Artículos | Artículos | 23 JUN 2020

Impresiones de Story Of Seasons: Friends Of Mineral Town

Tags: Switch
Probamos el esperado regreso de una de las entregas más queridas de la franquicia Story of Seasons.
Cartel Impresiones Story of Seasons - Friends of Mineral Town

Desde su debut en Game Boy Advance en 2003, los aficionados a la saga Story of Seasons han estado pidiendo el regreso de dicha entrega. Ahora llega Story of Seasons: Friends of Mineral Town para Nintendo Switch, un completo remake con gráficos mejorados en alta definición,controles actualizados y todo lo que hizo grande a este juego en su momento. El juego completo se lanza el 10 de Julio, aunque ya hemos podido probarlo un poco para traeros nuestras impresiones.

Story of Seasons: Friends of Mineral Town es, como el resto de la franquicia, un simulador de agricultura que se desarrolla desde una perspectiva aérea, donde nos toca restaurar una granja, cuidar de los animales, realizar muchas actividades y hablar con personajes nuevos y otros conocidos, pudiendo incluso llegar a tener una relación con ellos. Al igual que en el original estamos en Ciudad Mineral, un lugar idílico rodeado de exuberantes bosques y aguas cristalinas.

Su historia nos habla sobre un chico que, cuando era joven, pasaba el verano en la granja de su abuelo, una vida que no se parecía en nada a lo que él estaba acostumbrado en la ciudad, descubriendo entonces las maravillas naturales de Ciudad Mineral. Pronto se lanzó a través del desierto, fue a pescar e incluso cuidó del ganado, pero lo más importante es que hizo su primer amigo. Al final de esas vaciones, dejó la granja y a su amigo, pero nunca los olvidó. Veinte años han pasado desde entonces hasta su regreso a Ciudad Mineral por la carta recibida de su alcalde, pero los campos se han arruinado por la muerte de su abuelo, quedando sólo rocas y maleza. Ahora, en honor a su abuelo, es hora de devolverle la gloria que una vez tuvo su granja, conviertiéndose además en su nuevo hogar.

Este argumento, aunque simple, nos da un motivo por el cual trabajar en la granja, conociendo a pesonajes bastante interesantes por el camino, algunos incluso con los que podemos mantener alguna relación. Todavía no hemos podido ver demasiado, pero el hecho de contar con textos en castellano resulta de gran ayuda para aquellos que tengan problemas con otros idiomas.

Nada más comenzar elegimos a nuestro protagonista, encontrando dos chicos y dos chicas a los que podemos cambiarle el color de la piel, ponerle un nombre y marcar su cumpleaños (seleccionando de forma extraña entre un día de las cuatro estaciones en lugar de un mes en concreto). Después tendréis que elegir una dificultad: el modo sencillo, que facilita nuestros pasos añadiendo más dinero al comienzo, con objetos que se venden más caros, algunos nabos plantados y siendo más fácil aumentar el nivel de cariño, o el modo normal, que propone un reto más gratificante sin estas ayudas.

En cuanto a los controles, podemos caminar o correr en cualquier dirección, ajustar el ángulo de la cámara, hablar con la gente, examinar objetos, cogerlos, elegir y sacar objetos de nuestra mochila, equiparnos herramientas y usarlas, silbar para atraer a ciertos animales y acceder a diferentes menús. También tenemos un inventario con espacio limitado (que poco a poco aumentamos) y un bolsillo para llevar algunas herramientas. Un detalle importante es que todas las herramientas se pueden mejorar para aumentar su eficiencia, subiendo de nivel con su uso y teniendo que visitar la herrería para transformarlas a cambio de dinero y materiales. Es algo muy útil, especialmente cuando quieres abarcar grandes espacios de terreno a tratar.

Según vamos conociendo personajes podemos mejorar nuestros vínculos con ellos ayudándolos dándoles la respuesta que necesitan oir o con determinadas tareas, llegando a formar grandes amistades y, en algunos casos, incluso relaciones que pueden llegar a algo más. Cada uno tiene su propia historia y motivación, lo que siempre nos invita a conocerlos a fondo.

Aquí los días transcurren a bastante velocidad con nuestras acciones, teniendo nuestro personaje que descansar y comer para recuperar fuerzas, todo sin descuidar las tareas de la granja para poco a poco ir avanzando. Hay mucho por hacer, pero lo primero es pasarnos por el resto de la ciudad para conocer a los residentes y las diferentes tiendas disponibles, como la herrería, el gallinero, la biblioteca, el taller o el bazar, entre otras, así como parcelas vacías que se ocupan con el paso del tiempo. Cada uno de estos lugares tiene su horario, por lo que sólo podemos comprar en el que tengan establecido. Además, algunos eventos sólo tienen lugar en determinados momentos del año, haciendo que el desarrollo sea bastante variado.

Como véis, en general es muy parecido a lo visto en el resto de la saga, pero con pequeños ajustes que hace que funcione de manera más fluida y satisactoria. Quizás hemos echado en falta poder realizar viajes rápidos por la ciudad, haciéndose un tanto pesado tener que ir desde una punta hasta la otra cada vez que queremos comprar algo. Puede que más adelante se desbloquee dicha opción, pero por lo visto hasta ahora no está disponible. Lo que sí notamos en estas primeras horas de juego es que hay mucho por hacer, como cultivar la granja comprando materiales y mejorando las herramientas, cuidar de los animales que adquirimos, vender productos para sacar más dinero y hacernos con otros nuevos, conseguir minerales o simplemente relajarnos, entre muchísimas otras, con un desarrollo que nunca se nos ha hecho pesado.

Su apartado gráfico utiliza un estilo en cell shading que le sienta realmente bien, con modelados sencillos pero bien animados, escenarios que no están nada mal y efectos que hacen que sea más llamativo, como la lluvia o las caídas de las hojas, entre otros. Puede que no sea lo más puntero técnicamente, pero su colorido y sus diseños resultan muy simpáticos y lo vuelven ideal para toda clase de jugadores. Además, funciona en todo momento con mucha fluidez.

En el sonoro tenemos melodías que acompañan bien todas nuestras acciones, aunque nos han parecido un tanto escasas por ahora. Los efectos ambientan bien su mundo y los personajes no cuentan con voz, limitándose a cuadros de texto con diálogos en castellano.

Por ahora, Story of Seasons: Friends of Mineral Town nos ha sorprendido muy gratamente, con un sistema de control y una interfaz que funcionan de manera muy eficiente, muchas tareas a realizar que hacen que su desarrollo no se nos esté haciendo pesado y personajes con historias únicas a los que es un placer conocer, pudiendo incluso formar alguna relación. Nos falta seguir comprobando como evoluciona el juego a lo largo de las diferentes estaciones y años, si bien ya hemos podido ver algunos eventos que sólo tienen lugar en determinados momentos, con pequeños toques de fantasía que además le sientan bastante bien.

Seguiremos jugando en profudidad para hablaros más en detalle de todos sus apartados en un futuro próximo, pero por ahora revivir esta experiencia nos está gustando a pesar de los comienzos siempre lentos de este tipo de aventuras.



Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios