Análisis | Vídeos | 17 MAR 2020

Análisis My Hero One's Justice 2

Continúa la aventura para convertirte en un auténtico héroe con My Hero One’s Justice 2, el nuevo juego de la popular franquicia creada por Kohei Horikoshi.
Cartel My Hero OnePlay

My Hero One’s Justice 2 es un título de lucha tridimensional uno contra uno en el que podemos utilizar ayudantes para realizar estrategias en combate. Continuación del juego con el mismo nombre, esta entrega incorpora nuevos personajes, localizaciones y algunos ajustes que hacen que en general resulte más satisfactorio, aunque hemos echado en falta más novedades que hagan que se distancie de lo visto en el anterior juego.

Su historia nos lleva hasta un mundo donde la mayoría de los humanos tiene un don, lo que da lugar a que algunos lo usen para bien y otros para el mal y, en consecuencia, aparezcan tanto héroes como villanos. El protagonista de esta aventura es Izuku Midoriya, quien no cuenta con un don pero sueña con estudiar en la U.A. (una presitigiosa academia para héroes) y convertirse en un héroe como su ídolo All Might. Tras rescatar a un amigo y comprobar su determinación, All Might lo reconoce como su heredero y le otorga sus poderes. Aquí comienza un largo viaje para Deku (su apodo de héroe), donde tendrá que irse fortaleciendo junto a sus compañeros y amigos para cumplir su sueño mientras se enfrenta a diversos desafíos.

Esta nueva entrega tiene lugar justo después de donde lo dejo el juego original, tras la pelea de All Might contra All For One, y llega hasta la reciente temporada del anime, exactamente hasta la lucha entre Deku y Overhaul (Kai Chisaki). Está bien contada, mediante viñetas a color al más puro estilo del manga, pero es cierto que a veces se omiten ciertos detalles. Se agradece, eso sí, que podamos descubrir el argumento desde el punto de vista de los héroes y de los villanos, además de contar con textos en completo castellano.

Sus mecánicas no distan mucho de lo visto en la anterior entrega, contando con un botón que combinado con las direcciones del pad dan lugar a diferentes combos, la posibilidad de usar cuatro dones especiales, otro cargado, bloquear, contraatacar, realizar saltos dobles, carreras o esquivas. Como hemos comentado, pueden acompañarnos hasta dos ayudantes en combate, a los cuales podemos llamar para que nos echen una mano cuando su indicador está lleno. Pero lo mejor viene dado por los ataques Plus Ultra, requiriendo el primero una barra llena, el segundo dos y el Plus Ultra All las tres, participando en este movimiento todo el grupo. Comentar que los ayudantes también pueden realizar su movimiento Plus Ultra a cambio de su medidor al completo y una barra. Todo esto es explicado mediante un completo tutorial al comienzo del juego, así que no tendréis problemas para haceros a ellos.

En general funcionan bien y resultan muy accesibles, pero esto también le resta profundidad jugable. Se pueden formar estrategias con los compañeros, con los bloqueos, las esquivas y los contraataques, pero se basa más en usar con inteligencia estos movimientos que en la propia habilidad de los jugadores. Lo que sí hemos notado es un mejor comportamiento de la cámara, si bien sigue dando algunos problemas cuando hay cietos obstáculos delante.

El elenco de personajes ha aumentado considerablemente. A lo conocidos de la primera entrega se suman otros nuevos como Mirio Togata, Sir Nighteye, Mineta, Twice, Nejire Hado, Tamaki Amajiki o Kai Chisaki entre otros. Esto hace un total de 40 personajes jugables, dos de ellos a desbloquear, así como otros cinco más que se lanzarán en un futuro mediante el Pase de Temporada. Todos funcionan bien y os tocará estudiar sus movimientos para poder sacarles provecho, aunque no está del todo bien equilibrado.

Los escenarios, por otra parte, son variados y cuentan con montones de elementos interactivos que el aportan mucha espectacularidad a los combates, además de dar a entender el gran poder del que hacen gala los personajes. No son demasiado grandes ni detallados, encontrando a veces alguna que otra barrera invisible, pero lo compensa con la posibilidad de luchar incluso por las paredes.

En cuanto a modos de juego vamos bien servidos. En primer lugar tenemos el modo Historia, donde podemos revivir la historia principal desde el punto de vista tanto de los héroes como de los villanos. Como siempre, estas batallas cuentan con una serie de objetivos secundarios que, si los completamos, nos ofrecen jugosas recompensas. Lo que más nos ha gustado es que algunos capítulos cuentan con partes principales y secundarias entre las que elegir, siendo las principales para avanzar en la historia y las secundarias el mismo tramo pero desde una perspectiva diferente, consiguiendo también más premios si completamos sus objetivos.

A continuación está Misión, en el que formamos una agencia de héroes para intentar crecer realizando misiones. Escogiendo entre varios participamos en ellas para intentar subir el nivel de investigación y asistente de los personajes, aunque si este nivel se reduce a cero serán expulsados de la agencia. Al completar tareas obtenemos símbolos que después podemos utilizar para mejorar estadísticas como el ataque o los PS de cara a las siguientes misiones. Es una de las modalidades más entretenidas y desafiantes, teniendo que desplazarnos por un mapa y enfrentarnos a todos los enemigos con una única barra de salud y evitando que conquisten nuestros territorios.

Le sigue Batalla libre, donde personalizar aspectos como el tipo de combate, el compañero, las rondas, el tiempo o la fuerza de la GPU para enfrentarnos a otro jugador o a la IA. Lo más interesante es que ahora cuenta con la posibilidad de librar una batalla cooperativa, donde un jugador controla al personaje principal y el otro al compañero, teniendo éste que esperar a que su indicador esté lleno para incorporarse. Una vez dentro, comparte la barra de Plus Ultra con el jugador principal y, aunque desaparece tras recibir daños y no puede acabar con un personaje principal, rellena más rápido el indicador de Plus Ultra.

Después no podían faltar los combates en Red para enfrentarnos a jugadores de todo el mundo en partidas no clasificatorias, clasificatorias o incluso en salas que podemos crear y configurar a nuestro gusto. Además habrá eventos de tiempo limitado en los que conseguir recompensas exclusivas. No es nada demasiado original y no hay mucho que contar más allá de un correcto funcionamiento.

También tenemos el típico modo Arcade donde enfrentarnos a rivales controlados por la CPU, escogiendo diferentes rutas para conseguir objetos especiales al completarlas y en el que desbloquearéis conversaciones entre los personajes. Ya para finalizar está el Entrenamiento que, como su propio nombre indica, sirve para repasar los conceptos básicos e intentar dominar a nuestros personajes favoritos.

Como extras tenemos Personalizar para cambiar el aspecto de nuestro personaje con montones de elementos estécticos para el traje, el brazo, el cuerpo, las piernas, la cabeza, la cara, el cuello e incluso la posibilidad de cambiar su voz. Estos se consiguen completando misiones o comprándolos en la Tienda con las monedas de héroe. Además podéis personalizar vuestro perfil de jugador. Junto a este apartado tenemos la clásica Galería en la que visualizar los vídeos e imágenes, así como escuchar la música y voces, que hemos desbloqueado.

Como véis, hay muchos contenidos que aseguran multitud de horas de juego, especialmente en lo que se refiere a desbloquear extras estéticos y participar en los combates y eventos online. También ofrece mucha rejugabilidad al tratarse de un título de lucha.

El apartado gráfico está bastante conseguido, aunque no tanto como otros referentes de los títulos de lucha anime, con personajes muy bien representados, estupendas animaciones, efectos cuidados y, sobre todo, los espectaculares movimientos Plus Ultra. Los escenarios cuentan con montones de elementos a destruir que los hacen vistosos, aunque ciertos detalles, como determinadas texturas, son mejorables. La cámara, como ya hemos comentado, funciona bastante mejor que en anterior juego a pesar de seguir con pequeños problemas.

En el sonoro tenemos melodías que acompañan bien los menús y las batallas, buenos efectos de sonido y, lo mejor de todo, las voces originales japonesas para todos los personajes. Los textos nos llegan en completo castellano para que no tengáis problemas a la hora de seguir la trama o comprender su funcionamiento.

Como conclusión, My Hero One’s Justice 2 sigue los pasos de su predecesor para ofrecernos un título de lucha que, sin innovar demasiado, sabe como entretener con una historia interesante, controles muy accesibles, varios modos de juego bien diferenciados, muchos coleccionables y un elenco de personajes amplio y variado. Nos hubiera gustado encontrar alguna que otra novedad que lo hiciera diferenciarse más del original, aunque los que disfrutaron con él descubrirán una experiencia muy similar pero ampliada.

Se trata de un juego especialmente pensado para los seguidores del anime, con algunas escenas espectaculares y muchos personajes que harán las delicias de los fans.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios