Análisis | Vídeos | 28 SEP 2020

Análisis de Nexomon: Extinction

Viaja hasta un mundo lleno de criaturas a coleccionar, entrenar y con las que combatir con Nexomon: Extinction, la nueva creación de VEWO Interactive en colaboración con PQube.
Análisis de Nexomon ExtinctionPlay

Nexomon: Extinction es un RPG en el que luchar contra criaturas conocidas como Nexomon, atraparlas y entrenarlas, siendo en este sentido muy similar a los clásicos del género pero incorporando novedades y un cuidado apartado gráfico que hace que se sienta más actual. Desarrollado por VEWO Interactive junto con PQube, esta aventura nos lleva hasta un amplio mundo cargado de detalles, secretos a descubrir y hasta 381 Nexomones a coleccionar, con una trama que nos invita a avanzar y misiones optativas entretenidas. Además, el juego está recibiendo mejoras a través de actualizaciones que enriquecen la experiencia, aunque más adelante profundizaremos en cada uno de estos apartados.

Su historia nos lleva hasta un mundo donde humanos y Nexomones vivían en armonía, cooperando entre sí para prosperar, basándose siempre en la amistad, la lealtad y el amor. Pero pronto descubrieron que en tiempos remotos los Nexomones tuvieron un rey sin piedad, alguien conocido como Onmicron. Esta monstruosidad dirigió a su especie a una cruzada contra la humanidad para tratar de erradicarla, pero consiguieron sobrevivir gracias a unos héroes que encontraron una forma de superarlo con la ayuda de los propios Nexomones. Ahora, el recuerdo de su victoria permanece en el yermo, si bien es algo que no perdurará para siempre, siendo nosotros un domador del gremio que intentará solucionar el problema.

Este argumento, dentro de los tópicos y de ser algo predecible, está bien narrado y cuenta con algunas sorpresas interesantes, siendo mucho más profundo de lo que pudiera parecer en un primer momento. Los personajes están bastante cuidados y siempre cuenta con un tono simpático y de mucho humor para hacer que la aventura sea más llevadera. Además cuenta con movimientos de cámara, ilustraciones para las conversaciones y ciertas escenas que le aportan más espectacularidad a la aventura, todo con textos en castellano para que no haya problemas a la hora de comprender lo que ocurre y su funcionamiento.

Nada más comenzar os tocará elegir el personaje que os represente dentro del juego. Hay bastantes opciones, habiéndose incorporado algunas más en la última actualización, si bien echamos en falta el poder personalizarlo por partes, característica que, por lo que nos han comentado, será añadida en un futuro mediante actualizaciones. Tampoco tendréis que preocuparos demasiado por la elección al poder cambiarlo durante toda la aventura. Después sólo os queda ponerle un nombre y comenzar la aventura, eligiendo entre uno de los nueve tipos diferentes de Nexomones iniciales: Noki (agua), Gekoko (eléctrico), Behilda (fantasma), Lume (fuego), Masquiti (psíquico), Mearn (viento), Trebly (mineral), Mara (planta) y Dinja (normal).

Sus mecánicas son muy similares a lo visto en otros juegos del género, aunque con algunas novedades interesantes. Aquí exploramos un gran mundo divido en diferentes pantallas, conversando con otros personajes, recogiendo objetos brillantes de los escenarios, luchando contra Nexomones que podemos capturar o incluso contra otros domadores. A medida que avancéis iréis consiguiendo nuevos útiles que a su vez os ayudarán a acceder a caminos por los que antes era imposible avanzar y a recoger materiales.

De vez en cuando tienen lugar combates por turnos en los que podréis utilizar de uno en uno a los seis Nexomones  que llevéis encima. Como es lógico, cada uno tiene su propia vitalidad y una barra de resistencia que se irá consumiendo según las habilidades utilizadas para obligarnos a usarlas con cabeza. A nuestra disposición tenemos cuatro habilidades, objetos, la posibilidad de correr o bien cambiar entre los diferentes miembros del equipo. Aquí hay que tener en cuenta las ventajas y desventajas de unos tipos contra otros, encontrando nueve diferentes que os tocará estudiar para intentar sacar el mayor provecho posible de ellos y sus habilidades.

Al ganar, como siempre, conseguiréis dinero y experiencia para los que hayan luchado, pudiendo subir de nivel para mejorar sus características e incluso aprender nuevas habilidades. Llegado el momento podréis evolucionar algunos de ellos para que sean aún más poderosos. Una de las novedades añadidas por actualización son los núcleos elementales, para mejorar los atributos de un Nexomon, y los de sinergia, con los que repartiréis la experiencia conseguida por una criatura con el resto del equipo.

Uno de los aspectos más importantes de este juego es coleccionar a los 381 Nexomones disponibles, pudiendo hacernos con la mayoría visitando los diferentes hábitats y enfrentándonos a ellos cuando los encontramos en zonas que veréis agitarse. Una vez comienza el combate, tendréis que utilizar NexoTrampas que podréis encontrar en los escenarios, las tiendas, creándolas o de otros personajes que las regalan. Eso sí, para conseguir el éxito en la captura hay que tener muchos factores en cuenta, como el alimento que le hemos dado, su cansancio, si le hemos causado un efecto de estado, la NexoTrampa elegida u otros, mejorando la tasa de éxito cuanto más suban sus barras. Una vez lanzada la NexoTrampa aparecerá una secuencia de botones que deberéis pulsar antes de que acabe el tiempo para poder capturarlos con más facilidad.

La dificultad del juego es más alta que lo visto en otros juegos del género, obligándonos a subir de nivel a nuestros Nexomones, evolucionarlos y hacer un uso inteligente de sus características únicas, teniendo que llevar a un grupo equilibrado y objetos de apoyo en el combate. Esto hace que pasemos mucho tiempo entrenando a las criaturas, quizás demasiado (especialmente si queremos evolucionarlos), pero este punto de dificultad extra nos ha gustado. Además, en la última actualización lanzada se han hecho ciertos ajustes para que sea más equilibrado.

Los escenarios son amplios, están detallados y hay varios biomas diferentes por el mundo, cada zona con sus propios Nexomones. Para que desplazarse por él sea más sencillo contamos con los Warpstone, con los que teletransportarnos rápidamente entre los que hayamos activado, si bien hemos echado en falta un mapa para orientarnos mejor en los primeros pasos. Por si todo esto fuera poco, encontraréis otros elementos típicos de los RPGs como misiones secundarias, tiendas en las que hacernos con objetos interesantes o vender lo que no necesitemos, o incluso la posibilidad de crear nuestros propios útiles, siendo en este sentido uno de los títulos más completos que hemos visto en el género de la captura de monstruos. Un aspecto que nos ha gustado mucho es que ciertos personajes tienen un icono en sus cabezas que nos indican si quieren combatir o venden objetos, entre otros.

La duración de la aventura también es muy elevada, pasando fácilmente de las 30 horas, a lo que hay que sumarle su rejugabilidad por intentar hacernos con todas las criaturas y descubrir sus sectretos. Quizás hemos echado en falta algún modo multijugador para poder enfrentarnos a otros jugadores online y poner a prueba a nuestros Nexomones, pero no es nada demasiado preocupante al estar aparentemente planeado para un futuro.

Su apartado gráfico cuenta con elementos muy trabajados, con personajes y Nexomones variados creados con sprites, escenarios cargados de detalles que cuentan con muchas ambientaciones diferentes y efectos realmente llamativos. Es cierto que podría dar mucho más de sí, pero su aspecto colorido hace que pueda llegar a un público más amplio. Lo que sí vemos es que no todos los Nexomones y domadores cuentan con un diseño tan inspirado como otros, siendo algunos demasiado genéricos. Se agradece, eso sí, que funcione de manera muy fluida.

En el sonoro tenemos buenas melodías para acompañar nuestros viajes y combates, efectos trabajados y, aunque no cuentan con voces, textos en castellano para facilitar el seguimiento de la trama. La interpretación de estos cumple, pero podría estar mucho mejor en cuanto a expresiones y otros detalles.

Como conclusión, Nexomon: Extinction se convierte por derecho propio en uno de los mejores juegos del género, con un gran mundo a explorar, montones de criaturas a conseguir, combates desafiantes y un apartado visual bastante llamativo. Es cierto que todavía quedan detalles por corregir, como un sistema de progresión un tanto lento, una dificultad que necesita más ajustes o la ausencia de multijugador, pero ya está confirmado que se irán solucionando mediante futuras actualizaciones, lo que incluye una nueva partida+ que ampliará la aventura.

Si sois aficionados al género de la captura de monstruos, creemos que Nexomon: Extinction es una opción muy a tener en cuenta, sobre todo al lanzarse a precio reducido.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios