Análisis | Vídeos | 10 OCT 2018

Vídeo análisis de Valkyria Chronicles 4

Tags: PS4
Regresa una de las sagas más queridas con Valkyria Chronicles 4, que vuelve a sus orígenes jugables para hacer las delicias de los aficionados.
Cartel Valkyria Chronicles 4Play

Valkyria Chronicles 4 es un RPG estratégico que se desarrolla desde una perspectiva en tercera persona en el que, eligiendo al grupo adecuado según la situación, debemos afrontar diferentes misiones e ir llevando a cabo acciones que nos acerquen más hasta nuestro objetivo final. Es muyconservador, por lo que si habéis jugado alguna de las entregas principales no tardaréis demasiado en haceros a sus mecánicas y descubrir las novedades incorporadas.

Su historia nos lleva hasta el año 1935 CE, donde el continente de Europia está dividido entre la Federación y el Imperio por hacerse con el control del lugar y de un misterioso mineral llamado ragnita. Aquí las fuerzas imperiales dominan la contienda del este, por lo que las federales comienzan la Operación Cruz del Norte, un movimiento estratégico desesperado con el objetivo de equilibrar la balanza. En el papel del comandante del Escuadrón E, Claude Wallace, nos toca poner a prueba nuestra fuerza de voluntad, ganarnos la confianza de los aliados y realizar sacrificios con el fin de lograr el objetivo.

Este argumento no está nada mal, con momentos inesperados y, sobre todo, personajes muy carismáticos que están bien diferenciados entre sí. No es necesario haber jugado a pasadas entregas de la franquicia, contándose mediante flashbacks algunas relaciones pasadas y ciertos fragmentos que son necesarios para no perdernos en la trama. Se estructura en capítulos que podemos seguir en un libro donde encontraréis fotografías que representan escenas de la historia, mapas para jugar misiones principales o tareas secundarias que permiten conocer más en profundidad a otros personajes. Lo mejor es que en está ocasión nos llega con textos en completo castellano, así que no tendréis ningún problema para adentraros en su mundo.

En cuanto a mecánicas se vuelve a apostar por el sistema BLiTZ, donde, basándose en turnos, utilizaréis tácticas para aprovechar el terreno y las diferentes clases a vuestro favor con momentos de acción en tiempo real. Nada más comenzar una misión se nos da una serie de instrucciones que ofrecen pistas sobre las unidades más aconsejables para conseguir la victoria en la misma y, una vez seleccionados, pasar a la fase de Comando, donde vemos un mapa que nos toca estudiar para aprovechar cada recoveco y acabar con los enemigos de forma eficaz evitando bajas. Durante nuestro turno contamos con puntos de comando, gastando uno por cada unidad que realizar una acción, aunque si damos por terminado nuestro turno antes de tiempo podemos guardar los que tengamos para el siguiente.

Una vez seleccionamos una unidad pasamos al modo Acción, donde controlamos al personaje en tiempo real desde una perspectiva en tercera persona. Cada uno tiene una serie de características únicas, ya sea de alcance en el desplazamiento o utilidad en el campo de batalla, estando también determinado por su clase. Si optamos por atacar, hay que tener en cuenta que ciertas clases tienen ventajas y desventajas sobre otras, así como puntos débiles a explotar cuando pasamos a apuntar al enemigo. Además, algunos pueden atacar si no conseguimos acabar con ellos en un primer ataque, volviéndose muy importantes en este caso las coberturas o las zonas donde ocultarnos. Lo más interesante es que cada personaje tiene sus manías, lo que les hará ganar beneficios o perderlos según la compañía que tengan.

Como siempre, la ragnita nos sirve para curar a nuestros aliados, pero en el caso de que alguno caiga sólo tenemos tres turnos para intentar salvarlo, evitar que reciban daños y que regrese en turnos posteriores desde un campamento. Si consiguen sobrevivir en un estado crítico es posible que activen el modo última batalla, que lo vuelve invulnerable por un tiempo y puede propocionar estados beneficiosos a sus compañeros.

De vez en cuando encontraréis campamentos con los que, al haceros con ellos, podréis recibir bonificaciones de defensa y recuperar PS al principio de cada turno si se encuentran cerca de la zona. Son muy útiles, ya que nos permiten cambiar unidades para sacar ventaja en cada situación y además conseguir aumentar la moral del equipo.

En total encontraréis seis clases diferentes: los exploradores, ideales para tantear el terreno y descubrir enemigos lejanos; soldados de asalto, que sirven como avanzadilla para acabar con la infantería rival con su gran resistencia y potencia en el cuerpo a cuerpo; ingenieros, cuyo proposito es proporcionar apoyo al grupo reparando maquinaria, ofrecer munición o construyendo coberturas entre otros; lanceros, con artillería pesada para acabar con tanques pero que se desplazan con lentitud; francotiradores, para acabar con enemigos desde la distancia para abrirle paso a nuestro grupo; y la novedad, los granaderos,que llevan morteros portátiles para acabar con enemigos lejanos que se ocultan tras ciertas coberturas.

Entre misiones podréis acceder al cuartel general, lugar desde el que acceder a la instalación de I+D para haceros con nueva tecnología y mejorar la ya existente, personalizar el tanque del protagonista y gastar la experiencia conseguida en mejorar a las distintas clases con entrenamiento. Llegado el momento incluso podréis aprender nuevas órdenes que amplían las posibilidades tácticas, siendo este apartado muy importante según avanzamos en el juego.

La duración del juego es muy extensa, ya que a las misiones de la historia, las cuales además cuentan con diferentes rankings según el resultado obtenido,se suman las escaramuzas u otras tareas secundarias que alargan aún más la vida del juego y nos permiten ganar experiencia.

En el apartado gráfico no encontraréis grandes cambios sobre lo visto en la remasterización del primer Valkyria Chronicles, con algunas texturas simples y escenarios que podrían estar más cuidados. Pero no os preocupéis, ya que la técnica artística utilizada disimula genialmente sus carencias y hace que en general sea muy llamativo, especialmente los personajes y sus animaciones. Además, funciona con mucha fluidez.

La banda sonora vuelve a correr a cargo de Hitoshi Sakimoto, con melodías que le aportan la epicidad que buscan a las batallas y a los momentos más emotivos, todo con ese toque bélico que tan bien le sienta al juego. Cuenta con efectos muy cuidados, voces en inglés de gran calidad y, sobre todo, textos en castellano que acercarán el juego a un tipo más amplio de jugadores.

Valkyria Chronicles 4 es, como conclusión, un juego muy continuista pero que aporta las suficientes novedades como para atraer tanto a los seguidores de la franquicia principal como a los que nunca la hayan probado, con tutoriales muy cuidados que hacen que os hagáis rápidamente a sus mecánicas. Además es bastante extenso, con una historia cuidada y misiones secundarias que os permitirán conocer a otros personajes en profundidad.

Puede que no haya grandes cambios, pero sigue siendo muy adictivo y con un estilo jugable único que hace que nunca se haga aburrido, sobre todo para los seguidores de los juegos de rol estratégico.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios