durante meses si queréis desbloquearlo todo, a lo que hay que sumarle sus modalidades online. Incluye también un modo fotografía, si bien está limitado al menú de personalización, perdiendo así bastante valor. No queremos olvidar que el juego permite adquirir algunos artículos mediante cristales, los cuales se pueden obtener jugando o comprándolos directamente en PlayStation Store.

El apartado gráfico es impresionante, con personajes genialmente modelados, animados y muy expresivos, junto con escenarios muy cuidados, llenos de detalles y elementos interactivos. Los efectos, como la iluminación, son muy buenos, pero destacan nuevamente los movimientos especiales, los Fatalities y los Fatal Blows, con los que ver detalladamente como se fracturan cada uno de los huesos de los rivales. Además el juego funciona con mucha fluidez para que la jugabilidad no se resienta. Hemos de decir que no hemos probado la versión de Switch, por lo que no sabemos que cambios tendrá respecto al resto de versiones.

En el sonoro tenemos una banda sonora a la altura, con temas de gran calidad que le dan un toque muy cinematográfico al juego. Los efectos también son muy buenos, con sonidos que los fans reconocerán fácilmente y alguna que otra sorpresa. Las voces del juego, en esta ocasión, nos llegan en varios idiomas (inglés, francés, alemán e italiano), entre los que por desgracia no se ha incluido el castellano, pero gozan de una gran calidad. Al menos sí lo están los textos, lo que os permitirá comprender las mecánicas del juego y seguir la trama sin problemas.

Mortal Kombat 11 es, en definitiva, un título de lucha soberbio, con personajes bien diferenciados y equilibrados, montones de elementos de personalización para adaptarlos a nuestras necesidades y muchos modos de juego que os mantendrán enganchados durante multitud de horas. Quizás el mayor problema viene dado por los desbloqueables, los cuales pueden llevar bastante tiempo para ser conseguidos a no ser que utilicéis los micropagos, pero al final todo se consigue jugando. Comentar también que el juego requiere conexión permanente para tener acceso a ciertas modalidades y objetos, algo que puede no gustar a los jugadores.

Aún así, estamos ante la que sin duda es la mejor entrega de la saga, ofreciendo  unos combates divertidísimos y muchos desbloqueables que harán que no os separéis del mando. Así que, ¿quién es el siguiente?

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios