Análisis | Vídeos | 02 SEP 2020

Análisis de Struggling

Tags: PC Switch
Ponte al mando de un insólito héroe en Struggling, una aventura tan surrealista como desafiante que podréis disfrutar en solitario o mediante el cooperativo en Nintendo Switch y PC.
Cartel StrugglingPlay

Struggling es un título de plataformas de desplazamiento lateral cuya jugabilidad se basa en las físicas, manejando los dos brazos del personaje para desplazarse por el escenario o interactuar con determinados elementos para resolver los diferentes puzles que nos proponen y evitar peligros. Desarrollado por Chasing Rats Games bajo el sello de Frontier Foundry como editor de estudios de desarrollos externos, podréis disfrutar de esta aventura tanto en solitario como con un amigo, manejando un brazo cada uno. Es un título realmente complicado, así que requiere mucha cooperación y compenetración a la hora de realizar ciertos movimientos.

Su historia nos lleva hasta una época lejana, cuando el mundo estaba en ruinas y la civilización luchaba contra el mal, surgiendo héroes en medio de los plebeyos. Estos mismos campeones allanaron el camino hacia una edad de oro para la humanidad. Por desgracia, en esos tiempos prósperos florecieron la codicia y la envidia. Un falso profeta subió al poder y volvió a la población contra sus propios parientes, incitando al odio contra los antiguos héroes que luego fueron exiliados en masa. A medida que se desvanecían lentamente de la historia, los más sabios entre los exiliados predijeron la llegada de un par de campeones, hermanos que se alzarían contra la arrogancia de aquellos que se consideran dioses.

Se dice que el más voluminoso de los dos, conocido como Héctor, es un defensor de los débiles, el que golpea a los tiranos. La otra mitad del dúo, Aquiles, quien posee el ingenio, está destinado a llevar conocimiento y sabiduría a las masas. Juntos, estos heraldos de los rechazados están destinados a ir en peregrinación, un viaje sagrado para encontrar a los dioses de los desamparados y triunfar sobre sus pruebas. A cambio, obtendrían el poder de crear una nueva sociedad en la que todos los seres pudieran vivir libres de dolor y lucha. Tristemente, estos héroes nunca llegaron y los marginados llevaron sus nombres a través de las épocas. Afortunadamente, ninguno de ellos estaba vivo para soportar la decepción cuando estos supuestos campeones nacieron siglos después como criaturas de laboratorio, comenzando aquí nuestra aventura.

Este argumento está cargado de humor y situaciones extrañas y grotescas, aunque no esperéis nada demasiado profundo. Tiene cierto mensaje de crítica hacia la sociedad actual a través de elementos visuales. Además, todos los textos del juego nos llegan en completo castellano para que no tengáis problemas a la hora de seguir la historia.

En cuanto a mecánicas, aquí controlamos los brazos de dos cabezas unidas en una, la de Héctor y la de Aquiles, estando cada uno de ellos asociado a un stick analógico. En el caso de la versión de PC, puede jugarse con el teclado, aunque desde el propio juego ya nos recomiendan utilizar un mando. El objetivo es simple, ir moviendo estos brazos para agarrarnos a determinadas partes del escenario, desplazarnos, columpiarnos o interactuar con ciertos objetos y así avanzar utilizando las físicas. Pero en la práctica todo se complica con un sistema de control un tanto engorroso que hace que en ocasiones se crucen los brazos y no salga todo como queríamos en un principio, haciendo que la dificultad suba considerablemente.

También podemos perder los brazos con los obstáculos y enemigos que encontramos en nuestro viaje, aunque mediante un escalofriante grito de nuestro dúo podemos recuperarlos al instante. Normalmente los brazos son imprescindibles, si bien se da alguna que otra ocasión viene bien que esté solo la cabeza para rodar más rápido. Llegado el momento conseguiréis incluso algún que otro poder, como ralentizar el tiempo o desacerse de las extremidades, entre otros.

Hay ciertas partes en las que nos toca estudiar el escenario para buscar el mejor camino para avanzar y, aunque en ocasiones puede desperar, al final son zonas que más o menos son asumibles. El problema llega cuando nos hacen huir a toda velocidad o resolver puzles apresuradamente, donde el sistema de control consigue que estas zonas sean tediosas y dejen la sensación de haber pasado más por suerte que por habilidad. Se agradece que, al menos, haya montones de puntos de control para que sea más sencillo ir avanzando por el juego.

Y si es un juego complicado en solitario, en cooperativo se vuelve casi imposible de superar al requerir una perfecta coordinación entre los jugadores. Os aseguramos que las risas están aseguradas en las primeras partidas, pero es fácil llegar a frustrarse por no avanzar en determinadas zonas. Así que cuidado, hemos visto amistades caer con cosas más sencillas que este juego.

Un aspecto que nos ha gustado mucho es la variedad en su desarrollo, encontrando montones de situaciones diferentes que nos invitan a seguir avanzando en la aventura. Evitar trampas, resolver puzles, pulsar interruptores, huir de criaturas e incluso conducir una moto son sólo algunas de las sorpresas que descubriréis a lo largo del juego. No es un título extenso, pero a veces os dará esa sensación por estar más tiempo del que deberíais en una zona. Además, a modo de coleccionables, hay diferentes sombreros a recoger y equipar ocultos por los escenarios.

Su apartado gráfico utiliza elementos 2D con animaciones al estilo de flash. No es un título especialmente asombroso, pero tiene un toque grotesco y a su vez simpático que hace que resulte bastante original. Lo que sí hemos echado en falta es algo más de variedad de localizaciones, siendo algunas de ellas demasiado parecidas entre sí. Al menos se agradece que funcione con fluidez en todo momento.

En el sonoro tenemos melodías que siguen con la tónica del juego, con toques oscuros y siniestros pero llevadas con humor. Lo efectos de sonido también le dan un toque espeluznante y a la vez muy divertido, mientras que los textos, como ya os hemos avanzado, están en completo castellano.

En definitiva, Struggling es un juego bastante original y divertido, aunque a la vez un tanto frustrante. El desarrollo es variado y nunca cansa, con poderes que además aumentan las posibilidades a la hora de resolver puzles o superar zonas de plataformeo. Por otra parte, el sistema de control es poco preciso, pero precisamente es aquí donde radica la mayor gracia de la aventura. Además cuenta con un modo cooperativo que os hará pasar buenos (y malos) momentos en compañía y un precio reducido que lo hace más apetecible.

Si buscáis algo diferente y la paciencia es una de vuestras virtudes, recomendamos darle una oportunidad a un título que os hará luchar por conseguir vuestro objetivo.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios