Análisis | Vídeos | 25 NOV 2019

Análisis de Sniper Ghost Warrior Contracts

Tags: PC Xbox One PS4
Conviértete en el francotirador perfecto en Sniper Ghost Warrior: Contracts, la nueva entrega de la franquicia desarrollada por CI Games en la que nos ponemos en la piel de un asesino a sueldo.
Cartel Sniper Ghost Warrior ContractsPlay

Sniper Ghost Warrior: Contracts es un shooter táctico en primera persona de estilo sandbox en el que contamos con montones de posibilidades a la hora de afrontar una misma misión y donde se recompensa el ser sigilosos y estratégicos al ejecutar los asesinatos. Como nueva entrega de laafamada saga de CI Games, encontaréis una vasta selección de armas a vuestra disposición, muchas recompensar a conseguir y cinco enormes mapas a recorrer con el objetivo de superar contratos en la campaña.

La historia nos lleva en esta ocasión hasta la Siberia de un futuro alternativo, donde dicha zona se ha independizado tras la guerra contra Rusia. Ahora, Siberia es un estado que está siendo controlado por una mafia elegida por el primer ministro, estando todo el lugar lleno de militares. Aquí nos ponemos en el papel de un asesino a sueldo con el fin de acabar con dicha mafia. No esperéis nada demasiado elaborado, pero se agradece que haya un trasfondo.

Sus mecánicas son bastante similares a lo visto en anteriores juegos de la franquicia, pero dejando patente desde un primer momento que la parte estratégica cobra mucha más importancia en esta entrega. Ahora podemos consultar el mapa de la región en cualquier momento para ver los contratos, desafíos y coleccionables disponibles, con la posibilidad incluso de poner un marcador personalizado que podemos ver en nuestro radar y en el modo máscara para establecer rutas tácticas. Y es que esta máscara es muy útil a lo largo de la aventura, ya que con ella analizamos el entorno para ver las zonas estratégicas del escenario, los puntos de escalada o los objetos interactivos incluso a través de las paredes, además de contar con visión nocturna, detectar fuentes de sonido y otras funcionalidades. Es tan buena que a veces nos ha parecido demasiada ayuda.

Los controles funcionan bastante bien, aunque aquellos que no hayan jugado a anteriores títulos de la saga tardarán un poco en acostumbrarse. Aquí podemos desplazarnos libremente por sus enormes mapeados, contando con un medidor de resistencia que disminuye cuando realizamos acciones como correr o escalar y que se regenera al estar en una posición más relajada. Es muy impotante, ya que determina el tiempo que podemos contener la respiración mientras apuntamos. Hemos detectado, eso sí, que a veces no podemos ir por ciertas zonas que en un principio parecían accesibles, lo que limita ciertas opciones jugables. También está la vitalidad, la cual se regenera lentamente cuando no corremos o recibimos daños, pudiendo usar también un kit médico para recuperarla al completo o una inyección de adrenaliza que aumenta la regeneración temporalmente.

Es un juego donde el sigilo juega un gran papel, por lo que contamos con montones de lugares donde podemos ocultarnos o bien esconder los cadáveres para evitar levantar sospechas, así como elementos de distracción y ciertos útiles en los escenarios que nos permiten acabar con los enemigos sin necesidad de tener que recurrir a nuestro armamento. Si queremos que nos detecten menos, siempre podemos agacharnos y permanecer más tranquilos o incluso tumbarnos para ocultarnos mejor, contener la respiración más tiempo y dominar mejor el arma. Es un sistema que no funciona nada mal, con asesinatos silenciosos que se ejecutan desde la espalda, bajo su campo de visión o saltando sobre ellos. Si además los sorprendemos por atrás, podemos interrogarlos para obtener información sobre suministros, ubicaciones y, en el caso de los oficiales, de algunos elementos importantes para la misión.

Por desgracia, la IA enemiga estropea este apartado. Tiene un comportamiento muy predecible, con caminos prefijados que nos ayudan a acabar con ellos con facilidad. Además, muchas veces no consiguen vernos a pesar de estar junto a ellos o se muestran impasibles ante la muerte de sus compañeros y ciertos ruidos. Quizás lo peor de todo sea que al utilizar el desplazamiento rápido a veces aparezcan justo a nuestro lado, pero esperamos que todos estos defectos sean solucionados mediante futuras actualizaciones. Eso sí, cuidado con las dificultades más altas, ya que estos mismos enemigos también pueden acertarnos desde grandes distancias.

Una vez pasamos a la acción, podemos utilizar la máscara para estudiar el terreno y marcar la ubicación de los objetivos o los dispositivos hostiles, indicando el color y la animación de la flecha sobre sus cabezas el nivel de alerta en el que se encuentran. Si utilizamos nuestro rifle, este cuenta con un sistema de retícula dinámica en la mira telescópica que nos ayuda a compensar los efectos del clima y la distancia, mostrándo la curva DRS de la parte inferior cómo afectan a la trayectoria de la bala. Una de las novedades es que ahora podemos desmembrar a los enemigos, viendo la crudeza de las ejecuciones a cámara lenta.

Podemos llevar un arma principal, una secundaria y una ligera, así como diverso equipamiento útil para nuestra misión, cambiando entre todo ágilmente gracias a una rueda de selección que funciona perfectamente. Como es lógico cada arma tiene una serie de caracteríisticas únicas que las vuelve mejores o peores para según qué situación, aunque también están pensadas para el estilo de juego de cada uno. Éstas se pueden personalizar con diferentes accesorios y camuflajes que podemos comprar, con estadísticas que nos permiten comparar los cambios realizados. En dicha tienda encontraréis además nuevas armas y elementos a comprar con el dinero que obtengáis a lo largo de la aventura, requiriendo las avanzadas unas medallas especiales que se otorgan por completar ciertos objetivos. Aquí también entra en juego la munición, teniendo cada bala una serie de características únicas que las vuelven ideales para cada ocasión.

Algo que nos ha gustado es el sistema de progresión, en el que, antes de cada misión, podemos visitar la pestaña de desarrollo para actualizar nuestra máscara, traje, herramientas o el dron. Al igual que el resto de elementos de la tienda, estas mejoras pueden comprarse con dinero, pero los más avanzados nos costarán medallas. Los árboles de desarrollo cuentan con varias ramas, aunque de las dos que se encuentran en una misma columna sólo podemos escoger una, si bien podemos alternar entre ellas siempre que queramos al visitar su menú.

Los mapeados son enormes y ofrecen muchas maneras diferentes de afrontar una misma misión, aportándole mucha rejugabilidad a la campaña. Contamos con cinco diferentes: Montañas Altai, Puerto Kolchak, Valle Beketov, Cruce Sibirskaya-7 y Fortaleza Arakcheyev. Cada zona está preparada para ponernos en situaciones muy dispares, con destacamentos que actúan de forma diferente y os harán pensar detenidamente vuestro siguiente paso.

En ellos encontraréis hasta 25 contratos a completar que, si bien parecen pocos, os darán para muchas horas de juego. A todo ello hay que sumarle otras misiones secundarias y tareas adicionales en cada zona que alargan mucho su vida útil y nos permiten recaudar fondos para ir mejorando nuestro equipamiento, aunque os aseguramos que terminar todas es una tarea bastante complicada. Al completar cada contrato nos toca buscar el punto de exfiltración para ver un resumen de la misión, decidiendo después si queremos permanecer en la región para completar otros objetivos o abandonar el lugar. Una vez terminado, nos muestran el progreso en la región y se calcula la recompensa total en base a nuestro rendimiento, teniendo en cuenta aspectos como los asesinatos, disparos en la cabeza o interrogatorios realizados, entre otros.

El apartado gráfico nos ha gustando a pesar de ser un juego con un presupuesto modesto, con escenarios cuyo diseño resulta muy llamativo, personajes bien modelados y efectos que resultan muy vistosos, especialmente en lo que se refiere a las muertes a mano de nuestro rifle de francotirador. Además funciona de manera muy fluida en todo momento, lo que favorece a su jugabilidad. En lo negativo diremos que hay ciertos fallos, como físicas que no siempre están igual de bien conseguidas, carga tardía de texturas o, lo peor de todo, un sistema de colisión que no es demasiado preciso, dando lugar a situaciones un tanto desesperantes y absurdas, aunque esperamos que estos errores sean corregidos mediante actualizaciones.

En el sonoro tenemos buenas melodías que acompañan bien nuestras misiones, efectos que, aunque son de gran calidad, a veces fallan en el posicionamiento y un doblaje en inglés bastante decente, siempre acompañados de subtítulos en castellano para que nos sea más sencillo comprenderlo todo.

Como conclusión, Sniper Ghost Warrior Contracts nos ha dejado sensaciones encontradas. Por un lado tenemos la parte que nos permite afrontar las misiones como queramos, con escenarios amplios a explorar y un funcionamiento estupendo de los disparos con nuestro rifle de francotirador. Por otro está la IA enemiga, demasiadas ayudas y ciertos fallos que pueden estropear la experiencia y, aunque la parte de sigilo no funciona mal, pensamos que le quita bastante protagonismo al resto. Eso sí, sigue siendo un placer acabar con los enemigos a distancia y ver la ejecución a cámara lenta, incluidos los nuevos desmembramientos.

Los aficionados disfrutarán bastante de esta nueva entrega, aunque pensamos que a veces la experiencia puede quedar lastrada por la IA enemiga o algunos elementos técnicos, por lo que nos gustaría que fueran solucionados con futuros parches.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios