Análisis | Vídeos | 15 MAR 2019

Análisis de One Piece World Seeker

Tags: PC Xbox One PS4
Luffy se embarca en una nueva aventura con One Piece World Seeker, que os llevará a explorar un gran mundo abierto lleno de peligros y secretos.
Cartel One Piece World SeekerPlay

One Piece World Seeker es un título de acción y aventuras en tercera persona con algunos tintes de rol en el que exploraréis un amplio mundo abierto para realizar tareas tanto principales como secundarias, localizar secretos y poner en práctica todas las habilidades de Sombrero de Paja.Aquí sólo manejamos a Luffy, aunque a lo largo de nuestro viaje hacen acto de aparición otros personajes emblemáticos de la serie, tales como su tripulación, temibles rivales entre los que se encuentran Crocodile y Smoker, o incluso otros más actuales como el Germa66.

Su historia nos lleva hasta una misteriosa isla llamada Isla Prisión, donde Luffy y sus compañeros llegan para intentar encontrar un tesoro sobre el que habían oido rumores. Sin embargo, todo da un giro cuando descubren que el tesoro no es más que una trampa para atrapar piratas. Tras una serie de acontecimientos, Luffy se separa del resto y conoce a una amable chica llamada Jeanne, que le cuenta la historia de la isla que una vez fue conocida como Isla Joya por sus recursos naturales y preciadas gemas. Aquí los residentes han sufrido desde la presencia de La Armada, por lo que Luffy decide ayudar a Jeanne y a los habitantes del lugar, comenzando así su viaje.

Como véis, se trata de un argumento completamente original, pero que en ocasiones peca de ser demasiado simple. Lo mejor es que incorpora dos personajes nuevos creados por el autor de la serie original (Eiichiro Oda): Isaac, el guardían de Isla Prisión, y Jeanne, la líder del Grupo Anti Armada. Por desgracia, nos resultan demasiado estereotipados y comparten algunos rasgos con otros personajes de la franquicia, aunque nos ha gustado poder profundizar en su relación. Eso sí, la trama es muy del estilo de las películas, así que si éstas os gustan, no creemos que os decepcione.

Las mecánicas son bastante accesibles, así que cualquier jugador puede adaptarse a ellas tras superar el tutorial. Aquí tenemos dos opciones, optar por el sigilo o bien por la acción más directa. Con el sigilo podemos acabar con los rivales de un golpe si los sorprendemos por la espalda, pudiendo incluso utilizar barriles para ocultarnos de su visión y marcarlos para estudiar sus movimientos. Como no siempre es demasiado efectivo, la acción cobra un gran protagonismo.

Los controles se basan en ataques continuados que dan lugar a combos, la posibilidad de bloquear, esquivar, saltar o incluso utilizar las habilidades especiales de Luffy. También podemos atacar a distancia alargando su brazo o bien activar el Haki de observación para ver de forma destacada la silueta de los enemigos y objetos de interés. Hay que tener en cuenta que algunas habilidades tardan en recuperarse o bien gastan puntos de una barra de combo que se rellena con nuestros ataques. Por otro lado, existen dos estilos de combate: el normal, en el que nuestro protagonista se mueve con agilidad para esquivar ataques e intentar sorprender a los rivales; y el de haki, que lo vuelve más poderoso pero a su vez pesado.

Al completar misiones, derrotar enemigos y abrir ciertos tesoros conseguiréis puntos de habilidad que podréis invertir en un extenso árbol. Éste se divide en mejoras y habilidades para la exploración, del haki de observación, de batalla, del haki de armamento y de las estadísticas generales del personaje. Llegado el momento también podréis aprender otras como el Gear Fourth, que gasta tres puntos del medidor de ataque para desatar la forma más poderosa de Luffy, aunque cuando se agota tarda en recuperarse.

Igual de importante es el equipamiento, el cual obtendréis de los cofres o bien creándolos con diversos planos al visitar a Franky o Usopp y gastando los materiales obtenidos. Como es lógico, hay algunos mejores que otros, así que recomendamos ir probándolos. Por otra parte, también podemos crear trajes, si bien sólo influyen en la estética.

Los enemigos son poco variados y no tienen una IA demasiado buena, aunque si vienen en grandes grupos pueden ponernos en dificultades, especialmente si hay alguno destacado entre el grupo. Estos se alertarán si nos ven, volviéndose de color rojo su indicador si nos han localizado para dar la alerta. Mención aparte merecen los jefes, que resultan algo más espectaculares, si bien no nos han supuesto un gran reto.

El mundo del juego es muy amplio y siempre hay montones de estructuras o edificios por los que podemos movernos con total libertad y fluidez. Lo más divertido es que hay superficies alejadas a las que Luffy puede llegar si aparece un marcador, donde puede agarrarse e incluso utilizar las habilidades de cohete u ovni para poder viajar grandes distancias con rapidez. Por desgracia, a pesar de la belleza de algunas zonas, se siente algo vacío, carente de vida y con poca variedad de zonas, por lo que a la larga los viajes pueden hacerse algo pesados. Al menos tenemos la opción de realizar viajes rápidos hasta lugares ya desbloqueados. Para no perdernos por él también contamos con un minimapa que siempre podemos consultar para ver la siguiente misión principal, las secundarias, los materiales ocultos por el mundo y sus diversos tesoros.

Las misiones, por otra parte, cuentan con un nivel de dificultad que viene determinado por un número de calaveras, apareciendo a veces enemigos con una barra de color lila que indica que son más poderosos. Hay que prestar mucha atención, ya que ir a por una de nivel alto sin estar preparados puede llevaros hasta la muerte. Para superarlas siempre podréis realizar algunas secundarias que os otorgarán los habitantes del lugar, si bien son muy simples y a la larga pueden llegar a cansar por los largos viajes que os harán dar. Un detalle que no nos ha gustado es que, si por casualidad falláis una misión o el personaje muere, tendréis que aguantar una larga pantalla de carga al reiniciar.

La tripulación del Sombrero de Paja no tiene un gran peso en el juego, pero sí que nos darán su apoyo de diferentes maneras. Pueden fabricar objetos, comida, reunir materiales o guiarnos entre otros, aunque no es algo que sea demasiado necesario para avanzar en el juego. Lo que sí nos ha gustado es el sistema de karma, que nos permitirá acceder a nuevos eventos y misiones si aumentamos su medidor a base de realizar ciertas tareas.

En cuanto a duración, la aventura principal da para unas 15 horas, tiempo al que hay que sumarle el realizar todas las tareas secundarias, conseguir los materiales y tesoros o bien subir al máximo el sistema de karma para ver todas las escenas secretas. Tras hacerlo todo, no hay demasiados alicientes que nos inviten a rejugarlo. Como extra tenéis una base de datos donde consultar vuestras estadísticas en el juego o el modo batalla, que os lleva a enfrentarnos oleadas interminables de marines en el Thousand Sunny sin ninguna recompensa aparente.

En el apartado gráfico hay luces y sombras. Por un lado, los personajes principales están bien modelados y animados, especialmente en lo que habilidades se refiere, mientras que los escenarios son amplios y cuentan con varias alturas a recorrer. Sin embargo echamos en falta algo más de vida en las localizaciones. Además, hay elementos demasiado reales que no acaban de cuadrarnos con el estilo cell shading que utiliza el juego y la cámara a veces da problemas en los lugares más cerrados. Aún así, cumple sobradamente y funciona con mucha fluidez para que la jugabilidad no se resienta.

La banda sonora, sin llegar a ser ninguna maravilla, nos ha gustado, con la posibilidad incluso de elegir un dial de sonido para escuchar la melodía que queramos en cualquier momento. Los efectos están trabajados y las voces, que no siempre suenan, nos llegan en japonés, teniendo a los actores originales del anime, por lo que la calidad está asegurada. Comentar también que todos los textos del juego nos llegan en completo castellano.

One Piece World Seeker es, en definitiva, un título pensado para los seguidores de la franquicia, con una historia entretenida que se asemeja mucho al estilo de las películas, combates divertidos en los que desatar todas las habilidades de Luffy y un gran mundo a explorar. Sus mayores fallos vienen dados por la poca variedad de misiones, un sistema de batalla que a la larga se vuelve repetitivo, entornos un tanto vacíos o ciertos elementos que podrían estar más cuidados como las conversaciones, pero no es algo que estropee la experiencia.

Si queréis sentir el poder de la fruta Goma Goma en vuestras manos, estáis ante un juego que os dará una experiencia similar, aunque con un poco más de ambición se podría haber conseguido un título mucho más completo.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios