Análisis | Vídeos | 06 MAR 2019

Análisis de Trials Rising

Viaja por todo el mundo y demuestra tu habilidad con las motos en Trials Rising, donde encontraréis más de 120 recorridos a superar.
Cartel Trials RisingPlay

Trials Rising es un juego de trial fantasioso de desplazamiento lateral que nos lleva a recorrer increíbles circuitos llenos de obstáculos y sorpresas. Sólo hay un único objetivo, completar los recorridos en el menor tiempo posible para obtener la mejor calificación, aunque desde ya osaseguramos que no es una tarea sencilla de realizar. Ahora hay un mapamundi que nos lleva a realizar pruebas por todo el mundo, pudiendo incluso competir contra otros jugadores o sus fantasmas.

Nada más comenzar creamos a nuestro piloto eligiendo su sexo, voz y  color de piel. Son pocas las opciones disponibles, pero a lo largo del juego conseguiréis elementos de personalización que amplían muchísimo las posibilidades, con un sistema de pegatinas que le podemos equipar a cada parte para hacer que todo quede a vuestro gusto y animaciones únicas para las derrotas, victorias o incluso poses de carga. A todo hay que sumarle los elementos de personalización de las motos, que se dividen en varios tipos y partes como las llantas, tubo de escape o los faros. Podréis haceros con ellos mediante cajas de botín con elementos aleatorios o con dinero, ya sea el real o el virtual. Pero tranquilos, todo se puede conseguir invirtiendo tiempo, con elementos repetidos que podemos vender para obtener más dinero.

Las mecánicas siguen siendo tan simples y satisfactorias como viene siendo habitual, donde sólo nos dedicamos a acelerar, frenar e intentar colocar la moto para adaptarnos al terreno. A lo largo del juego iréis aprendiendo nuevos movimientos avanzados, de los cuales desbloquearéis tutoriales al llegar a cierto nivel, haciendo que la dificultad aumente pero de manera progresiva para que sea más accesible. Lo mejor es el genial sistema de físicas del juego, que hace que recorrer los circuitos e interactuar con ciertos elementos sea una delicia, dando en ocasiones lugar a accidentes de lo más absurdos y divertidos. Comentar también que podréis reiniciar desde el punto de control más cercano o bien la carrera entera con rapidez para que no se haga pesado y afrontar los retos de una forma más satisfactoria.

Al cumplir los objetivos de cada carrera iréis obteniendo experiencia con  la que podréis subir de nivel y, en consecuencia, obtener cajas de botín y acceder a nuevos materiales, como motos, equipamiento o pegatinas entre otros. Además, como es lógico, desbloquearéis nuevas pruebas en las que participar.

Las motos las hay de cinco tipos: Squid, Rhino, Mantis, Helium y Donkey, siendo a cada cual más potente que la anterior. También hay una moto tándem en la que podrán montar dos jugadores. Las partes que le podemos cambiar a cada una incluyen las llantas, tubo de escape, faro, cuadro, carenado, guardabarros y neumáticos, personalizándolas mediante pegatinas y colores que podemos modificar.

En cuanto a trazados, encontraréis más de 120 repartidos por todo el mundo que no dejan de sorprendernos tanto por su variada ambientación como por las locuras que nos esperan en cada uno de ellos. Loopins, rampas que se desmoronan, barriles explosivos, caminos ocultos, otros secundarios u obstáculos inverosímiles son sólo algunas de las sorpresas que os esperan, viajando a lo largo de 30 países por lugares tan emblemáticos como las calles de Nueva York, el Coliseo Romano, las Pirámides de Egipto o la Gran Muralla China.

Los modos de juego son variados y muy divertidos. Por un lado tenemos la carrera, que incluye desafíos asincrónicos en los que tenemos que superar la pista en el menor tiempo posible e intentamos superar las marcas del nivel y de otros jugadores, una serie de desafíos únicos llamados contratos, desafíos de estadio para desbloquear nuevas localizaciones y otros extras como los juegos de habilidad, donde debemos mostrar nuestra destreza a los mandos en diferentes minijuegos. Es bastante largo, sobre todo si tenemos en cuenta que nuestras marcas son constantemente superadas por otros jugadores. Aquí también está la universidad de trials, lugar en el que se nos enseñan los conceptos básicos según avanzamos en el juego subiendo de nivel, y la posibilidad de jugar los circuitos en tándem, donde dos jugadores se suben a una moto para dar lugar a momentos tan divertidos como desesperantes.

Después está el multijugador global que, como su propio nombre indica, nos permite competir contra otros jugadores online por intentar conseguir más puntos que se determinan por la posición en tres carreras. Pueden participar hasta ocho corredores, siendo bastante rápido el emparejamiento con otros jugadores. Además funciona de forma fluida y os permitirá conseguir puntos de experiencia para subir de nivel. Hay también un multijugar privado que no ha sido activado todavía y en el que podréis crear partidas online privadas para competir con amigos u organizar torneos. No sabemos exactamente como funcionará y que opciones tendrá, pero puede ser un gran incentivo de cara a realizar competiciones.

Por último tenemos el modo fiesta que, por otra parte, nos permite jugar de manera local con hasta otros tres jugadores, algo ideal para los momentos que pasamos en casa con amigos o parientes. Es muy divertido y no nos cansamos de echar partidas rápidas que siempre saben como sacarnos una sonrisa y el lado más competitivo.

Un aspecto muy importante de este título está en la central de pistas, un editor que os permitirá crear cualquier pista que os imaginéis y que después podréis compartir con la comunidad. El juego además ofrece juego cruzado entre plataformas, lo que se traduce en que los circuitos creados por otros jugadores, sin importar de donde provengan, pueden ser jugados sin ningún tipo de problemas.

La duración del juego es casi infinita, ya no sólo por la gran cantidad de pistas y pruebas, sino por intentar superar las puntuaciones  de otros jugadores, los modos multijugador, obtener las cajas de botín o la creación de circuitos en la central de pistas, que aseguran una rejugabilidad tan alta como los jugadores deseen.

El apartado gráfico nos ha encantado, ya no por ser un portento técnico, que está muy bien, sino por el mimo con el que se ha tratado cada uno de los circuitos y personajes. Nunca dejan de impresionarnos con nuevas sorpresas a cada circuito que visitamos, cambiando completamente la ambientación, su estilo e incluso el final de cada uno de ellos. Destacar una vez más el genial trabajo realizado con las físicas, que hacen que cada partida sea un gustazo. Además funciona con mucha fluidez para que la jugabilidad no se resienta.

En el sonoro tenemos canciones estupendas de grupos reales que ambientan a la perfección cada carrera con temas de todo tipo y buenos efectos de sonido, todo ello acompañado de textos en castellano que os permitirán conocer a la perfección cada prueba o técnica para afrontar los ciruitos, así como un doblaje en inglés de gran calidad.

Trials Rising es, en definitiva, una de las entregas más completas de la saga, con montones de pruebas, modalidades y elementos de personalización que harán las delicias de los jugadores. Lo mejor sigue siendo su jugabilidad, tan simple como profunda, y el diseño de los escenarios, los cuales son tremendamente variados y os llevarán hasta situaciones completamente inesperadas. Además tenéis juego para mucho tiempo por la rejugabilidad que ofrece y el genial editor de pistas. Como pequeñas pegas tenemos los tiempos de carga, que a veces son un pelín largos, o la inclusión de micropagos, si bien no es algo de lo que debáis preocuparos.

Si el género os atrae no os lo debéis pensar, ya que estamos ante un juego divertidísimo que os encantará, especialmente si ya habéis disfrutado de pasadas entregas de la franquicia.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios