Análisis | Vídeos | 27 SEP 2018

Vídeo análisis de Planet Alpha

Un misterioso mundo os espera en Planet Alpha, el nuevo juego de Team17 y Planet Alpha ApS.
Cartel Planet AlphaPlay

Planet Alpha es un título de puzles y plataformas de desplazamiento lateral en el que exploramos un mundo alienígena cargado de peligros y enigmas. Nuestro objetivo no es otro que descubrir los secretos del planeta y sobrevivir a los múltiples peligros que nos esperan, desarrollandose en entornos variados de gran belleza que os encantará explorar a fondo y que podréis alterar en determinados lugares del mismo.

Su historia nos lleva hasta un extraño mundo alienígena, donde el protagonista despierta sin saber siquiera como ha llegado hasta allí. Explorando cada rincón del mismo y a través de las diferentes pistas visuales que nos ofrecen, debemos desencriptar el misterio que oculta. No desvelaremos más detalles, ya que pensamos que profundizar en ella es uno de los elementos más destacados del juego.

Los controles son simples y no tardaréis demasiado en haceros a ellos. Podemos correr, agacharnos para pasar por lugares estrechos u ocultarnos, saltar, escalar o bien agarrar determinados objetos. Con estas mecánicas nos toca resolver los puzles que nos proponen, ya sea para evitar caídas, alcanzar lugares que en principio parecían inalcanzables o escondernos de ciertos enemigos y peligros que rondan por el planeta. Puede parecer poco variado, pero nada más lejos de la realidad, ofreciendo un planteamiento interesante que hace que nunca sea aburrido.

Llegado el momento encontraréis unas misteriosas baldosas que os permitirán alterar su mundo, girándolo para hacer que sea de día o de noche, lo que en consecuencia hace que varíe el ecosistema para que podamos sacarle provecho. Hay varios puzles que giran en torno a estos lugares, tanto para avanzar en la aventura como para ir descubriendo la historia del juego, siendo uno de los puntos más interesantes. En general esta mecánica está bien implementada, pero a veces se siente un tanto forzada e innecesaria.

A lo largo de los niveles encontraréis diferentes puntos de control muy bien situados. Si nuestro personaje cae o muere empezaremos desde estos lugares, con tramos cortos que al final nos llevarán hasta un continuo ensayo y error. Gracias a ello se consigue que no nos quedemos demasiado tiempo atascados en una zona, haciendo que se haga muy ligero y divertido.

Nos ha encantado lo bien medido que está el ritmo del juego, incorporando nuevas mecánicas según avanzamos, cambiando la ambientación continuamente y descubriendo más criaturas que le aportan variedad a su mundo. Todo esto hace que nunca nos hayamos aburrido a lo largo de la aventura y que soltar el mando sea complicado hasta finalizarla.

Su duración ronda las cinco horas, algo más de la media de títulos de corte similar, aunque todo dependerá de lo que tardéis en resolver sus puzles. Además hay una serie de criaturas escondidas por los escenarios que os invitarán a darle al menos una segunda oportunidad, funcionando estos como coleccionables.

Uno de los aspectos que más os gustará del juego es su apartado gráfico, donde su gran colorido y diseño hace que entre rápidamente por los ojos. Utiliza texturas minimalistas, pero está todo tan cuidado y hay tal cantidad de detalles que os quedaréis embobados contemplando sus paisajes, con unos efectos muy cuidados. Al haber tantos recursos en pantalla a veces puede resultar un tanto confuso encontrar algunos elementos, pero al ser un juego tan lineal no tardaréis demasiado en dar con la respuesta. Funciona de manera fluida, si bien es cierto que hemos encontrado algunas bajadas al pasar de una zona a otra.

Las melodías son meramente ambientales para dar paso a unos efectos de sonido cuidados que nos meten de lleno en su mundo. Todo está muy cuidado, así que no tenemos quejas en este sentido. Es un juego en el que los textos brillan por su ausencia, por lo que no es necesaria una traducción a ningún idioma, aunque los pocos que veréis están en castellano.

Como conclusión, Planet Alpha nos ha gustado mucho, con un desarrollo que nunca cae en la monotonía, un apartado audio visual bastante bueno y controles que funcionan correctamente. Hay algunos problemas de rendimiento, pero poco a poco se van a ir corrigiendo. Además, para tratarse de un juego de este tipo, su duración no está nada mal, con algunos coleccionables que le añaden rejugabilidad.

Un título que disfrutaréis a poco que os atraiga su propuesta, con un mundo lleno de misterios tan bello como peligroso.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios