Análisis | Vídeos | 28 MAR 2019

Análisis de Nelke & The Legendary Alchemists: Ateliers of the New World

Tags: PC PS4 Switch
Celebra el 20º aniversario de la saga con Nelke & The Legendary Alchemists: Ateliers of the New World, donde os reencontraréis con algunos de los personajes más queridos.
Cartel Nelke & The Legendary Alchemists - Ateliers of the New WorldPlay

Nelke & The Legendary Alchemists: Ateliers of the New World es, a diferencia del resto de títulos de la franquicia, un título que se centra en la gestión y construcción de una ciudad, aunque conserva algunos elementos ya conocidos como la recolección de materiales, las batallas o la alquimia, si bien han recibido cambios que lo vuelven mucho más simplificado respecto a otros juegos.

Su historia nos pone en el papel de Nelke von Lestamm, una joven de la nobleza fascinada por la antigua leyenda de la Salvia del árbol Granzweit, que se dice otorga un gran poder a aquellos que lo descubren. A medida que crecía y se daba cuenta de que entre sus habilidades no se encontraba la alquimia, estudió muy duro para convertirse en una funcionaria del gobierno y ayudar a los que la rodeaban. Nelke está lista para su graduación en la academia, sin embargo, su vida cambia para siempre al escuchar el rumor de que el árbol podría encontrarse dentro de las tierras de su padre, cerca del pequeño pueblo de Westwald. Su padre le concede el permiso para buscarlo pero con una condición, que se convierta en gobernadora de la zona y consiga convertir Westwald en una ciudad próspera, comenzando así nuestra aventura.

Este argumento peca de ser demasiado simple, con largas conversaciones que en ocasiones se pueden hacer algo pesadas. Al menos los personajes principales, dentro de los estereótipos que estamos acostumbrados a ver, no están nada mal, derrochando mucha simpatía y humor. Lo mejor es que volveréis a ver a más de cien de pasadas entregas de la franquicia que harán las delicias de los seguidores, algunos con más peso que otros dentro de la trama.

Las mecánicas han dado un giro importante, pasando de ser un juego de rol con combates por turnos a un título más centrado en la gestión. Aquí, como siempre, os tocará haceros con materiales para después utilizar la síntesis y crear otros nuevos. Estos os servirán para construir edificios, campos de cultivo o elementos de decoración, teniendo después que asignar a un personaje que se encargue de realizar las tareas del lugar. Y cuidado, cada uno de los trabajadores tiene una serie de características únicas, así que algunos son mejores que otros en según qué puestos.

Los combates y la recolección de materiales siguen estando presentes, pero se ha eliminado un componente que los hacía mucho más divertidos, la exploración. Ahora nuestros personajes caminan automáticamente en línea recta por la zona que hayamos seleccionado, recogiendo por el camino materiales y, de vez en cuando, teniendo que enfrentarse a determinados enemigos. Aquí contamos con un medidor de acción que, cuando se acaba, nos lleva de vuelta al poblado, siendo ésta mayor o menor según las tareas que hayamos realizado con anterioridad. Como curiosidad, si llegamos al final del camino antes de que se agote, puede que consigamos alguna recompensa a través de un tesoro, para lo que podréis correr pero dejando atrás los materiales a recolectar. Otro aspecto interesante es que podréis gastar dinero en desbloquear caminos o ciertos extras por zonas, como aumentar la frecuencia de localización de materiales, la dificultad del lugar o bien hacer que los personajes se cansen menos, siendo esencial comprar algunos para progresar en la aventura.

Las batallas, por otra parte, siguen siendo por turnos, con un indicador en la parte superior de la pantalla que marca quién será el próximo en actuar. Aquí podemos huir, atacar o bien utilizar una de las habilidades de los personajes, para lo cual tendréis que gastar un determinado número de esferas que se consiguen con cada turno que pasa. Junto a nuestros personajes aparece un medidor llamado Burst que, al rellenarse y activarlo, nos permite mejorar temporalmente las estadísticas generales de nuestros protagonistas. Además tenemos a personajes de los que podemos elegir sus movimientos y otros que actuan por su cuenta, siendo lo mejor que existe la posibilidad de usar ciertos objetos en cualquier momento. Eso sí, no esperéis nada demasiado profundo.

Cuando ganamos combates obtenemos experiencia para que poco a poco todos suban de nivel y vayan aprendiendo nuevos movimientos útiles para los combates. Pero estos también mejoran realizando tareas en la ciudad, así que recomendamos tenerlos a todos siempre ocupados.

El sistema de síntesis, que tan elaborado nos parecía en otros juegos de la saga, aquí se ha simplificado demasiado. Lo único que debéis hacer es reunir los materiales que os pida un determinado objeto visitando los lugares por los que están repartidos, pasando después a crearse automáticamente. Lo que si nos ha gustado es que haya tareas de investigación que poco a poco desbloqueen nuevos recursos.

Al final todo se centra en la construcción y desarrollo de la ciudad. Para ello necesitaréis el dinero y los materiales que os pidan cada edificio, zona u objeto, teniendo después que asignar a alguien para que se haga cargo del lugar en caso de abrir tiendas, campos de cultivo o talleres de alquimia. A medida que avancéis en el juego, estos edificios se podrán mejorar, lo que os dará acceso a nuevos objetos a crear o comprar, pudiendo incluso elegir entre varias apariencias con algunos de ellos. Pero claro, todo gasta medidor de acción, así que recomendamos ir con precaución a la hora de tomar decisiones. Los fines de semana os relacionaréis con otros personajes, lo cual, al subir el nivel de amistad, ampliarán las opciones a la hora de trabajar, crear nuevos artículos o incluso edificios. Como curiosidad, siempre podréis pasear por la ciudad que hayáis creado, aunque no le vemos mucha utilidad.

Un detalle que no queremos olvidar es que los días irán pasando mientras realizáis tareas, recibiendo reportes al final de la semana para descubrir que estamos haciendo mal y así poder corregirlo. Todo importa, desde los productos que tengamos a la venta en las tiendas hasta la falta de materiales para crear algunos de ellos, así que intentad tener siempre a la persona adecuada para su puesto.

En cuanto a duración, el título es bastante extenso, con una historia principal que da para unas cuantas horas y muchas tareas secundarias a realizar. Además es muy rejugable por poder crear nuestra ciudad como nos guste, haciendo que aparezcan algunos eventos nuevos según nuestras decisiones.

El apartado gráfico, por otra parte, cumple, pero no esperéis nada espectacular. La mayoría de los eventos tienen lugar con imágenes estáticas cuyos diseños resultan llamativos, pero que podrían dar más de sí. La ciudad que creamos está más trabajada, si bien sus calles se sienten vacías. Algo similar ocurre cuando los personajes salen en busca de materiales, recorriendo escenarios faltos de vida y con una cámara fija que hacen que no luzcan demasiado. Al menos podemos destacar los geniales diseños de personajes, los cuales pertenecen en su mayoría a pasadas entregas de la saga, y que funciona con fluidez.

El sonoro está bastante mejor, con melodías pegadizas y variadas que no se nos han hecho pesadas, buenos efectos de sonido y voces en japonés de gran calidad para los diálogos. Todos los textos del juego nos llegan completamente en inglés, no requiriendo un nivel demasiado alto para poder seguir el argumento y comprender sus mecánicas.

En definitiva, esperábamos algo más de Nelke & The Legendary Alchemists: Ateliers of the New. El haber optado por crear un título de gestión para conmemorar el 20º aniversario de la franquicia en vez de seguir con el estilo clásico de RPG quizás no haya sido una buena decisión, sobre todo si tenemos en cuenta que no destaca dentro del género. Entendemos que es la opción más cómoda para tener una escusa con la que reunir a muchos personajes de la saga, pero no nos ha acabado de convencer.

Eso sí, aquellos que quieran volver a ver a sus personajes favoritos y crear una ciudad a su gusto están ante una buena opción que, a pesar de no destacar, cumple con su cometido.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios