Análisis | Vídeos | 29 OCT 2020

Análisis de Undead Darlings: No cure for love

Tags: PC PS4 Switch
Descubre una aventura llena de zombis y mucho amor con Undead Darlings: No cure for love, la nueva creación de Mr. Tired Media en colaboración con Sekai Project.
Cartel Undead Darlings No cure for lovePlay

Undead Darlings: No cure for love es una aventura que mezcla dos géneros muy populares en oriente, las novelas gráficas y los juegos de exploración de mazmorras con combates por turnos, dando lugar a una experiencia que en su conjunto funciona bastante bien. Con un estilo gráfico manga y una divertida trama, estamos ante un título que, sin ser uno de los más destacados en los géneros que representa, sabrá haceros pasar buenos momentos, en especial ahora que se acerca Halloween.

Su historia nos habla sobre Reggie, un joven que, tras un largo sueño, despierta en un mundo donde todos han sido convertidos en zombis a causa de una infección que se ha extendido. Por suerte, algunas de sus amigas y otros personajes que conocerá a lo largo de la aventura han conseguido mantener su consciencia. Estas chicas lo ayudarán con la misión de encontrar una vacuna para acabar con la infección, llevarla hasta una zona en la que producirla en masa e intentar recuperar la noramlidad, todo mientras nuestro protagonista intenta encontrar el amor.

Este argumento no está nada mal, con montones de detalles que nos permitirán conocer a cada uno de los personajes en profundidad y sus personalidades. Tal y como podéis ver en las imágenes, se trata de un juego que utiliza una mezcla de terror y comedia que le aporta mucha simpatía y humor. Es contada como si de una novela visual se tratara, con imágenes estáticas pero expresivas y montones de textos en los que, incluso, podemos tomar decisiones que varían el rumbo de la trama. Cuenta con hasta nueve finales diferentes que dependen de nuestras elecciones y la afinidad que ganamos con cada una de las protagonistas. La mayor pega se encuentra en que nos llega únicamente en inglés, lo que requiere un buen conocimiento del idioma.

Pasando a sus mecánicas, y más allá de la parte de novela visual, tenemos la exploración de mazmorras. Tras elegir una localización, viajamos hasta la zona para desplazarnos por casillas desde una perspectiva en primera persona y explorar a fondo los escenarios en busca de nuevos útiles y avanzar en la historia, todo mientras resolvemos ciertos puzles y luchamos contra todo tipo de enemigos. Como es lógico, no es un juego tan profundo y variado como otros del género, pero funciona bastante bien y cuenta con un mapa que se va dibujando automáticamente con todo tipo de indicaciones.

Los combates empiezan al encontrarnos con un cupcake zombi que se divide en tres categorías: verdes, que son encuentros estándar en los que podemos escapar, morados, que son más desafiantes y no permiten huir, y rosas, donde os enfrentaréis a poderosos jefes sin posibilidad de huir. Una vez dentro, vemos el orden de actuación de los tres personajes que llevamos y podemos realizar los típicos ataques, habilidades, defensas o usar objetos. Como siempre, cada enemigo tiene una serie de características únicas, teniendo que descubrir sus debilidades para poder derrotarlos más fácilmente. Lo más interesante en este sentido es que, según explotamos esas debilidades, mayor será nuestro multiplicador de daño, pudiendo incluso realizar ataques devastadores en cadena y grupales al avanzar en la aventura. Como curiosidad, podemos asignar diferentes órdener automáticas con la opción Macro, lo que ahorra algo de tiempo cuando intentamos ganar experiencia.

Y hablando de experiencia, al ganar batallas conseguimos cierta cantidad con la que poder subir de nivel, mejorar las estadísticas generales de las protagonistas y, en consecuencia, aprender nuevas habilidades muy útiles para la aventura. Eso sí, estas habilidades hacen uso de puntos de habilidad que os obligarán a gestionarlas sabiamente, con una dificultad bastante bien ajustada que sabe como plantear un reto a la altura en las más altas.

Los escenarios están bien diseñados y cuentan con puzles a resolver, trampas y atajos que nos ahorran largos viajes, teniendo que pulsar algunos interruptores ocultos para desbloquearlos. Siempre nos invitan a explorar en busca de nuevos secretos o criaturas, intentando marcar todas y cada una de las casillas disponibles en cada mapa. Además, algo que se agradece mucho es que podemos guardar la partida en cualquier momento para seguirla en un futuro.

Entre los viajes a las mazmorras es importante prepararse para las batallas que nos esperan, teniendo que configurar a nuestro grupo, utilizar un alijo para no perder los objetos de nuestro inventario, reparar armas o expandir el espacio de carga. Quizás es un poco limitado en este sentido, pero hace que pasemos menos tiempo en los menús y más en la acción. Además, hay cinco dificultades diferentes que se adaptarán a los gustos de cada jugador.

Como véis, se trata de un juego simple pero directo, sin muchas complicaciones, que nos da una duración de bastantes horas de juego y mucha rejugabilidad por intentar descubrir todos los finales, enemigos disponibles en el bestiario e ilustraciones que después podemos ver en la galería.

El apartado gráfico, dentro de sus limitaciones, no está nada mal. Contamos con buenas ilustraciones para los protagonistas con pequeñas expresiones cuando conversan, enemigos que resultan muy bizarros y divertidos, escenarios variados y efectos conseguidos. Es cierto que echamos en falta animaciones que le den algo más de vida o localizaciones que no repitan tantos elementos en exceso, pero cumple. Además funciona con mucha fluidez en todo momento, quitando algunas cargas bastante largas al viajar a las mazmorras (al menos en la versión de Switch).

En el sonoro tenemos buenas melodías para acompañar nuestros viajes o las conversaciones, efectos trabajados y doblaje en inglés para los diálogos de bastante calidad. En lo negativo tenemos textos únicamente en inglés, algo que puede echar para atrás a ciertos jugadores al tener una ingente cantidad de texto.

Como conclusión, Undead Darlings: No cure for love es una aventura bastante entretenida si os atraen las novelas gráficas y la exploración de mazmorras con combates por turnos. No es tan profundo en posibilidades como otros juegos de dichos géneros, pero sabe como divertirnos con una historia simple pero bien llevada, diálogos llenos de humor y enemigos de lo más bizarro, siempre acompañados de escenarios que es un placer explorar a fondo en busca de secretos. Quizás añadiríamos algunas animaciones, ciertos ajustes en las batallas o que las armas no se estropearan, pero sobre todo ajustaríamos el sistema de niveles, el cual exige demasiados combates para mejorar a nuestro grupo.

Aquellos que busquen pasar un buen rato sin demasiadas complicaciones, encontrarán en Undead Darlings: No cure for love un viaje simpático e ideal para pasar este Halloween, siempre y cuando el idioma no sea un obstáculo.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios