Análisis | Vídeos | 16 SEP 2020

Análisis de The Coma 2: Vicious Sisters

El reino de las sombras te espera en The Coma 2: Vicious Sisters, donde tendrás que explorar y sobrevivir a los peligros que acechan en cada esquina.
Cartel The Coma 2 Vicious SistersPlay

The Coma 2: Vicious Sisters es una aventura de terror y supervivencia bidimensional guiada por su narrativa, con ilustraciones dibudas a mano al estilo manhwa (manga coreano) y donde tendréis que enfrentaros a un asesino implacable explorando cada rincón de los escenarios para utilizar todo lo que tengáis a mano y evitar que os mate. Desarrollado por Devespresso Games y publicado por Headup, estamos ante la continuación de The Coma: Recut, aunque no es necesario haber jugado al primer título para comprender el argumento.

Su historia nos pone en el papel de Mina Park, una estudiante de instituto y personaje secundario del primer juego, que se lleva el protagonismo en esta segunda entrega al caer en “el coma” y despertarse por la noche en su escuela. No pasa mucho tiempo antes de darse cuenta de que algo no va bien. El instituto que una vez le resultó familiar y donde pasaba las tardes estudiando, parece haber cambiado, estando ahora algo oscuro y siniestro. Lo peor es que de repente es perseguida por un misterioso ser que se parece a su maestra, por lo que, para sobrevivir, Mina debe salir de los límites de la escuela, donde se encontrará con extrañas criaturas, algunos desconocidos e inesperados aliados. ¿Podrá Mina averiguar lo que ha sucedido?

Esta trama es bastante interesante, con personajes cuidados y una buena narrativa, además de tener diálogos no demasiado extensos para mantener un buen ritmo jugable. Es cierto que hay algunos elementos predecibles, pero en general nos ha gustado por tener personajes y documentos que nos dan información detallada de lo que ocurre y su unvierso. Comentar que no es necesario jugar al primer juego para entender el argumento, aunque si es recomendable para descubrir algunas referencias al mismo. Lo mejor de todo es que los textos nos llegan en completo castellano, algo poco habitual en este tipo de producciones.

Sus mecánicas se basan principalmente en explorar las diferentes localizaciones desplazándonos lateralmente en busca de objetos que necesiten otros personajes, como comida, packs médicos, tarjetas u otros útiles, así como llaves y utensilios para ir abriendo nuevas rutas y así avanzar en la historia. Al principio veréis que muchas puertas y caminos están bloqueados, pero no os preocupés, ya que en un futuro tendréis que volver a visitar la mayoría de localizaciones. Todo esto, con el paso del tiempo, puede hacerse algo pesado, si bien contamos con la ayuda de un mapa con el que es fácil orientarse por sus diferentes escenarios.

Pero claro, todo este viaje sería muy sencillo sin la presencia de enemigos. A lo largo de la aventura encontraréis montones de criaturas que os perseguirán por todas partes, siendo la única solución al principio del juego huir y esconderse en diferentes lugares, como pueden ser armarios o bajo los bancos y mesas, teniendo entonces que pulsar una serie de botones que aparecen en pantalla para intentar contener la respiración. Por si fuera poco, contamos una barra de resistencia que limita nuestros movimientos y los enemigos pueden provocar diferentes estados alterados. Esto nos obliga a recurrir a objetos que encontraréis por los escenarios y en las máquinas expendedoras para poder curarlos, ya que, en caso contrario, la poca vitalidad de la protagonista se reduce rápidamente. Además, el espacio en el inventario es limitado para obligarnos a gestionarlo con cabeza.

Una vez avanzamos en la aventura, podemos crear útiles para defendernos, aunque en determinadas ocasiones sigue sin ser suficiente. También hay objetos curativos, generalmente alimentos, que nos ayudan a recuperar algo de vitalidad. No esperéis nada demasiado avanzado en este sentido al basarse únicamente en objetos básicos.

Los escenarios están bien diseñados y nos obligarán a ir de un lado a otro en busca de objetos que nos ayuden a abrir nuevas rutas para avanzar. Al principio os sentiréis algo perdidos incluso utilizando el mapa, aunque es fácil acostumbrarse a los pocos minutos. Quizás pueda hacerse pesado pasar una y otra vez por ciertas zonas, pero pensamos que es un buen recurso para aprovechar a fondo las localizaciones diseñadas.

Es un juego que sabe como mantenernos en tensión y un simple descuido puede llevarnos hasta la muerte, siendo a veces un tanto injusto al tener que desplazarnos por un lugar oscuro con un mechero que alumbra más bien poco y estar los enemigos acechando en las sombras, jugando además esta iluminación en nuestra contra. Al menos se agradece que el sonido nos indique la proximidad del peligro. Pero lo peor es que sólo podemos llevar, en principio, cuatro objetos encima y os hará tomar algunas decisiones difíciles, como deshaceros de algún vendaje o comida que podría salvaros la vida más adelante.

La duración de la aventura ronda las siete horas, un tiempo que nos ha parecido más que suficiente para este tipo de juego. Alargarlo habría hecho que se sintiera tedioso por la repetición de tareas y no mejoraría el resultado final, si bien hubieramos agradecido algún que otro añadido que nos invitara a rejugarlo, ya que más allá de recoger documentos opcionales para descubrir más detalles sobre la trama no encontraréis nada más.

Su apartado gráfico utiliza elementos bidimensionales al estilo manhwa (manga coreano), con personajes bien recreados y animados, escenarios variados cargados de detalles y efectos conseguidos que saben cómo jugar con la iluminación para mantenernos en tensión. Quizás la elección no sea la más adecuada para este tipo de juego, pero han sabido aprovechar muy bien sus recursos para generar miedo en los jugadores. Destacar sobre todo los diseños de personajes y criaturas, con algunas escenas animadas bastante vistosas y peliagudas.

En el sonoro tenemos melodías que suelen pasar desapercibidas hasta que se acerca el peligro. Los efectos nos indican la posición de los rivales y ayudan a mantener la tensión, mientras que los diálogos en coreano le sientan genial a este tipo de aventura. Los textos, como hemos comentado, nos llegan en castellano, con alguna que otra errata y ciertos díalogos sin traducir, aunque es algo que no suele suceder.

En definitiva, The Coma 2: Vicious Sisters es un buen juego con el que iniciarse en el género, donde podréis disfrutar de una historia de terror de instituto en la que tenemos a una protagonista que se siente frágil ante el poder de las criaturas que la rodean. No esperéis un título demasiado original, ya que muchas de sus características las hemos visto en otros juegos y el ser en 2D limita la exploración y ciertas de sus mecánicas, pero sabe jugar bien sus cartas para mantenernos en tensión en todo momento.

Una aventura que, sin muchas pretensiones, sabrá hacer disfrutar a los seguidores del género, no siendo necesario haber jugado a la primera entrega para comprender la historia.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios