Análisis | Vídeos | 15 OCT 2019

Análisis de Yooka-Laylee and the Impossible Lair

Una nueva aventura comienza para nuestros héroes en Yooka-Laylee and the Impossible Lair, la nueva entrega del juego de plataformas de Playtonic Games y Team17 que le da un giro a su planteamiento.
Cartel Yooka-Laylee and the Imposible LairPlay

Yooka-Laylee and the Impossible Lair es, a diferencia de su predecesor, un juego de plataformas y acción de desplazamiento lateral, accediendo a dichas fases desde un gran mundo tridimensional a recorrer lleno de puzles y sorpresas que harán las delicias de los jugadores. Hay elementos que cambian las fases por completo y contamos con la ayuda tanto de nuevos personajes como de otros clásicos que nos echarán una mano a la hora de avanzar.

Su historia nos lleva hasta Reinolmena, donde el malvado Capital B ha inventado un dispositivo capaz de controlar las mentes de las abejas llamado Apipnosis. Con el fin de detener sus planes y evitar que esclavice a todas las abejas, Yooka y Laylee deben detenerlo cuanto antes. Pero no será tan sencillo, ya que se encuentra en lo más profundo de la Guarida Imposible, un lugar lleno de trampas que sólo los más habilidosos pueden superar. Ahora nos toca reunir soldabejas de los distintos niveles y diferentes potenciadores que nos ayuden a superar los desafíos de la Guarida Imposible, siendo más sencillo cuanto más exploremos su mundo, rescatemos soldabejas y descubramos secretos.

El argumento es demasiado simple, pero siempre es de agradecer que aparezcan personajes tanto nuevos como otros de la anterior entrega. Están bastante elaborados, teniendo cada uno de ellos una forma de actuar que los vuelve carismáticos. Además, derrochan simpatía por los cuatro costados, con todos los textos del juego en completo castellano.

Los controles funcionan muy bien y de forma precisa, contando Yooka con la posibilidad de atacar, rodar, saltar y escalar ciertos objetos, mientras que Laylee nos ayuda con algunos movimientos que sólo pueden realizarse cuando están juntos, como una caída en picado o un giro en el aire que alarga nuestro tiempo flotando. Al golpearnos perdemos a Laylee, teniendo un tiempo límite para recuperarlo antes de que se desaparezca. De lo contrario, si nos vuelven a alcanzar moriremos, aunque existe la posibilidad de encontrar unas campanas que, al tocarlas, nos permiten recuperar a Laylee.

Por otra parte, los niveles están perfectamente diseñados, con enemigos, trampas y muchos secretos por descubrir. En ellos encontraréis hasta cinco monedas a coleccionar ocultas en los lugares más inesperados y plumas que después podréis usar en el supramundo. Cada una de estas fases cuenta con una soldabeja a liberar, las cuales después contarán como una porción de vitalidad que podemos usar para superar la Guarida Imposible. En cada nivel encontraréis puntos de control desde los que podréis seguir vuestro progreso y, al morir, sólo perdéis algunas plumas y lo que hayáis conseguido después del mismo, pudiendo intentar superarlo todas las veces que queráis.

Pero lo que más nos ha gustado de esta entrega es el supramundo. Más allá de limitarse a ser un simple menú donde seleccionar fase, en este lugar podréis resolver puzles que os llevarán hasta nuevos niveles o incluso a conseguir unos tónicos con diferentes efectos, ya sean meramente estéticos u otros que proporcionan ciertas ayudas. Eso sí, al utilizar las ayudas se divide el número de plumas que conseguís, mientras que si optamos por usar desventajas el multiplicador aumenta. Comentar también que, a cambio de plumas, hay carteles que ofrecen pistas y ciertos personajes  que nos abren nuevas rutas.

Un detalle muy interesante y divertido es que podemos alterar estos niveles en el supramundo aplicándoles ciertos efectos a los libros que los contienen, tales como congelarlos, llenarlos de agua, hacer que sople el viento o lanzarles enemigos entre muchos otros. Mantienen la base que vimos al visitarlos por primera vez, pero desbloquean nuevas rutas que hacen que se sientan muy diferentes. Además, cada una tiene su propia soldabeja y monedas a conseguir, invitándonos en todo momento a visitar el máximo posible.

La Guarida Imposible es accesible desde un primer momento, si bien es demasiado complicado completarla en una primera visita. Podéis intentar superarla siempre que queráis y será más sencillo cuantas más soldabejas llevéis con vosotros, equivaliendo, como ya os hemos comentado, a una porción de vitalidad cada una. En un principio puede resultar algo complicado, pero al visitar niveles iréis descubriendo los puntos débiles de los enemigos y ciertos trucos que os ayudarán en este viaje.

A lo largo del supramundo encontraréis páginas con desafíos que, si bien no son demasiado complicados de completar, alteran el entorno para que podamos seguir explorando. Nos ha gustado que además algunos rindan homenaje a videojuegos clásicos para darle algo más de variedad a su desarrollo.

En cuanto a duración, es un juego que, si se quiere completar sólo la historia principal, puede superarse en pocas horas si se es habilidoso, aunque puede irse fácilmente por encima de las 20 si queréis descubrir todos los tónicos, niveles, niveles alternativos, soldabejas, desafíos y sacar el 100%. Es un juego que invita a descubrirlo todo, así que no serán horas invertidas en niveles repetitivos.

En el apartado gráfico encontraréis unos personajes bien diseñados, modelados y animados, a los que quizás les falta algo de expresividad, y escenarios muy variados que, a pesar de no estar todos al mismo nivel, resultan llamativos y cuentan con versiones alternativas. Los efectos también están cuidados, llamándonos especialmente la atención aquellos tónicos que aplican filtros muy originales a los niveles. No queremos olvidar que el juego funciona a unos estables 60fps por segundo en todas las plataformas, haciendo que sea un delicia jugable.

El sonoro cuenta con melodías bastante llamativas, corriendo a cargo de David Wise, Grant Kirkhope o Matt Griffin entre otros, compositores que llevan un gran historial de bandas sonoras para juegos de plataformas de renombre. Los efectos están a un buen nivel, emitiendo los personajes pequeños sonidos que simulan ser sus voces. Los textos, por su parte, nos llegan en completo castellano.

En definitiva, el salto a los niveles de desplazamiento lateral le ha sentado de maravilla a Yooka-Laylee and the Impossible Lair, dándonos un juego de plataformas la mar de divertido, cargado de secretos y coleccionables que nunca nos han aburrido a lo largo de su desarrollo. Destacar también el supramundo, el cual no solo funciona como menú de selección de niveles, sino que ofrece además puzles divertidos, muchas fases secundarias, secretos e incluso niveles alternativos. Es cierto que no todas las fases se encuentran al mismo nivel en cuanto a diseño, pero nos ha resultado muy adictivo.

Un título muy recomendable para aquellos que disfruten de los juegos de plataformas y a los que les encante descubrir secretos, especialmente para los de la vieja escuela. Ya estamos deseando ver el siguiente paso que dará la compañía.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios