Análisis | Vídeos | 23 ABR 2020

Análisis de Moving Out

La mudanza comienza con la llegada de Moving Out, el nuevo juego de SMG Studio, DevM Games y la distribuidora Team17 para consolas y PC.
Cartel Moving OutPlay

Moving Out es un frenético y caótico juego de mudanzas donde hasta cuatro jugadores pueden colaborar para cumplir los objetivos de 50 niveles que nos llevan por toda la ciudad de Packmore,encontrando casas, oficinas o fábricas entre otros muchos lugares. Es un título pensado para cualquier tipo de jugador, con una amplia variedad de características de accesibilidad que permiten ajustar diversos apartados del juego y varias opciones de personalización para los personajes.

Su premisa nos lleva hasta la ciudad de Packmore, donde sus habitantes necesitan mudarse lo antes posible. Afortunadamente para ellos, los amigables Fulanos Adiestrados en la Reubicación de Trastos (F.A.R.T.) de la recién establecida compañía de mudanzas Smooth Moves están ansiosos por ayudar y participar en la agotadora labor.

No esperéis nada demasiado profundo en cuanto a historia, pero está bien tener un motivo para jugar. Lo que más nos ha gustado en este sentido son las referencias a otros juegos y las escenas, comentarios o pantallas de carga que aparecen de vez en cuando, estando llenas de humor para hacer que en general sea más llevadero. Además, todos los textos nos llegan en perfecto castellano para que no tengamos problemas a la hora de entender su funcionamiento.

Nada más comenzar nos toca elegir el número de jugadores (hasta un total de cuatro) y personalizar sus aspectos eligiendo apartados como el propio personaje, cuerpo, tres accesorios, variaciones del tono de piel, del color del pelo y un baile. Al principio no hay demasiadas opciones, pero poco a poco iréis desbloqueando otras nuevas. Después cogeréis vuestro camión de mudanzas y viajaréis hasta el mapeado de Packmore para tener acceso a todos los niveles que vamos desbloqueando en el juego.

Las mecánicas son muy sencillas, donde nos desplazamos libremente por los escenarios para llevar hasta el camión los objetos que los clientes quieren que traslademos, pudiendo agarrar, saltar, lanzar o golpear determinados objetos y criaturas. Todo esto suena muy sencillo, pero la verdad es que siempre encontraréis montones de obstáculos que se interpondrán en el trayecto, tales como animales que no dejan de incordiar, piscinas o la propia forma de los muebles, que nos obligan a dar un rodeo para llegar hasta el camión o romper ventanas, entre otras opciones.

Además, algunos objetos son muy pesados para un solo personaje, por lo que necesitaréis la colaboración de otros. Cuando esto ocurre, cuenta incluso la posición en la que los jugadores agarran los objetos, teniendo que situarse cada uno en una punta para poder lanzarlos. Aquí también entra en juego la coordinación al aparecer un medidor con el que los jugadores tendrán que ser precisos. No queremos olvidar los objetos delicados, los cuales tenemos que llevar hasta el camión sin tirarlos ni golpearlos para evitar que se rompan.

Un aspecto muy importante es saber gestionar el espacio del camión, ya que cada vez hay más elementos a guardar en el mismo y, si caen fuera, no podemos completar el objetivo. Para ello es muy necesario saber lanzar bien al fondo los objetos y colocarlos, pudiendo causar cualquier descuido que varios se salgan y tener que pedir de nuevo ayuda para colocarlas.

Los niveles nos han gustado mucho, siendo cada vez más amplios y con más diicultades a superar, haciendo que tengamos que plantearnos diversas estrategias para superarlos en el menor tiempo posible. ¿Es mejor sacar los objetos pequeños al principio para estudiar el escenario y saber por donde sacar los grandes o llevar primero los grandes al camión para que no tengamos problemas de espacio después? Hay muchas situaciones de este tipo y a veces nos obligan a elegir entre conseguir un buen tiempo o superar los retos optativos. Lo mejor es que no dejan de sorprendernos, teniendo que cruzar ríos, hacer mudanzas en aviones a punto de despegar, en trenes en movimiento, en el espacio… es muy completo en este sentido.

Hay ciertos obstáculos como superficies que resbalan, rastrillos que golpean si los pisamos, varios niveles de altura o piscinas y ríos en los que podemos caer y nuestro personaje se tiene que reiniciar, perdiendo un valioso tiempo en consecuencia. Pero eso no es todo, en ocasiones tendréis que resolver pequeños puzles a base de mover palancas, pulsar botones, esquivar trampas o hacer uso de ventiladores, aportándole variedad a su desarrollo.

Las misiones son siempre similares y nos invitan a meter un determinado número de objetos en el camión con un tiempo limitado. Dependiendo de lo que tardemos, podemos conseguir la medalla de oro, plata o bronce. Pero lo mejor es que hay unos objetivos secundarios a cumplir que nos proporcionan monedas, tales como no romper cristales, meter un gol en una porteria o dejar a un animal fuera de la casa, entre muchos otros. Hay tres por fase y, aunque en un principio no sabemos cuales son, estas tareas son visibles al completar un nivel por primera vez. Y no os preocupéis, podéis ir superando todas estas tareas individualmente y al final contarán como conjunto, no teniendo que hacerlo todo de golpe.

Las monedas que conseguís sirven para desbloquear máquinas en los recreativos. Estas máquinas cuentan con diferentes minijuegos basados en las mudanzas y algunos de los desafíos más complicados del juego. Eso sí, ayudan a ganar habilidad a la hora de afrontar otros niveles. En total encontraréis diez máquinas a conseguir, siendo cada vez más difíciles de superar.

Queremos añadir que, aunque es un título que puede jugarse perfectamente en solitario, se disfruta muchísimo más en cooperativo al notarse que está pensado para ello. El mayor cambio lo notaréis en los objetos pesados, que suponen tanto un gran reto jugando en compañía, por necesitar más coordinación a la hora de desplazarse y lanzarlos, como en solitario, que disminuyen su peso para que podamos transportarlos más fácilmente aunque no podemos lanzarlos. Esto hace que pierda parte de la gracia, por lo que siempre recomendamos jugarlo en compañía. Eso sí, el juego sólo tiene cooperativo local.

Otro extra interesante es que para que el juego sea disfrutado por todo tipo de jugadores sin importar su nivel de habilidad, cuenta con un modo asistido que reduce la dificultad de las partidas añadiendo ciertas ayudas. Además puede activarse o desactivarse en cualquier momento. También existen otras opciones para hacer que sea más accesible, tales como un tamaño de fuente ajustable o la opción de activar el modo para disléxicos.

En cuanto a duración, la aventura principal se compone de 50 niveles que lleva bastante tiempo completar. A ello hay que sumarle la rejugabilidad que ofrece por intentar conseguir nuestro objetivo en el menor tiempo posible, superar todos los retos secundarios y desbloquear todos los extras estéticos y de máquinas arcade.

Su apartado gráfico, sin ser nada demasiado pretencioso, cuenta con diseños muy simpáticos tanto para personajes como para escenarios, los cuales además están cargados de detalles y elementos interactivos. Lo que más trabajado está, como no podía ser menos, son las físicas de todos los objetos al estar la jugabilidad basada en ellas. Normalmente funcionan bastante bien, aunque de vez en cuando nos hemos topado con algún que otro obstáculo invisible que nos hace perder tiempo. Eso sí, siempre funciona con mucha fluidez.

En el sonoro tenemos melodías que acompañan bien los menús y la acción, con temas variados que no nos han llegado a cansar. Los efectos están conseguidos y las voces que encontraréis en algunas escenas y los comentarios están en inglés, con un doblaje bastante bueno que siempre está acompañado por textos en castellano, estando todos los diálogos cargados de humor, incluidas las pantallas de carga.

Como conclusión, Moving Out nos ha parecido un título ideal para pasar buenos ratos en familia o con amigos gracias a su cooperativo local y el gran humor del que hace gala. No os dejéis engañar por su estética, ya que para superar los retos más complicados hace falta una buena estrategia, manejar bien a los personajes, una gran coordinación a la hora de trasladar objetos y hacer uso de las ventajas de los escenarios. La duración nos ha parecido más que suficiente, sobre todo al tener tantos elementos que lo hacen muy rejugable. Como pega diremos que no tiene cooperativo online y que a veces nos ha fallado alguna física, pero nada demasiado preocupante.

Mudarse nunca había sido tan divertido, así que animamos a todos los jugadores a que se unan a la compañía Smooth Moves y empiecen a recorrer la ciudad de Packmore, brillando especialmente su vertiente cooperativa.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios