Análisis | Vídeos | 27 ABR 2020

Análisis de Sakura Wars

Tags: PS4
El universo steampunk de la icónica saga de Sakura Wars llega a occidente con un reinicio de la misma para PlayStation 4.
Cartel Sakura WarsPlay

Sakura wars es un JRPG con combates en tiempo real y, a su vez, el reinicio de una de las principales franquicias de SEGA, la cual debutó en 1996 con una entrega para SEGA Saturn y que vuelve a occidente tras el lanzamiento de la quinta entrega. Esta nueva versión cuenta con un apartado audiovisual renovado, un colorido elenco de personajes, combates llenos de acción y elsistema LIPS, que desbloquea nuevos eventos según los vínculos que formamos con otros personajes.

Su historia nos lleva hasta la versión steampunk del Tokio imperial de 1940, donde, no hace mucho, un cataclismo arrasó con la Compañía de Combate Imperial de Tokio, la fuerza defensiva de la ciudad cuya sede se encontraba oculta en el Teatro Imperial. Actual residencia de la División Flor, un escuadrón joven e inexperto cuyo objetivo es devolver la esperanza a la población con sus representaciones, este lugar está a punto de ser clausurado por no cumplir con su legado y por los malos momentos que atraviesa debido a sus nulos ingresos. Ahora se une al equipo como capitán Seijuro Kamiyama, nuestro protagonista, cuya misión es liderar al nuevo equipo y restablecer la antigua gloria del teatro y de la Compañía de Combate Imperial. Con la ayuda de sus compañeras, deberá afrontar el desafío de competir en el Mundial de Compañías de Combate para ganarse de nuevo una reputación y proteger a los habitantes de Tokio.

Esta trama resulta bastante interesante y, al contrario de lo que pueda parecer, tienen lugar varios años después de la quinta entrega, por lo que podéis esperar nuevos protagonistas. Cuenta con personajes cuyas personalidades están bien diferenciadas (a pesar de caer en algunos tópicos), giros inesperados, momentos de mucha acción, referencias a la saga y, sobre todo, el sistema LIPS, con el cual tomamos decisiones que repercuten en los vínculos que se forman entre personajes, lo que a su vez hace que desbloqueemos nuevos eventos que de otra forma no podríamos ver. Algo que nos ha encantado es que de vez en cuando veréis escenas anime de gran calidad e ilustraciones cuidadas para contar el argumento, todo ello acompañado de textos traducidos al castellano que siempre son de agradecer en este tipo de aventuras.

Las mecánicas se dividen en dos partes: la vida diaria en la que hablar con el resto personajes, mejorar sus vínculos, realizar tareas secundarias o participar en minijuegos, entre otros, y las batallas, que nos ponen a bordo de poderosos mechas para luchar en tiempo real. Durante el día a día podemos movernos libremente por los escenarios, manejar la cámara (en ciertos lugares), conversar con otros personajes, investigar determinadas partes para obtener información u objetos, realizar tareas secundarias o avanzar en la historia. Para que todo sea más sencillo de localizar contamos con un mapa que podemos consultar en todo momento y un móvil con el que recibimos mensajes de nuestras compañeras. Todo esto viene en sustitución del estilo de novela visual de la saga, haciendo que sea aún más inmersivo.

Aquí es donde entra en juego el sistema LIPS, donde lo que decimos y cómo lo decimos tiene un impacto dentro y fuera del campo de batalla. Al activarse abren varias opciones entre las que elegir y siempre hay que tener en cuenta la personalidad de cada una para intentar dar con la correcta. A veces la respuesta es muy obvia, pero otras puede llegar a ser más complicado, especialmente cuando hay opciones temporizadas, aparece el LIPS analógico (que mide la intensidad de nuestra respuesta) o tenemos que hacer uso del entorno, dando incluso por hecho que conocemos algunos elementos de la cultura japonesa. Poco a poco vamos mejorando los vínculos con nuestras compañeras y, si alcanzamos el suficiente, desbloqueamos eventos de confianza que, además de profundizar en la relación entre personajes, hacen que ganen confianza para las batallas.

Esta confianza es un aspecto importante, ya que si nuestro equipo gana la suficiente podrá realizar un poderoso ataque conjunto al comienzo del combate pulsando el panel táctil, lo que, además de causar un gran daño, los vuelve invencibles y aumenta su fuerza temporalmente.

Y hablando de combates, en esta ocasión son en tiempo real en lugar de basados en turnos. Aquí participamos en ellos montados en unos mechas con los que nos movemos libremente por los escenarios, manejamos la cámara, realizamos saltos dobles, ataques fuertes y débiles que alternados dan lugar a diversos combos, corremos o esquivamos con un pequeño impulso que, si lo ejecutamos en el momento exacto de la embestida del rival, ralentiza el tiempo momentáneamente para que podamos lanzar un contraataque e incluso acabar con el enemigo de un golpe si su vitalidad es baja. También contamos con una barra de energía espiritual con la que ejecutar el ataque especial del personaje al rellenarla, así como con la posiblidad de cambiar entre los miembros del grupo si hay más de uno disponible.

En total hay seis personajes que podemos seleccionar para combatir, alternándose su protagonismo a lo largo de los capítulos. Cada uno tiene una serie de características únicas, ya sean en ataques especializados en el cuerpo a cuerpo o a distancia. Están bastante bien diferenciados entre sí y sus habilidades os vendrán bien según un combate u otro, aunque nosotros en general siempre hemos seleccionado al protagonista por su agilidad y ataques cuerpo a cuerpo junto con una compañera que se centra en los ataques a distancia.

Son partes cargadas de acción en la que encontrar muchos enemigos diferentes en pantalla, sabiendo en todo momento su posición gracias a la ayuda de un radar. Llegado el momento también os enfrentaréis a poderosos jefes, los cuales le apotan algo más de diversidad a los combates. Lo mejor es que no todo se centra en la acción, encontrando partes de plataformeo en las que debemos superar caídas e incluso podemos correr por determinadas paredes, si bien en general resulta demasiado básico. También hallaréis cajas que podemos romper para obtener más vitalidad o energía espiritual, algo que también obtendréis de vez en cuando de los enemigos caídos.

Estos combates nos han resultado demasiado básicos y sencillos, donde normalmente sólo nos dedicamos a aporrear el botón, esquivar y ejecutar los ataques especiales, estando la mayor dificultad en localizar a los enemigos por el mal funcionamiento de la cámara. En el momento de realizar este análisis hemos echado en falta poder fijar a los rivales o guardar en cualquier momento de la vida diaria, lo cual sólo puede hacerse al llegar a los combates o en determinados momentos (un tramo que a veces es realmente largo). Lo mejor es que estos problemas serán solucionados en una futura actualización, que además incluirá la posibilidad de llevar un registro de conversaciones con el que poder seguir con mayor facilidad la historia, nuevos esquemas de control y un nuevo mecha para Sakura.

Las misiones, por otra parte, son entretenidas, aunque en su mayoría están basadas en hacer de recadero y tomar decisiones con el sistema LIPS, ya sean principales, marcadas con un signo de admiración verde, o sencudarias, de color azul. También hay un simulador de combate llamado Comba-T Pro con el que repetimos las peleas que han tenido lugar a lo largo del juego, aunque llevando a diferentes compañeras en cada una para intentar superar nuestras puntuaciones. Nos ha resultado un poco pesado repetir las mismas fases una y otra vez, aunque al menos lo compensan con jugosos premios como cromos o aumentando la moral del equipo.

De vez en cuando tiene lugar el Mundial de Compañías, donde nos enfrentamos a otros equipos por eliminar el mayor número de enemigos posible para conseguir más puntos que el rival, ganando el equipo que consiga obtener dos victorias de tres. Es diferente a otros combates, ya que tenemos que localizar a los enemigos en diferentes zonas guiándonos por un radar cuya señal es de mayor alcance. Al final, además, tendréis que enfrentaros en un combate contra el equipo al que nos estamos enfrentando, así que intentad llevar un equipo bien equilibrado.

La duración del juego da para unas 35 horas, dividiéndose en ocho capítulos de los cuales nos van dando un avance del siguiente episodio y un resumen del anterior, como si de una serie anime se tratara. Las opciones de diálogo y las tareas secundarias hacen que sea bastante rejugable, además de tener coleccionables como los cromos a conseguir y el minijuego de cartas Koi Koi.

Este juego de cartas de Hanafuda contiene doce palos florales que representan los doce meses, encontrando cuatro cartas por cada palo. El objetivo no es otro que emparejar cartas y llevarnos el mayor número posible de conjuntos ganadores, ganando la partida el que deje sin Mon al rival. Puede parecer simple, pero es entretenido y esconde un lado estratégico muy interesante, además de poder gastar los Mon obtenidos en desbloquear nuevos rivales o música, entre otros contenidos.

Su apartado gráfico no está nada mal, contando con geniales diseños de personajes, enemigos y escenarios que hacen que en general resulte mucho más llamativo, con trabajos de Tite Kubo, Shigenori Soejima, Fukimane Shimada, BUNBUN o Ken Sugimori, entre otros, aunque pierde el estilo clásico de Kosuke Fujishima. Los personajes están bien modelados y resultan expresivos, aunque sus animaciones a veces son un tanto extrañas. Por su parte, los escenarios no son demasiado amplios más allá del Teatro Imperial y las batallas, donde además fuera de estos lugares no podéis manejar la cámara con libertad y encontraréis pequeñas cargas entre zonas. Al menos son vistosos y cuentan con detalles interesantes, funcionando también con bastante fluidez.

En el sonoro tenemos melodías de muy buena calidad y de estilo variados, algunas incluso con voz para aportarle aún más epicidad. Destacar el tema principal del juego compuesto por Kohei Tanaka, quien ha participado en canciones para el anime One Piece, conservando su estilo y buen hacer en el mismo. Los efectos cumplen y las voces nos llegan en japonés, con un excelente trabajo por parte de reconocidos actores de doblaje, aunque algunas partes pierden el sonido, algo extraño teniendo en cuenta que todos los diálogos están doblados. Los textos, por su parte, están en perfecto castellano, haciendo que llegue así a un público más amplio.

Como conclusión, Sakura Wars es un título muy original que gustará más por su entretenida historia, los diálogos y sus personajes que por su sistema de combate. Destaca en este sentido el sistema LIPS, donde nuestras decisiones desbloquean nuevos eventos que de otra forma no podríamos ver. La duración de la aventura es bastante extensa y en ningún momento se nos ha hecho demasiado pesado, donde incluso sus sencillos combates nos dan un respiro entre tantas conversaciones. A ello hay que sumarle un apartado audiovisual bastante bueno para tratarse de una producción de este tipo y la gran rejugabilidad que ofrece por las decisiones y extras.

Aquellos jugadores que busquen algo diferente dentro del género de los JRPGs encontrarán en Sakura Wars un gran aliciente, disfrutando de una aventura que entretiene y con textos en castellano perfectamente traducidos que hacen que sea muy sencillo seguir la trama. No esperes más y únete a la División Flor.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios